viernes, 11 de noviembre de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS: SEMANA 46

Lectura de Illuminatus semana 46

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 510 a la 520 inclusive)



Seguimos viendo los resultados del Eskatón: los discordianos siembran pistas que apuntan contra los Illuminati que están en posiciones de poder en el gobierno; hacemos un salto hacia atrás en el tiempo y vemos una lectura de Tarot que Mama Sutra le realizó a Robert Putney Drake en la década de 1930...

-------------------------------------------------------

En la entrada anterior hablábamos que la cercanía del fin de la novela implicaba una especie de vuelta al inicio y la similitud con la idea de Uroboros, y en la sección de esta semana volvemos a (al menos) tres cosas que nos recuerdan al comienzo de Illuminatus: el olor a pescado podrido es una.

Al comienzo del Primer Viaje o Kether, Saul Goodman y Barney Muldoon acudieron al escenario de la explosión de las oficinas de la revista Confrontación, donde un olor fuerte golpeó sus fosas nasales (pág. 19); se trataba, claro, de la tienda de mascotas cuyas peceras habían explotado por la onda expansiva del atentado, y los peces exóticos estaban pudriéndose en el piso; el oficial James Patrick Hennessy, con gran pesar, les cuenta a Saul y Barney que muchos de esos peces eran criadores bucales egipcios, unos peces muy raros y caros. Ahora, al comienzo del Último Viaje, Hagbard Celine percibe un olor espantoso en la suite del Hotel Danau donde 23 ancianos nazis murieron la noche del Eskatón; pero el olor no proviene de los cadáveres: un viejo camarero (pág. 511) le informa que la pecera del cuarto se había roto y el olor era de los peces en descomposición, entre los cuales había... ¡criadores bucales egipcios!



Esto, claro, es un juego de palabras con la expresión en inglés “there’s something fishy going on here” que podría traducirse como “aquí hay algo sospechoso” o como diríamos en Argentina, “acá hay gato encerrado”, aunque se traduce literalmente como “algo huele a pescado”. Y ciertamente había algo sospechoso en la explosión de Confrontación tanto como en la muerte aparentemente sin causa de los 23 ancianos. Wilson y Shea juegan con la metáfora de la expresión y la hacen literal: los personajes realmente sienten olor a pescado podrido. Con este recurso también envían un guiño a su público atravesando la cuarta pared y adelantándose – tal vez – a otra ruptura mayor de la membrana que separa a la ‘ficción’ del universo de Illuminatus del ‘verdadero mundo real’ de los lectores... pero ¡no nos adelantemos demasiado!

El otro elemento que nos remite al comienzo es el Relator Incorpóreo, que aquí vuelve a aparecer buscando una identidad, y el párrafo que leemos en la página 512...

El teléfono está sonando a lo lejos, arrastrándome nuevamente hacia un cuerpo, un yo, un propósito, rompiendo en pedazos mis recuerdos de haber sido el maestro de ceremonias. Me siento y levanto el tubo. “Hirsch” digo.

...es muy similar a otro de la primera parte de la novela (pág. 18), cambiando solamente el nombre:

El teléfono sonó a las 2:30 A.M. de la madrugada del 24 de Abril. Entumecido, atontado, abatido, y a tientas en la oscuridad, encuentro e identifico un cuerpo, un ‘yo’, una acción. “Goodman” digo al descolgar, apoyado en un brazo y sin lograr despertar (...) A esta altura ya no recuerdo haber sido el maestro de ceremonias, o los ecos que retengo se confunden con el sueño.



Luego, en la página 513, el Narrador Incorpóreo adopta otro ‘yo’, un águila calva americana. De manera similar, en las primeras páginas de la novela, también incurría en el reino animal, solamente que en aquel caso lo hacía a través de Howard el delfín (ver pág. 17).

El tercer elemento que vincula este segmento con la primera parte de Illuminatus es que a Zev Hirsch le hacen probar su propia medicina haciéndolo pasar por la misma y escalofriante iniciación masónica que sufrió Saul Goodman cuando fue secuestrado en el club Playboy por los Illuminati (ver pág. 160), sobre lo cual hablamos en la entrada de la semana 14. Página 512

Estoy atrapado, los tres me rodean, y Jubela reclama “dinos la Palabra”, Jubelo repite “dinos la Palabra”, y Jubelum desenfunda la espada, “dinos la Palabra, Zev Hirsch…”.

Me parece que este recurso de repetir – como si se tratase de un espejo – las cosas que sucedían al inicio es utilizado por los autores para graficar el giro de la rueda que vuelve a comenzar, como en el Tarot, con su paso de El Mundo a El Loco para iniciar el recorrido nuevamente, la corriente descendente del relámpago de Kether y la dirección ascendente de la serpiente de Malkuth. Sobre esto, pueden leer más en el Apéndice Lamed de Illuminatus, en la página 598.

-------------------------------------------------------



Cabalísticamente, creo que las menciones al reino animal en el segmento de esta semana se correlacionan con Malkuth, el Reino Terrenal: los criadores bucales egipcios, Perri la ardilla y Hali Uno el águila calva.

A partir de la página 517 leemos sobre una lectura del Tarot que Mama Sutra le realiza a Robert Putney Drake a comienzos de la década de 1930. La tirada de tarot que Mama Sutra pone en práctica, justamente, sigue el esquema del Árbol de la Vida de la Cábala. La tirada sigue esta figura:

- En Kether, la Muerte invertida
- En Chokmah, el Rey de Espadas
- En Binah, el Príncipe de Bastos
- En Chesed el Cinco de Bastos invertido
- En Geburah, el Mago
- En Tipareth, el Loco
- En Netzach, el Diablo
- En Yod, el Nueve de Espadas invertido
- En Yesod la Torre
- Y en Malkuth, los Enamorados invertidos.



No vamos a ponernos a hacer un análisis detallado de la tirada de Mama Sutra (ya que de eso se encarga ella misma en el texto), pero podemos señalar que parece ser bastante profética. En la página 520 le dice a RPD:

 “Empecemos desde arriba: La Muerte invertida. Tú rechazas a la Muerte, por lo tanto el Loco no puede renacer y tomar el sendero de la mano derecha luego de cruzar el Abismo. Entonces toma el camino de la mano izquierda: la destrucción de la Torre. Hay un solo final para esa cadena kármica, hijo mío. Los Enamorados significan Muerte, del mismo modo que la Muerte significa Vida. Estás rechazando la muerte natural, por lo tanto estás rechazando la vida natural”.

¡Y vaya que esto se cumple! Como analizábamos en la entrada de la semana 26, R.P. Drake rechaza la Muerte tradicional al traicionar a los Illuminati y caer en las fauces del devorador de almas: escogió autoflagelarse para el resto de la eternidad, en el que sería un equivalente lovecraftiano al tradicional infierno del cristianismo.



También volvemos a un tema que tocamos antes, en la entrada de la semana 23: Robert Putney Drake y Hagbard Celine parecen ser reflejos qlifóticos. En el fragmento de esta semana vemos que – al igual que Celine – la comprensión de Drake de la naturaleza humana es agudísima.

El viejo Drake, para hacerle justicia, no habría adquirido su fortuna sin cierta sagacidad en lo concerniente a las peculiaridades humanas. “Comienzo a comprender” dijo lentamente.

“El dolor es una trampa. Por eso pusiste el vidrio roto en tus zapatos aquella vez. El temor a la pobreza es una trampa. Por eso es que estabas mendigando en las calles. Estás buscando convertirte en un superhombre, como esos chicos locos de Chicago, los ‘thrill killers’. Lo que le hiciste a esa puta el año pasado fue parte de todo esto ¿Qué otra cosa has hecho?”.

“Un montón” dijo Robert encogiéndose de hombros. “Las suficientes como para ser canonizado como santo o para ser quemado por adorador del diablo. A pesar de eso, nada de esto parece mejorar las cosas. Todavía no he encontrado la manera”. Súbitamente hizo otro esfuerzo y las cadenas se deslizaron hasta el suelo. “Simplemente yoga y control muscular” dijo sin orgullo. “Las cadenas de la mente son mucho más duras. Desearía que fuesen químicas, tener una llave al sistema nervioso…”.

“Robert,” dijo el viejo Drake, “irás con un loquero. Te obligaré a hacerlo si no vas voluntariamente”.

Y así fue como el Dr. Faustus Unbewusst adquirió un nuevo paciente

La cuestión que los diferencia es la falta de empatía de RPD hacia sus semejantes y su hambre de poder, algo que Hagbard logra soltar al delegar el poder en otros (como en el caso de la Srta. Portinari).

Algo que me llamó la atención de este pasaje, es una frase en particular que el psicólogo de Drake anota en su cuadernillo:

RPD no es homo latente. Psicópata avanzado. Moralmente imbécil.

En la ya mencionada entrada de la semana 23, decíamos que tanto R.P. Drake como Celine eran fuertes figuras de Tiphareth: líderes natos, machos alfa con capacidad de conducción y figuras casi mesiánicas. Allí dábamos varios ejemplos, y entre ellos a Aleister Crowley. Y aquí es donde me llamaron la atención las palabras “moralmente imbécil”. Hace unos años leí Aleister Crowley: The Nature of the Beast de Colin Wilson y allí el autor se refiere al bueno de Aleister con esas mismas palabras. En su momento me molestó bastante el enfoque moralista de Colin Wilson, esa cosa del biógrafo de ponerse en juez del sujeto de su biografía ¿será que las figuras Tiphareth suelen parecer ‘moralmente imbéciles’ a las personas que no tienen esa inclinación?



-------------------------------------------------------

Los discordianos, mediante la Srta. Portinari, comienzan a deshacerse de los agentes Illuminati enquistados en las esferas de poder, aprovechando que la Orden ha quedado acéfala luego de la muerte de los Saure. Pero lo hacen de una manera peculiar: a cada ‘agente’ le dicen lo que dicho agente quiere escuchar y le presentan información que concuerda con su propio sistema de creencias, teorías, y obsesiones; por ejemplo, a Danny Pricefixer, la Srta. Portinari le brinda documentos que prueban que “los Relámpagos de Dios son la tapadera más activa del Culto del Signo Amarillo”, utilizando así a favor de los planes discordianos la creencia de Pricefixer en el Culto del Signo Amarillo, que le había sido inculcada por Mama Sutra, a pesar de que no sabemos si dicho culto existe ‘realmente’ (recordemos que para Mama Sutra los Illuminati eran los “chicos buenos” y los discordianos los “chicos malos”). Lo mismo había pasado con 00005: Portinari le entrega información confidencial e incriminatoria (ver págs.. 503/4) sobre agentes Illuminati infiltrados en el gobierno británico diciéndole que eran agentes de BUGGER, la supuesta organización criminal que obsesiona a 00005, pero en la que nadie más que él cree y que posiblemente no exista... Joe Malik, consciente de esta movida discordiana, le recrimina a Hagbard (pág. 511):

“No me gusta incriminar a nadie. Ni siquiera a gente como Hirsch y Hope”.

“¿Nos acusas de conducta anti-ética?” preguntó Hagbard inocentemente.

-------------------------------------------------------



El monólogo ‘NO’ de Mary Lou Servix (que comienza en la página 513 y continúa en varios párrafos en páginas posteriores) es un obvio homenaje de los autores al monólogo ‘SÍ’ de Molly Bloom del Ulises de Joyce. Éste “consiste en un soliloquio a cargo de Molly Bloom: ocho larguísimas oraciones compuestas de seguido (sin signos de puntuación) describen los pensamientos de Molly, la esposa de Bloom, mientras yace en la cama al lado de su marido”. El parlamente de Mary Lou sigue la misma estructura sin signos de puntuación y a la deriva:

No Destruyeron a Billie Freschette lenta y horriblemente y destruyeron a Marilyn Monroe rápida y súbitamente como un relámpago destruyeron a Papá y a Mamá pero mierda lo digo en serio no me destruirán a mí No Aunque sea mejor con Simon que con cualquier otro hombre aunque sepa más que cualquier otro que haya estado conmigo

Molly Bloom:

Sí porque él nunca había hecho tal cosa como pedir el desayuno en la cama con un par de huevos desde el Hotel City Arms cuando solía hacer que estaba malo en voz de enfermo como un rey para hacerse el interesante con esa vieja bruja de la señora Riordan que él se imaginaba que la tenía en el bote y no nos dejó ni un ochavo todo en misas para ella sola y su alma grandísima tacaña

En la traducción de Illuminatus, verán que en el monólogo de Mary Lou aparecen algunos signos de puntuación (puntos, sobre todo). En realidad los puntos no estaban en el original en inglés, pero mientras estaba traduciendo los usé como guía para separar las frases, después iba a borrarlos. No sé qué pasó, se ve que me olvidé de hacerlo, my bad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada