domingo, 9 de octubre de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS: SEMANA 42

Lectura de Illuminatus semana 42

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 463 a la 473)




Los discordianos se reúnen a festejar en el Schlosskeller de Ingolstadt haciendo la previa del festival, y allí Hagbard y Mavis anuncian su boda; las bandas de rock comienzan a tocar y los AMA se aprestan para inmanentizar el Eskatón...

-------------------------------------------------------

Desde el comienzo del fragmento de esta semana, los autores nos regalan un mejunje intrincado – y muy gracioso – de teorías locas de los Mitos de Illuminatus y la Operación Jodementes. Primero, Malaclypse el Viejo diciéndole a Joe Malik que ser ‘peludo’ era sinónimo de ser anti-Illuminati, ya que Gruad, el primer Illuminatus, había sido lampiño.

“El cabello es lo más importante en esta sociedad (...) las personas que trabajan en contra de los Illuminati parecen ser propensas a tener más vello. Estos factores han dado nacimiento a las leyendas sobre los hombres lobos, vampiros, hombres-bestias de todo tipo, el abominable hombre de las nieves y los demonios peludos. Observa el éxito general que ha logrado la campaña de propaganda Illuminati en retratar a dichas criaturas hirsutas como temibles y malignas. La propensión a la vellosidad entre los prototipos anti-Illuminati también explica por qué es una de las características comunes de los bohemios, los beatniks, los izquierdistas en general, los científicos, los artistas y los hippies. Dichas personas tienden a ser buenos reclutas para las organizaciones anti-Illuminati”.



En una época (los 70s) donde el pelo largo ya se había naturalizado bastante, pero muchos seguían creyendo que era una declaración de rebeldía, este pasaje me parece que refleja bastante el humor tongue-in-cheek de los autores; algo como decir, “¿tenés el pelo largo? ¡aaaah, qué rebelde! ¡Seguro que sos anti-Illuminati por naturaleza!”. Me recuerda a un pasaje al comienzo de The Mothman Prophecies de John Keel, donde el autor habla de la moda de la barba y el pelo largo – aunque sin el cinismo de RAW y Shea:

Ser un inconformista dedicado no era fácil en aquellos días. Dejé crecer mi barba en 1966, mientras trabajaba temporalmente en la granja de un amigo, el zoólogo Ivan T. Sanderson. La tuve hasta 1968, cuando el cabello se volvió popular y la mitad de los jóvenes americanos repentinamente comenzaron a sepultar sus identidades bajo un gran mar de vello facial. En otras épocas sólo los artistas, los escritores y los profesores universitarios usábamos barba. Incluso eso era lo que la gente esperaba de uno. Tal vez si las multitudes se afeitaran, yo dejaría crecer nuevamente mi barba. Pero hoy estaría salpicada de gris. Mucho gris, probablemente. De la misma forma, el pelo largo fue una vez símbolo del súper-intelectual, propiedad de concertistas de violín y de matemáticos del tipo de Einstein - gente que no estaba en la onda, realmente.

Siguiendo con el sarcasmo de los autores, y en la línea de ‘apropiación de mitos’ en conjunto con la mezcolanza de la Operción Jodementes, Mal 2 afirma que el mito judeocristiano de la expulsión del paraíso y la serpiente tentadora había tenido su origen en Gruad y la caída de la Atlántida (como ya habíamos dicho en la entrada de la semana 31) y que la víbora era un símbolo Illuminati: “la carencia de vellosidad es la razón por la cual Gruad y sus sucesores sentían preferencia por los reptiles. (...) Sentían un verdadero sentimiento de parentesco” (pág. 464). RAW y Shea aprovechan esto para vincular a los Illuminati virtualmente con toda imagen mítica ofídica: Uroboros, Jörmundgander, el cayado de Moisés, Quetzalcóatl, San Patricio y las serpientes, los dragones, etc.



“El Gran Ojo es su símbolo más importante, pero no es el único. La Rosa en la Cruz es otro. Pero el más copiado es el símbolo de la serpiente” dice Malaclypse en la página 464. Y más adelante, en la página 469, Hagbard, George, Harry Coin, Otto Waterhouse, y Joe ingresan al festival de Ingolstadt y ven un letrero sobre la entrada con la inscripción “EWIGE BLUMENKRAFT UND EWIGE SCHLANGEKRAFT”. Esto se traduce como “Eterno Poder de las Flores (o Eterno Flower Power) y Eterno Poder de la Serpiente”; ante este mensaje abiertamente Illuminati (según los Mitos), Hagbard dice: “¿Ven? Descaradamente al descubierto. Para aquellos que comprendan, que lean y que sepan que la hora está llegando” – esto, creo, es un guiño humorístico a los conspiranoicos cristianos de la época en que fue escrito Illuminatus, como los birchers, que veían a la cultura joven plagada de señales de los “Satánicos Illuminati”; algo que después de 4 décadas no ha cambiado casi nada: los modernos conspiranoicos cristianos han invadido la red acusando virtualmente a todo actor/actriz, músico/a, y artista de ser un títere de la – en apariencia – ubicua y omnipotente orden creada por A. Weishaupt.

En este fragmento se lo menciona a Leviatán, el monstruo marino que da título a esta tercera parte de Illuminatus. En lo que va del texto, los autores han hecho algunas referencias a dicha criatura: Hagbard alegaba haberlo visto desde lejos a bordo del submarino al comienzo de la novela (página 77); luego es insinuada su presencia en la película sobre la Atlántida que le es mostrada a Joe Malik (pág. 354):

Una sombra descomunal desciende sobre la pirámide. En la oscuridad del fondo del océano se adivinan unos tentáculos gigantescos, con ventosas del diámetro de la boca de un volcán, y un ojo grande como un sol que observa al ojo de la pirámide. Algo toca la construcción y ésta, a pesar de su tamaño, se mueve suavemente. Luego la presencia desaparece.

Ahora Malaclypse lo relaciona con los símbolos Illuminati de el Ojo en la Pirámide y la esvástica (pág. 465) y aporta un poco más de información:

El ojo en la pirámide y la serpiente a menudo pueden verse combinados. Juntos representan al monstruo marino Leviatán, cuyos tentáculos son representados como serpientes, y su cuerpo se muestra como un ojo dentro de la pirámide (...); se dice que cada uno de los tentáculos de Leviatán posee un cerebro independiente.



-------------------------------------------------------

En la entrada anterior de la lectura decíamos que Joe Malik, al idear lo del atentado con explosivos a la oficina de Confrontación, y convencido de que Hagbard era un psicópata que destruiría a la humanidad, “tal vez veía al discordianismo como una peligrosa organización terrorista y buscó ayuda afuera de la misma (él no sabía que Cartwright y Knight eran miembros); siendo parte del discordianismo, no podía acudir directamente a la policía – ya que sus movimientos estarían vigilados – y planeó lo del atentado para atraer a un prestigioso detective”; en el fragmento de esta semana Joe ‘confirma’ esa sospecha cuando le pregunta a Malaclypse (pág. 463):

“A veces lo hacemos sonar como si los Illuminati fuesen la única amenaza sobre la tierra” dijo Joe. “¿No es posible que sus oponentes sean igualmente peligrosos?”.

“Ah, si, por supuesto” dijo Malaclypse. “El bien y el mal son los dos extremos de la misma calle. Pero esa calle fue construida por los Illuminati. Ellos tienen excelentes razones, desde su punto de vista, para predicar la ética cristiana a las masas, ¿Sabes?”

Nuevamente, Joe utiliza esta pseudo-validación como sesgo de confirmación para la teoría sobre la cual ya estaba convencido (ver entradas de semana 40 y 39); esto alcanza una especie de pináculo dramático sincronístico cuando, en medio de la reunión discordiana en el Schlosskeller previa al festival, Hagbard, bastante borracho con la cerveza bávara se pone en plan mesiánico y dice (pág. 467):

“¡Come!” Hagbard exclamó “Come, bebe y alégrate. Tal vez nunca vuelvas a verme, Joe. Alguien en esta mesa me va a traicionar, ¿Lo sabías?”.

Dos pensamientos colisionaron en el cerebro de Joe: Él sabe; es un Mago y Él cree que es Jesús; está loco (...)

En ese preciso instante, Joe escucho el inconfundible canto de un gallo.

En esta escena reminiscente de la última cena de Cristo en los Evangelios, Joe se siente como Judas (ya que era el que lo iba a traicionar) y como Pedro (“Antes que cante el gallo, me negarás tres veces”); también el beso de Mavis en el pie de Hagbard recuerda a la escena en la casa del fariseo donde la mujer ‘pecadora’ besa los pies de Jesús; y, por su puesto: aquí la eucaristía no es el pan y el vino, sino el ácido que Celine reparte entre los presentes.

Más adelante, en la página 471, Joe reflexiona si debe entrar a matar a Hagbard cuando está junto a Mavis (presuntamente) en la carpa de los discordianos del predio del festival...



-------------------------------------------------------

En la página 468 hay un párrafo muy interesante; a pesar de no ser demasiado extenso y que no implica a ningún personaje principal de la novela, contiene mucha información y lo veo como otro ejemplo genial de la mezcla inextricable de ficción y realidad de la Operación Jodementes:

Los Corporación Cerrada eran reconocidos generalmente como el grupo de rock más esotérico y experimental de todos; (...) la queja principal sobre la banda era que nadie podía comprender los cánticos que acompañaban algunos de los temas más interplanetarios que tocaban. Dichas letanías derivaban del lenguaje enoquiano que el Dr. John Dee había descifrado de los acrósticos del Necronomicon, y que posteriormente había sido empleado notablemente por el conocido poeta Aleister Crowley y por el Reverendo Anton LaVey, fundador de la Primera Iglesia de Satán de San Francisco. La noche del 30 de Abril, los Corporación Cerrada sacrificaron ritualmente a un gallo adentro de un pentagrama (...), invocaron los Nombres Bárbaros, ingirieron tabletas de mescalina y partieron al recital preparados para desatar vibraciones que harían palidecer de pavor incluso a los Asociación Médica Americana.

Aquí Wilson y Shea mezclan en una linda ensalada a personajes históricos (el Dr. John Dee, Aleister Crowley, y Anton Szandor LaVey) con elementos de la ficción lovecraftiana como el Necronomicon, pero ¿hay alguna relación entre el enoquiano de Dee y los Nombres Bárbaros de Crowley con los Mitos de H.P. Lovecraft?

En el capítulo IX (“Sobre el Silencio y el Secreto: y de los Nombres Bárbaros de Evocación”) de Magia(k) en Teoría y Práctica, Aleister Crowley explica un poco la mecánica de los Nombres Bárbaros:

La experiencia ha demostrado (...) que los conjuros más potentes son los expresados en un lenguaje antiguo y a lo mejor olvidado, o aún en aquellos velados en una jerga corrupta y posiblemente insensata. (...) La “invocación preliminar” en el Goetia consiste principalmente de corrupciones de nombres griegos y egipcios. Por ejemplo, encontramos a “Osorronnophris” en lugar de “Asor un Nefer”. Los conjuros dados por el Dr. Dee están en un lenguaje llamado angélico o enoquiano. Su fuente hasta ahora ha burlado a la investigación, pero es un lenguaje, no una jerga, pues posee una estructura propia y tiene trazos de gramática y síntesis.

Cualquier cosa que esto sea, funciona. Hasta el principiante encuentra que le “pasan cosas” cuando los usa; y esto es una ventaja – ¡o una desventaja! – no compartida por ningún otro idioma. El resto necesita habilidad.



(...) La excitación mental requerida puede ser producida por la percepción de lo absurdo del proceso y la persistencia en ello. (...) Debe concederse en todo caso que la longitud de estas formidables palabras junto a los bramidos y quejidos de los conjuros tienen un efecto real al exaltar la conciencia del mago al punto indicado. Que ellas lo produzcan no es más extraordinario de lo que hace la música de cualquier tipo.

(...) En una iglesia negra de los EEUU, los devotos cantaban alabanzas en un estado tan extremo de excitación que toda la asamblea desarrolló una furiosa forma de histeria. Los gritos comparativamente inteligibles de “Gloria”, y “Aleluya” no expresaban ya la situación. Alguien gritó “¡Ta-ra-ra-boom-de-ay!”, y esto fue tomado por toda la reunión y gritado sin interrupción, hasta que la reacción sobrevino. El asunto salió en los periódicos, y algún discípulo particularmente brillante de John Stuart Mill, logista y economista, pensó que estas palabras, habiendo movilizado a un montón de locos, podrían hacer lo mismo con otros locos en el mundo. Así que escribió una canción, y produjo el resultado deseado. Este es el efecto más notorio en el presente sobre el poder ejercido por un nombre bárbaro de evocación.

Ta-ra-ra Boom-de-ay! Ann Panagulias


El amigo Magufo (formerly known as JFKT), en su blog Magufo Apocalipsis tradujo un fragmento muy interesante de Turn Off Your Mind de Gary Lachman que además de ampliar y actualizar el tema de los Nombres Bárbaros de Evocación, los utiliza de vínculo para conectar la obra de Crowley con la de H.P. Lovecraft:

Existe sin embargo una conexión Lovecraft-Crowley que resulta muy sugerente, y cuyo significado se extiende más allá del trabajo del escritor y el mago. Un método para atraer a las entidades sobrenaturales emplea el uso de los “nombres bárbaros de evocación”. La potencia de estos nombres bárbaros radica en el hecho de que son ininteligibles para la mente consciente. El “sinsentido” es una potente herramienta para estimular la aparición de estados alterados de consciencia, como han sabido los magos a lo largo de la historia: desde los antiguos magos de Oriente Próximo, a André Bretón y los surrealistas o los maestros Zen que preguntan sobre el sonido de una sola mano. La no-palabra “abracadabra”, la cual asociamos con la prestidigitación y con el “hocus-pocus” (otro ejemplo) son nombres bárbaros que han pasado al uso general. Es probable que la palabra inglesa para designar sinsentidos, “gibberish”, provenga de la obra de un alquimista del siglo VIII, Geber (…)

Pero la potencia de los nombres bárbaros no se limita a los antiguos alquimistas. John Lennon sabía mucho sobre ellos, y los utilizó en varias canciones como en “I am the Walrus” con “goo ga joob” y en “Come together” con “toe jam footbal” o “spinal cracker” (otros exponentes más tardíos fueron los Ramones con “Gabba Gabba Hey”). Antes de Lennon, escritores beat como Allen Ginsberg y William Burroughs usaron variaciones sobre estos nombres bárbaros para conseguir sus propios y particulares efectos: los largos y jadeantes cánticos de Ginsberg arrullan a la mente crítica y consciente hasta dormirla, mientras que los “cut-ups” de Burroughs son un método exitoso para «exterminar todo pensamiento racional». La palabra medieval para los conjuros mágicos, goetia, significa “aullar” ─igual que el título poema más famoso de Ginsberg.

En “Liber Samekh” (…) Crowley provee de varios ejemplos de algunos de estos nombres bárbaros. “Phalartao”, “Athorebalo”, “Sotou” y “Arogogoruabrao” no están muy lejos de los acuñados por Lovecraft, como Nyarlathotep y Yog-Sothoth. Los nombres bárbaros de Crowley pueden ser efectivos; he conocido “magos” que han llevado a cabo este ritual y dan fe de su potencia, y si el lector tiene alguna duda, puede probar a cantar repetidamente “Arogogoruabrao” en una habitación iluminada por velas y llena de incienso.



Pensando en qué grupo de los 70s pudo haber inspirado a RAW y Shea para los Corporación Cerrada de Illuminatus cuyos “cánticos de sus temas más interplanetarios” nadie parecía comprender, me vino a la mente el grupo francés Magma, cuyas letras están en “kobaïano”. El kobaïano es una lengua inventada por el baterista y compositor de Magma, Christian Vander. Es el lenguaje de Kobaïa, un planeta ficticio ideado por Vander para los discos conceptuales de la banda. Vander dijo en una entrevista que había inventado el kobaïano para Magma porque “el francés no era lo suficientemente expresivo. Ya sea para la historia como para el sonido de la música”.

En la entrada de Wikipedia sobre el kobaïano, hay un párrafo donde podemos apreciar la similitud de los efectos que produce dicho lenguaje ficticio con los que producen los Nómbres Bárbaros de Evocación:

El experto en Magma Michael Draine dijo que “la abstracción entregada por el verso kobaïano parece inspirar a los vocalistas de Magma a alcanzar alturas de abandono emocional raramente permitidos por letras convencionales”.

Magma en 1975


¡Los fans de Magma incluso crearon diccionarios online de kobaïano! La pregunta que se plantean los fans de Corporación Cerrada es válida también para la música de Magma: “Es profunda, si, pero ¿Es rock realmente?”; esto, y aquello de “el grupo de rock más esotérico y experimental de todos”, las letras en enoquiano, y los “temas interplanetarios”, sumado a que la música de Magma no desentonaría para nada con el ambiente far-out y psicodélico del festival de Ingolstadt de Illuminatus, nos hacen pensar que Shea y Wilson probablemente se hayan inspirado un poco en la locura kobaïana de Magma para componer a sus Corporación Cerrada... ¿quién lo sabe?

Magma - Kobaïa


Magma - Auraë


-------------------------------------------------------

Una frase en boca de los Illuminati Primi integrantes de la banda AMA que me parece absolutamente genial (págs. 470/71):

“No hablemos más de fallas” dijo Wolfgang. “Es absolutamente imposible que fallemos. El plan es a prueba de tontos”.

Winifred sacudió la cabeza. “El problema es precisamente que los tontos no son a prueba de tontos. Y tú, Wolfgang, lo sabes mejor que nadie”.

-------------------------------------------------------

“Nunca había visto un domo geodésico como ese” dijo George. “Miren lo grande que es. Me pregunto que habrá adentro”.

“Leí que los Kabouters iban a levantar un domo” dijo Joe. “Como una estación de primeros auxilios o para los malos viajes o algo así” (pág. 469).

Los Kabouters (en holandés “gnomos”) fueron un grupo anarquista holandés en la década de 1970. Fue fundado por Roel van Duijn y uno de sus objetivos era la creación de una sociedad alternativa basada en las ideas del propio van Duyn como se afirma en su libro, De Boodschap Wijze van een Kabouter (El Mensaje de un Gnomo Sabio). Van Duyn había trabajado un tiempo en una granja orgánica y le preguntó al granjero si iban a comprar una cosechadora. “No”, respondió el agricultor “las máquinas ruidosas ahuyentan a los kabouters, y los necesitamos para mantener nuestras plantas sanas”. Esa es la razón por Van Duyn utilizó este nombre.

Los Kabouters eran okupas y usurpaban edificios y casas abandonadas. También eran activistas ecológicos y publicaban una revista de manera independiente, la Kabouterkrant. En 1971 decidieron participar como un partido de las elecciones parlamentarias, y el movimiento se dividió, ya que muchos pensaban que entrar al proceso electoral no era una movida anarquista.



-------------------------------------------------------

Borracho, y en un arrebato de celos, George les lanza un despotrique religioso a Hagbard y Mavis luego de que anunciaran su futura boda (pág. 466):

“¡Pecadores! ¡Pecadores en manos de un Dios furioso! ¡Ustedes son arañas en las manos del Señor! ¡Y Él los arrojará a un foso ardiente!”.

Esto es una cita de un famoso sermón de 1741 de John Edwards, teólogo calvinista y puritano estadounidense. Aquí se hace evidente que el Método Celiniano (ver entradas de las semanas 34 y 35) estaba apuntando a una programación antigua del cerebro de George: en la página 377 George recordaba su infancia con su familia bautista en Nutley, un pueblito de New Jersey. Al parecer la impronta religiosa seguía fuertemente arraigada en una parte de su mente, a pesar de que él la negara; la maniobra de Hagbard iba dirigida a desestructurar su circuito neuronal II, el circuito emocional, si utilizamos el sistema de Leary adoptado por Robert Anton Wilson. Y justamente, el alcohol es la droga propicia para activar ese circuito específico. En Disparador Cósmico I, RAW dice sobre el circuito emocional:

Como todos los padres saben, el niño que empieza a andar deja de ser pasivo (bio-supervivencia) para convertirse en mamífero político, lleno de exigencias territoriales físicas (y psíquicas), y pronto comienza a intervenir en asuntos y decisiones familiares. También aquí la primera impronta es la que dura toda la vida (a menos que se consiga borrar) e identifica los estímulos que desencadenarán el comportamiento dominante y agresivo, o por el contrario, el dócil y solidario Cuando decimos que alguien tiene un carácter caprichoso y egoísta o “como el de un niño de dos años”, nos referimos a que se está dejando llevar por una de las realidades-túnel grabadas en este circuito. (...)

Para activar la segunda realidad-túnel ingiéranse grandes cantidades de alcohol. Las conductas territoriales de los vertebrados y las políticas sentimentales de los mamíferos afloran cuando fluye esta sustancia por las venas, como Thomas Nashe intuía cuando clasificaba los diferentes tipos de embriaguez mediante etiquetas animales: “borracho como un asno”, “como una cabra”, “como un cerdo”, “como un oso”, etc.

Primero, George se siente ofuscado cuando Otto Waterhouse pregunta “¿Dónde está mi Stella?”, pensando que ni él ni Otto tenían derecho sobre ella. Pero el anuncio de la boda de Hagbard y Mavis aguijonea el sentido de posesión de George, y estalla. Al parecer, Hagbard buscaba crear una vulnerabilidad de impronta mediante el shock y el alcohol para que George pudiera liberarse de su territorialidad sobre las mujeres (sobre Mavis, específicamente).

Neurocomics – de Tim Leary


En la página 471 volvemos al 2 de febrero de 1976; Robert Putney Drake – que todavía estaba vivo – recibe una copia del libro de Hagbard, Nunca Chifles Mientras Estás Meando, y lee la brillante sección titulada Definiciones y Distinciones (ver aquí en este mismo blog). La editorial era Publicaciones Verdes y Placenteras P.O. Box 359, Glencoe, Illinois 60022, Green and Pleasant Publications en el original en inglés. Y esos eran, justamente, el nombre y la dirección de la editorial de Robert Shea, a través de la cual publicaba el fanzine anarquista No Gobernor.



-------------------------------------------------------

5s y 23s: “Hay dos tentáculos para cada uno de los tres lados, lo cual nos lleva al veintitrés” (pág. 465); “sacrificaron ritualmente a un gallo adentro de un pentagrama” (pág. 468); “ellos todavía lo tienen encerrado en el Pentágono” (pág. 470);




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada