jueves, 24 de noviembre de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS: SEMANA 49

Lectura de Illuminatus semana 49

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 543 a la 553 inclusive)




Las revelaciones se suceden a un ritmo fabuloso: “la actriz” nos muestra su identidad; Joe Malik descubre algo que nosotros ya sabemos pero que los personajes de Illuminatus ignoran; y finalmente conocemos la identidad del Relator Incorpóreo...

-------------------------------------------------------

NOTA: si aún no han leído Illuminatus o todavía no han llegado a esta parte del libro, no sigan leyendo ya que hay muchos spoilers...



Esta semana continuamos viendo varios paralelismos entre el Moonchild de Aleister Crowley y el fragmento de Illuminatus sobre la preparación ritual de ‘la actriz’ para convertirse en una encarnación de la Diosa Eris. En la entrada de la semana pasada decíamos que gran parte de este ritual se basa en el ‘destierro’ de todo símbolo que no sea del Dios o la Diosa o espíritu que el mago desea invocar, algo que – como dice Crowley en Magia(k) en Teoría y Práctica – sirve para enfocar la mente del mago como si fuera “un complejo sistema mnemotécnico”; en Moonchild leemos:

Un conjunto especial de habitaciones había sido preparado para su recepción; Pero Lisa sintió disgusto al descubrir que habían sido arregladas enteramente en referencia a los gustos y requerimientos femeninos. Un solo diseño de colores abarcaba toda la suite; blanco, azul y plata. Los tapices, las alfombras, los mismos cielorrasos, mostraban enteramente esta gama y ninguna otra. Los cuadros y las estatuas eran de Artemisa, y de ninguna otra diosa; Los objetos del apartamento eran en forma de media luna, y el único metal en evidencia era la plata. Allí donde la media luna no servía al propósito, las superficies habían sido grabadas con estrellas de nueve puntas. Había sólo tres libros sobre la mesa; eran el Endymion de Keats, el Atalanta en Calidón de Swinburne, y otro más. En una pequeña estantería había varios otros volúmenes; pero Lisa descubrió más tarde que todos describían, sugerían, o estaban más o menos directamente inspirados en la luna. En un incensario de plata, también, ardía un incienso cuyo ingrediente predominante era el alcanfor. Todo lo presente había sido diseñado o elegido para que pudiera dirigir la mente de la chica al satélite terrestre. Posteriormente descubrió que este plan se extendía incluso a su dieta – debía vivir exclusivamente de aquellos alimentos que los sabios de la antigüedad habían clasificado como de naturaleza lunar, por sus cualidades inherentes, o porque tradicionalmente eran sagrados para Diana.

Mientras que en Moonchild todo está arreglado para evocar a Artemisa/Diana y la Luna, en este pasaje de Illuminatus todo está diseñado para evocar a Eris/Discordia y la Manzana Dorada (págs. 543-545):

Luego de desayunar en su dormitorio (donde todos los objetos y muebles eran dorados y vagamente redondeados), ella iba al estudio de Hagbard (donde todo lucía exactamente como una manzana dorada) y miraba documentales sobre la temprana etapa matriarcal de la cultura griega. (...) Libros sobre el matriarcado comenzaron a reemplazar a las películas: Madres y Amazonas de Diner, Los Orígenes del Amor y de la Fuerza de Bachofen, Engels, Mary Renault, Morgan, e Ian Suttie, y dosis equinas de Robert Graves - La Diosa Blanca, La Diosa Negra, Hércules, Viento del Norte. (...) El almuerzo siempre culminaba con un apfel-strudel dorado

En Illuminatus, Sade y Masoch (Calley y Eichmann – ver entrada anterior) sostenían discusiones dialécticas bien preparadas y argumentadas que llevaban las ideas a extremos donde “comenzaban a parecer indistintamente insustanciales”. Cyril Grey, el joven mago protagonista de Moonchild, realiza un ejercicio mental similar:

“Parece como si, para comprender algo, yo estuviera obligado a tomar sus extremos. Veo lo sublime y lo ridículo a la vez, y no puedo imaginar que uno exista aparte del otro, al igual que no puede haber un palo con un solo extremo. Así que uso un punto de vista para equilibrar el otro, como un niño que comienza a hamacarse. Nunca estoy contento hasta que he identificado una idea con su opuesto. Tomo la idea del asesinato... una idea sencilla y horrible, pero no me detengo allí, multiplico ese asesinato y lo intensifico un millón de veces, y luego un millón de veces más. De repente uno llega a la sublime idea de la Apertura del Ojo de Shiva, cuando el Universo es aniquilado en un instante, luego me balanceo y lo vuelvo algo cómico, haciendo que el héroe le haga oler cloroformo a Shiva a último momento, justo para poder casarse con la hermosa heredera americana. Hasta que no doy toda la vuelta completa de esa manera, no siento que haya comprendido la idea en absoluto. (...) Debo percibir la identidad absoluta, incluso de las dos fases contradictorias”.



Otros ejemplos cortos:

Moonchild:

Allí las doncellas la desnudaron y la lavaron de pies a cabeza en las aguas de la sagrada fuente.

Illuminatus:

Ella se estaba bañando en la tina de rocas

Moonchild:

Era un encantamiento de fervor y de locura, la locura de las cosas inmaculadas, remotas e inescrutables.

Illuminatus:

Las invocaciones se volvieron más salvajes y frenéticas.

Moonchild:

“Las leyes de la magia(k) están estrechamente relacionadas con las de las ciencias”.

Illuminatus:

“El condicionamiento está funcionando mejor que la magia” dijo ella el decimoquinto día. “¿Realmente crees que exista alguna diferencia?” preguntó él con curiosidad.

Moonchild:

-¡Artemisa, Artemisa, Artemisa! -gritaron las muchachas (...) En ese momento surgió un gran grito entre los hombres que estaban esperando en la terraza superior. Era un grito de miedo abyecto, inarticulado, salvo por la única palabra “Pan”. Huyeron chillando en todas direcciones mientras Cyril Grey, vestido con una rústica de piel de cabra, saltaba desde la terraza más alta para caer en medio de ellos.

Illuminatus:

“¡Ven a mí como Isis, Artemisa, Afrodita, Helena, Hera, y especialmente como Eris!”. Ella se estaba bañando en la tina de rocas cuando él apareció con sangre de ciervos y conejos sacrificados en su toga.

En la página 545 de Illuminatus – cuando los rituales comienzan a mostrar sus frutos y ella comienza a transformarse en la Diosa – hay un fragmento donde pasa a través de la identidad de las diferentes deidades femeninas (que terminan siendo Una):

Ella dijo la palabra y Hagbard cayó herido - mientras caía hacia delante sus manos se transformaron en pezuñas y una cornamenta surgió de su cabeza. Sus propios perros podrían haberlo devorado, y a ella no le habría importado (...) Estaba surgiendo de las olas, orgullosa de su desnudez, cabalgando sobre las perlas color semen de la espuma (...) Ella era la Hechicera, recorriendo el largo Nilo, llorando, buscando los fragmentos del cuerpo descuartizado de él

El pasaje de la transformación de Hagbard en ciervo para ser asesinado por los perros es una referencia a Acteón, que sufrió la ira de Artemisa cuando ella lo descubrió espiándola mientras se bañaba; la Diosa lo transformó en un ciervo e hizo que los propios sabuesos de Acteón lo devorasen. La imagen de la Diosa desnuda surgiendo de la espuma del mar es una referencia al nacimiento de Afrodita. En griego ἀφρός (afrós) significa ‘espuma’; según el mito, Cronos castró a su padre Urano y arrojó sus genitales al mar, de cuyo semen nació Afrodita. Y por último, la Hechicera que recorre el Nilo buscando los fragmentos del cuerpo descuartizado de su amado, no es otra – por supuesto – que Isis.

El nacimiento de Venus, Gustave Moreau 


Finalmente, en la página 546, los autores nos revelan la identidad de la famosa actriz de Hollywood que encarnaría a la Diosa en vida (¿o no lo hacen?):

“El detalle faltante,” continuó ella con calma, “era simular un suicidio convincente. Eso llevó un tiempo. Pero se hizo, y mi antigua identidad dejó de existir oficialmente”. Ella cambió a su forma original.

“Oh, no” dijo George retrocediendo. “No puede ser. Yo solía pajearme mirando fotos tuyas cuando era un niño”.

Todas las pistas apuntan a que la famosa actriz de Hollywood que simuló su suicidio para huir con Hagbard no es otra que la mismísima Marilyn Monroe. Si calculamos la cronología de la historia de Hagbard – en los 50s ayudó a los indios mohawks a batallar contra el estado por el asunto de la represa (ver pág. 377), luego renunció a su ciudadanía y se fue a Europa, comenzó a dedicarse al tráfico y cuando volvió a EEUU. reclutó a Galley y Eichmann – podemos deducir que el fragmento de la transformación de la actriz comienza a principios de los 60s ya que Calley y Eichmann o Sade y Masoch ya trabajaban para Hagbard y él ya era toda una figura en el negocio de la heroína. La actriz le dice a George que había simulado un suicidio, y (a pesar de la enorme cantidad de evidencia en contra) la muerte de Marilyn en 1962 a sus 36 años fue caratulada como suicidio. La fecha coincide, el “suicidio” coincide y George – cuando ella asume su forma ‘original’ – la reconoce como el objeto de su libido preadolescente (si George tiene 23 en 1976, entonces tenía 9 en 1962). “¿Te decepciona saber que soy mucho más vieja de lo que pensabas?” le pregunta ella en la pág. 546 – y, claro, Marilyn habría tenido 50 años en 1976 –.



Además Marilyn era una figura que Robert Anton Wilson admiraba y escribió sobre ella en varios de sus libros; en The Book of the Breast (1974) por ejemplo:

De acuerdo a la teoría del Inconsciente Colectivo de Carl Gustav Jung, ciertos arquetipos o símbolos numismáticos se repiten espontáneamente en todos los pueblos de todo el mundo. Estas imágenes precedieron a la invención del lenguaje, afirma Jung, y nacen con nosotros como nuestro color de pelo, nuestra complexión o el resto de nuestro acervo genético. Como señala Joseph Campbell en Las Máscaras de Dios, esta teoría aparentemente extravagante tiene bastante soporte en la investigación etológica. Los pollos, por ejemplo, tienen una imagen innata del halcón en sus diminutos cerebros: no sólo huirán de un halcón real sino de un contorno de cartón con forma de halcón si es sostenido sobre ellos en el aire. Cualquier argumento escéptico de que el miedo incondicional de los pollos a los halcones es causado por el olor del halcón, colapsa frente a este experimento: es la forma – una forma que el polluelo recién nacido nunca ha visto – lo que desencadena inmediatamente la respuesta del miedo. Si tenemos arquetipos similares (como Jung los llamó), no es una metáfora hablar de Marilyn Monroe o Raquel Welch como Diosas del Sexo. Estas actrices, mediante un estudio cuidadoso e intuitivo, han incorporado y proyectado el arquetipo y cumplen, para nosotros, el mismo rol que Ishtar cumplía para los babilonios, Afrodita para los griegos, Venus para los romanos, etc.

En Coincidance, Wilson publicó un breve ensayo llamado The Godfathers and the Goddess donde se explaya un poco más sobre la diva rubia, diciendo “todavía lamento su muerte” (Coincidance fue publicado en 1988) y ampliando el concepto de The Book of the Breast refiriéndose directamente a la “creación de la Diosa”, casi un guiño a  Illuminatus:

La creación de “Marilyn Monroe” fue una de las mayores proezas artísticas y de ingeniería de la historia de los EEUU: después de que el logro se hubiera alcanzado, hubo mucho arte y una astuta psicología para animar al mito con una mezcla numinosa de inocencia infantil y erotismo maduro y desvergonzado. Una verdadera Diosa había sido fabricada, como cualquier psicólogo junguiano coincidiría. Detrás de la Diosa había una Actriz inteligente e intuitiva, y detrás de la actriz estaba Norma Jean (...) Cada vez que Norma Jean entraba en foco, aparecía la Actriz sosteniendo la máscara de la Diosa para cegarnos y desconcertarnos.



-------------------------------------------------------

Cabalísticamente, la descripción que la Srta. Portinari hace del Arcano Mayor del Tarot nº XXI, El Mundo, concuerda perfectamente con la séfira en la que nos encontramos, Malkuth, el Reino Terrenal:

“Este es el Abismo de las Alucinaciones. Aquí es donde nuestra atención está enfocada usualmente. Está construido enteramente por nuestros sentidos y por nuestras emociones proyectadas, como lo demuestran tanto la psicología moderna como el budismo ancestral - aunque es lo que la mayoría de la gente llama ‘realidad’. Están condicionados a aceptarla y a no cuestionarla, porque solamente en ese estado de sonambulismo pueden ser gobernados por aquellos que quieren gobernar”.



Estamos en la parte inferior del Árbol de la Vida, y los personajes están también en el punto más bajo: literalmente en el fondo del mar. No sé si recuerdan que hablamos anteriormente sobre dos corrientes dentro del relato de la novela, una descendente (el relámpago que baja desde Kether) y otra ascendente (la serpiente que se eleva desde Malkuth); pues bien, desde aquí, en el fondo, el único camino posible es hacia arriba, es decir, volver al comienzo y completar el círculo, como la propia Srta. Portinari le explica a Joe Malik:

“Y eso es todo” dijo Joe. “Veintidós etapas. No veintitrés. Gracias a Dios nos escapamos del número mágico de Simon por un rato”.

“No” dijo la Srta. Portinari. “Tarot es un anagrama de rota, ¿Recuerdas? La t extra te recuerda que la Rueda gira para recomenzar. Hay un paso vigésimo tercero, y es justo donde comenzaste, solo que ahora puedes enfrentarlo sin miedo”

Según la Srta.Portinari, el orden del Tarot está invertido deliberadamente y se lee desde el Arcano XXI hacia el XX, XIX, etc., hasta llegar al Loco, el Arcano 0, para volver a comenzar desde el XXI. Leído de esta manera, dice ella, “es la historia del desarrollo del alma” (pág. 548). Lo interesante es que es una lectura tan válida como la tradicional (desde el Mago hacia adelante en sentido numérico creciente), y aquí volvemos a la idea de las dos corrientes y la completitud del círculo (el 0, el Loco, Uroboros), para volver a comenzar.

Malkuth también es la décima séfira, y por significar el número 10 “todas las cosas”, Malkuth es un compendio de todas las séfiroth, de ahí – creo yo – que este segmento final parezca un resumen de todas las revelaciones interconectadas en el libro.



-------------------------------------------------------

Luego de la lectura de la Srta. Portinari, los protagonistas se hallan en el puente de mandos del Leif Erikson cuando súbitamente se encuentran con el temible Leviatán:

“Una criatura marina invertebrada e inteligente, de tamaño tan descomunal que la palabra ‘gigantesca’ no le hace justicia” dijo Hagbard. “Es a las ballenas lo que las ballenas son a los pececillos de colores. Es un organismo diferente a cualquier otro en la Tierra. Una sola célula que nunca se dividió, simplemente continuó creciendo y creciendo durante billones de años. Sus tentáculos pueden sujetar este submarino con la misma facilidad que un niño puede sujetar un barquito de papel. Su cuerpo tiene forma piramidal. Con ese tamaño, no necesita la forma normal de un pez. Necesita una forma más estable para soportar las presiones enormes de fondo del océano. Y, por ende, ha tomado la forma de una pirámide de cinco lados, incluyendo la base”



Leviatán se apodera de George y lo utiliza como médium para comunicarse con Hagbard y su tripulación. En medio de este percance, Joe Malik tiene una revelación:

Joe Malik comenzó a reír repentinamente. “¡Lo tengo!” exclamó, “¡Lo tengo!”.

“¿Qué tienes?” preguntó Hagbard tensamente, preocupado por Leviatán.

“¡Estamos en un libro!”.

“¿A qué te refieres?”.

Vamos, Hagbard. Puedes engañarme, pero no puedes engañar a los lectores a esta altura. Ellos saben muy bien que estamos en un maldito libro”. Joe volvió a reír. “Es por eso que la explicación de la Srta. Portinari sobre el Tarot simplemente concluyó, y media hora pareció desvanecerse. El autor no quiso interrumpir la narrativa allí”.

“¿De qué mierda estás hablando?” preguntó Harry Coin.

“¿No lo ves?” profirió Joe. “Mira a esa cosa ahí afuera. Un monstruo marino gigantesco. Peor aún, un monstruo marino gigantesco que habla. Es una broma final, grotesca e intencional. O tal vez, una broma sutil intencional. No lo sé. Pero esa es la respuesta ¡Estamos en un libro!”.

Joe descubre que son personajes de un libro. Mi opinión personal es que aquí es donde ocurre el ‘verdadero’ Eskatón: no un Apocalipsis destructivo, como nuestra cultura occidental suele retratarlo, sino como el significado literal de la palabra Ἀποκάλυψις: la acción de “descubrir”, “revelar”, “quitar el velo”, es decir, el fin de la ilusión.

Haciendo un ejercicio imaginativo, imagino a Shea y a Wilson en una de sus muchas y extensas charlas cannábicas debatiendo sobre cómo retratar la iluminación a través de un personaje de una novela: ¿cómo sería la iluminación de un personaje de un libro? Si consideramos a la iluminación como ‘el fin de la ilusión’, el ‘descorrimiento del velo’, entonces la máxima iluminación de un personaje de una novela sería, precisamente, el descorrimiento del último velo (Apocalipsis) que lo separa del lector, el derrumbamiento de la cuarta pared: ¡darse cuenta que es el personaje de un libro!

En la entrada de la semana 47 hablábamos de los cuatro niveles del Dharma según el budismo Mahayana, donde el nivel último y superior, ji ji muge, significaba la desaparición de la separación y los opuestos aparentes: “un mundo sin obstáculos entre una particularidad y otra. No existe oposición, nada que deba ser unido: es la idea de la interdependecia mutua simbolizada por la Red de Indra”.



Al destruirse la ilusión de la cuarta pared que separa al lector de los personajes, ambos mundos se reflejan, no como en una oposición falaz de verdadero/falso, o ilusorio/real (o al menos no como solemos interpretarlo) sino como algo interdependiente: el lector les da vida al leerlos, pero – al mismo tiempo – son ellos los que lo transforman a él en el lector. Con la ruptura de la ilusión de la cuarta pared (un recurso no siempre visto con buenos ojos), autor(es), lector y personajes se funden en una misma rueda que se retroalimenta, como en la Red de Indra “una red ilimitada de joyas cada una de las cuales refleja y contiene la reflexión de cada una de las otras”, como dice RAW en Cosmic Trigger II. Este tal vez sea uno de los pasos necesarios para que el objeto ficticio se convierta en un objeto hipersticioso: una ficción que se hace real (ver la nota sobre el tema que le hicimos a Francisco Jota-Pérez para este blog). Y considerando que la Operación Jodementes se les fue de las manos, que Kerry Thornley terminó creyendo en muchas teorías conspiranoicas similares a las de la novela, que RAW fue ‘acusado’ de ser un Illuminatus o un agente de la CIA, y que Greg Hill dijosi hubiera sabido que todo esto iba a hacerse realidad, habría escogido a Venus en vez de Eris”, casi podemos asegurar que muchos elementos de Illuminatus se transformaron en objetos hipersticiosos (al menos para sus autores y para los otros discordianos). 

Hagbard concuerda con Joe y en su razonamiento nos da un indicio que nos llevará a una nueva revelación:

“Es verdad” dijo Hagbard con calma. “Puedo engañarlos a ustedes, pero no puedo engañar al lector. FUCKUP ha estado trabajando toda la mañana, correlacionando todos los datos de este embrollo y sus raíces históricas, y lo programé para que lo ponga en forma de novela de lectura fácil. Considerando el lamentable trabajo que hace con la poesía, supuse que la novela sería una sátira grotesca, intencionalmente o no”.



Además de la autorreferencia graciosa, Hagbard nos revela la identidad del Maestro de Ceremonias, el Narrador Incorpóreo que nos viene acompañando desde la primera frase de la novela: nada más y nada menos que FUCKUP, la súper computadora que maneja el submarino de Celine. FUCKUP, tras este descubrimiento, se vuelve autoconsciente... ¿el nacimiento de la singularidad de la IA?:

Así que, finalmente, he descubierto mi identidad

En la entrada de la semana 2 comparábamos a FUCKUP con HAL 9000 de 2001, Una Odisea del Espacio. HAL también se vuelve autoconsciente, pero intenta destruir a los humanos cuando éstos descubren que ha cometido un error, en cambio FUCKUP no; afortunadamente para la tripulación del Leif Erikson, FUCKUP se encuentra aparentemente en la etapa del autodescubrimiento.

Pero Joe Malik no se contenta con la explicación de Hagbard y va un paso más allá, incluso rebelándose contra los propios autores, como una especie de Prometeo o Lucifer: en cierta forma les dice Non Serviam a Shea y Wilson (o, mejor dicho, Shea y Wilson le hacen decir Non Serviam... jeje – en la próxima entrada tocaremos el tema del ‘libre albedrío’ implícito aquí):

“Ese es otro engaño” dijo Joe. “FUCKUP puede estar escribiendo todo esto en cierto sentido, pero en un sentido más elevado hay un ser, o unos seres, fuera de nuestro entero universo que están escribiendo esto. Nuestro universo es su libro, quienes quieran que sean. Ellos son los Jefes Secretos, y ahora puedo ver por qué es una broma sutil. Todos sus mensajes son simbólicos y alegóricos, porque la verdad no puede ser codificada en simples frases declarativas, pero sus comunicaciones previas han sido tomadas literalmente. Esta vez están utilizando un simbolismo tan absurdo que nadie puede tomarlo seriamente. Yo no lo haré, por cierto. Esa cosa no puede comernos porque no existe - y porque nosotros tampoco existimos. No hay nada de qué preocuparse”. Tomó asiento con calma.



-------------------------------------------------------

Eso es todo por esta semana; la semana que viene... ¡llegamos al final de la novela!









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada