lunes, 12 de septiembre de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS: SEMANA 39

Lectura de Illuminatus semana 39

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 430 a la 440)




Somos testigos de una reunión de los cinco Illuminati Primi en Agharti; durante el “año del Eskatón”, Joe Malik se reencuentra con George Dorn en el festival de Ingolstadt; pero en una línea temporal del pasado, Malik conoce al Sheriff Jim Cartwright en la oficina de Confrontación, quien le cuenta varias teorías conspirativas algo diferentes a las que Joe conoce...

-------------------------------------------------------

Semana de revelaciones extrañas y disonancia cognitiva a carretilladas.

La primera es que John Dillinger no sólo es agente doble y trabaja para los Illuminati, sino que además planea sacar del paso a Joe Malik enviándolo tras alguna pista falsa para tenerlo ocupado, ya que “se ha acercado demasiado al secreto de todo el juego”.

En las diez páginas de lectura que nos tocaron hay muchos sacudones espaciotemporles, el famoso Morgensheutegesternwelt de Weishaupt del que hablábamos en la entrada de la semana 17, así que vamos a hacer un breve repaso de los sucesos relatados:

Reconstruyamos un poco lo que sabemos sobre la línea temporal de Joe Malik. Si retrocedemos en la novela, recordaremos que Joe se metió en todo este embrollo Illuminati/discordiano luego de conocer a Simon Moon en el Wobbly Hall de Chicago el 23 de junio de 1969 (ver pág. 100). Al día siguiente – según mis cálculos –,  es iniciado en los SSS por el Padre Pederastia; luego comienza a viajar para recopilar información: el 25 de junio visita a Jim Riley para preguntarle sobre Dillinger, el 26 viaja a la Universidad de Miskatonic para consultar el Necronomicon, visita a James Oso Caminante para averiguar sobre Billie Freschette, y el 29 (una semana después de la reunión del Wobbly) vuela a México para corroborar las afirmaciones de Simon sobre Tlaloc (ver pág. 110), y más tarde conoce a Dillinger y es iniciado al discordianismo por el Dr. Iggy y su viaje ácido en San Francisco. Más adelante – ya en octubre de 1970 – Joe se encuentra con Malaclypse el Viejo en el departamento del Padre Pederastia, y reparte AUM en las calles de Chicago (donde Otto Waterhouse y el juez Bushman reciben su dosis sin saberlo) y en la convención de los KCUF (donde lo ingieren Stan Oedipuski, Harold Canvera y Clem Cotex). En la página 430 del fragmento de esta semana, en otro de los incontables vaivenes espaciotemporales de Illuminatus, nos ubicamos en 1974 – dos días después de que Joe viera los fnords y el día posterior a su encuentro sexual con la Srta. Mao y la película sobre la Atlántida –, cuando Malik recibe el correo de Jorge Lobengula con carta de Malaclypse. Luego, en esta misma franja temporal (o eso suponemos), vemos que la agente Illuminati infiltrada en la redacción de Confrontación es Pat Walsh, precisamente la autora de los “Memos Illuminati” que pudimos leer al comienzo de la novela; en la página 431 nos enteramos que – escondida en un baño – se contacta con la central Illuminati en el Consejo para las Relaciones Exteriores, a media cuadra de la redacción, para comunicar a sus superiores que Joe ha recibido dicha correspondencia; aquí Pat proporciona otra pista temporal: los famosos memos han sido escrito ese año (1974), ya que dice “todavía estoy escribiendo un montón de informes sobre los Illuminati que le proporcionarán un montón de pistas falsas”



Ahora, considerando que lo que acabamos de describir sucedió hipotéticamente en 1974, y que “el año del Eskatón” es 1976 (como confirma RAW en Bride of Illuminatus, la secuela inconclusa de la novela que comenzó a escribir en los 90s) cuando el 23 o 24 de abril estalló la bomba que pusieron Joe Malik y Tobías Knight en la oficina de Confrontación, podemos especular que la charla entre Joe Malik y Jim Cartwright (pág. 436 hasta 440) sucede en 1975; en esa charla Cartwright le cuenta a Joe que Hagbard Celine está loco y piensa utilizar armamento bacteriológico para acabar con la vida en la Tierra, y es allí que Joe se convence de que debe asesinar a Celine. Deduzco la fecha de 1975 porque los autores dicen que Joe estaba preparando el número de agosto de la revista, y si Joe conspiró con Knight para hacer volar a Confrontación en abril de 1976, no iba a estar preparando el número de agosto con seis o siete meses de anticipación, así que deduzco que debió ser el año anterior. Además de convencerse de que debía asesinar al loco de Celine, Joe se entera de que Cartwright es de Mad Dog, Texas, lugar al que un tiempo después (también en abril de 1976) enviará a George Dorn a investigar.

La reunión de los cinco Illuminati Primi también parece transcurrir en 1975: allí mencionan que ponen sus esperanzas en el Cap. Tequila y Mota (que aún no ha realizado el golpe de Estado que, recordemos, fue el 14 de marzo de 1976), que Charles Mocenigo está por descubrir el Ántrax Lepra Mu (cosa que finalmente ocurrió el 2 de febrero de 1976), y que Robert Putney Drake aún está vivo y que no confían mucho en él (el ‘desastre de la mansión Drake’ ocurrió posteriormente el 24 de abril de 1976); y otra pista es que todavía tienen todo un tour por delante, y aún no han preparado el festival de Ingolstadt del 30 de abril y 1 de mayo de 1976 “nuestro próximo tour por Europa será extraordinariamente exitoso. Entonces podremos comenzar lenta y tranquilamente las negociaciones para el festival de Walpurgisnacht” (pág. 433).

Por otra parte, vemos varias escenas que suceden durante el 30 de abril de 1976: las bandas tocando en el festival de Ingolstadt (página 434-435) donde Joe y George se vuelven a encontrar, el anuncio de un estado de emergencia y toque de queda en EEUU por el Ántrax Lepra Pi (ALP), los disturbios en New York y Los Ángeles, y Saúl, Barney y Markoff Chaney entrando en la cueva Lehman, donde Carmel (el portador de la ALP) se había escondido con el dinero de Maldonado.



Y hablando de disonancias cognitivas, aquí Shea y RAW vuelven a ofrecernos nuevas versiones sobre varios asuntos:

Sobre Gruad ya hemos leído al menos dos versiones que lo retrataban como un villano: la de la película que los “Desconocidos” muestran a Joe en 1974, donde aparentemente es el creador de los Illuminati y el responsable de la destrucción de la Alta Atlántida mediante una llamarada solar provocada artificialmente; luego está la versión que Mamá Sutra cuenta a Danny Pricefixer, donde lo pinta como el primer discordiano y el instaurador de los sacrificios humanos a los lloigor en Carcosa (ya que – según ella – la Atlántida no había existido). Ahora sumamos una nueva versión, la de Cartwright, que lo retrata bajo una luz benigna, diciendo que Gruad  y “los Illuminati originales eran científicos que predijeron la llamarada solar (que en esta versión se trata de una catástrofe natural) en la Atlántida, pero sus coetáneos se burlaron de ellos, así que huyeron por su cuenta. La benevolencia de aquellos primeros Illuminati fue reemplazada por actitudes elitistas en sus sucesores, pero esos propósitos benignos siguen reapareciendo cada tanto, en la forma de facciones que se alzan en contra de la orden y se separan” (pág. 439).

Al parecer, todo esto había sido planeado de antemano (con 30.000 años de anticipación) por el primer Illuminatus, Gruad en persona. En la página 430 leemos:

“Aquí están las cinco historias alternativas” dijo Gruad, con sus viejos ojos astutos brillando de picardía. “Cada uno de ustedes será responsable de plantar evidencias que las hagan relativamente creíbles. Wo Topod, te tocó la historia de Carcosa. Evoe, tú tienes el continente perdido de Mu”. Les alcanzó dos sobres gruesos. “Gao Twone, te ha tocado la historia de la serpiente seductora - quiero variantes de ella desparramadas a lo largo de todo África y Oriente Medio”. Entregó otro sobre. “Unica, te tocó la historia de Urantia, pero esa no será develada hasta que el juego esté bien avanzado”. Tomó el quinto sobre y sonrió otra vez. “Kajeci, mi amor, tú recibiste la historia de Atlántida, con ciertos cambios que nos harán parecer los bastardos más grandes de la historia. Déjenme explicar el propósito de eso…”.

Esto me trae a la memoria dos pasajes donde otros personajes intuyen que todo esto de las diferentes versiones es a propósito; en el memo #14 (pág. 96) Pat Walsh señalaba:

Comienzo a tener la impresión de que la evidencia no sólo fue escondida en libros oscuros, sino que también fue desordenada a propósito para desalentar a los investigadores…

Sobre lo cual, Saúl discierne (pág. 97):

¿No lo ves Barney? Cualquiera sea su intención, ellos continúan creando máscaras, y todos esos grupos son chivos expiatorios que serán culpados de ser los ‘verdaderos’ Illuminati”. Meneó la cabeza con espanto. “Son lo suficientemente listos como para saber que no pueden seguir operando indefinidamente sin que alguien descubra algo fortuitamente, así que teniendo esto en cuenta, arreglaron las cosas para que cualquier intruso se haga ideas erróneas de todo tipo sobre su verdadera identidad”.



También nos enteramos de otra versión de la historia de Hagbard Celine y su submarino. El propio Hagbard le contó a George Dorn que él mismo había diseñado el submarino, y que antes de dedicarse al contrabando, el narcotráfico, y antes de ser enemigo declarado de los Illuminati como líder del discordianismo, había sido abogado (aunque a Stella le dijo que había sido arquitecto); por su parte Mamá Sutra le dice a Pricefixer que Celine era un villano a quien la Mafia le había pagado los estudios de abogacía, que era el líder del Culto del Signo Amarillo (una secta diabólica que luchaba contra los benévolos Illuminati) y que había conseguido el submarino también gracias al crimen organizado. Ahora Cartwright le dice a Joe que Hagbard se había infiltrado en la Marina de los EEUU y había robado el submarino nuclear para los Illuminati, a quienes luego traicionó – convenciendo a la tripulación, y drogando a los poco convencidos – apoderándose del navío para extorsionar a las potencias mundiales con sus misiles nucleares y – lo que Joe más temía – armamento bacteriológico. Al parecer Joe nunca había confiado en Hagbard, y esta historia de Cartwright le sirvió de sesgo de confirmación y como germen de su idea de matar a Celine. El Sheriff le dice que el Movimiento Discordiano es “casi tan diabólico como los Illuminati. Son una especie de cruza entre los seguidores de Ayn Rand y la Cienciología”, y que Hagbard le lavaba el cerebro a sus seguidores. Joe vuelve a caer en la falacia del sesgo de confirmación cuando en Alemania, en 1976, se encuentra a George en un extraño estado de ánimo y se pregunta “¿Qué le había hecho Celine a George durante los pasados siete días? ¿Le había destruido la mente?”, cuando en realidad George solamente estaba muy, pero muy borracho gracias a la cerveza bávara.



Si hay algo seguro en Illuminatus, es que no hay nada seguro. Durante casi toda la novela los personajes se la pasan tratando de entender qué carajos está asando a su alrededor, y cuando creen haberlo comprendido, alguna revelación nos demuestra que estaban equivocados. Y a nosotros los lectores nos pasa lo mismo; cuando nos parece que hemos comenzado a entender el hilo oculto de la trama, nos damos cuenta de que simplemente era otro de los señuelos plantados por el viejo Gruad para crear confusión... ¡La Operación Jodementes en su máxima expresión!
 
-------------------------------------------------------

Por cierto, ya que tanto hablamos del año del Eskatón, 1976, tenemos esto: 1+9+7+6= 23

-------------------------------------------------------

En las páginas 436/437 el Sheriff Jim Cartwright le lleva a Joe Malik un artículo donde – supuestamente – se explaya sobre la “energía consciente”, sobre al cual esboza una breve explicación:

Mi hallazgo básico es que la energía de la vida impregna al universo entero, al igual que la luz y la gravedad. Por lo tanto, toda la vida es una sola, de la misma manera que la luz lo es. Verá, todas las energías son trasmitidas desde una fuente central, todavía no descubierta. Si cuatro aminoácidos - adenina, citosina, guanina, y timina - súbitamente forman vida al ser combinados, entonces todos los elementos químicos están potencialmente vivos. Usted, yo, los peces, y los insectos, somos ese tipo de forma de vida compuestos por adenina, citosina, guanina, y timina: vida ADN. Lo que llamamos materia muerta es otro tipo de vida: vida no ADN ¿Me sigue hasta ahí? Si la consciencia es vida, y la vida es una, entonces la consciencia del individuo es solamente uno de los órganos sensitivos del universo. El universo produce seres como nosotros para percibirse a sí mismo. Podríamos visualizarlo como un solo ojo descomunal que se auto-contempla. (...) Por lo tanto, la consciencia también se manifiesta como telepatía, clarividencia y telekinesia. Estos fenómenos simplemente son versiones no locales de la consciencia.

El tema del universo consciente que se autocontempla ya había sido tocado en Illuminatus a través de las anotaciones de George en su diario (ver página 63, por ejemplo); incluso el propio Illuminatus Primi Henry Hastur lo menciona en el fragmento de esta semana (pág. 434); como decíamos en la entrada de la semana 21, esto tiene mucha similitud con lo que los budistas llaman la doctrina de la ausencia de individualidad, anatman, una de las tres ‘marcas de la existencia’ en las que se divide duhkha, le frustración, la primera de las ‘cuatro nobles verdades’ del Buda; como dice Alan Watts al comienzo del capítulo ‘El Camino Medio’ de su libro Budismo:

Nuestro ser más íntimo es la energía misma del universo jugando el juego de ser cada uno de nosotros. El juego fundamental del mundo es el escondite. Es como si la colosal Realidad, la energía unitaria que es el universo, jugara a ser muchos y se manifestara en forma de todas las particularidades que pueblan nuestro mundo. Ésa es, en suma, la intuición fundamental propia del hinduismo, del budismo, y del taoísmo.

(...) En el budismo se enseña que todo lo que existe en este universo depende de todo lo demás, una noción a la que se denomina “doctrina de interdependencia mutua” (...) una idea que se expresa mediante el símbolo de la red de Indra. Imagínese una telaraña multidimensional cubierta de gotas de rocío, cada una de las cuales contiene el reflejo de todas las demás y que, en cada uno de esos reflejos, también se hallan los reflejos de todas las demás gotas, y así ad infinitum. Ésa es la imagen más clara de la concepción budista del universo (...) la ausencia de separación.



Esta idea era muy atractiva para Robert Anton Wilson y siguió desarrollándola a lo largo de toda su obra; en Disparador Cósmico I la llama “modelo cuántico o no-local de la conciencia”:

Aprender a recordar el burro invisible que nos lleva — el autoprogramador — es el primer paso para despertar de la conciencia condicionada y mecánica a la conciencia verdadera y objetiva. Existan o no existan las hadas, los elfos y los extraterrestres escondidos detrás de cada arbusto, el despertar revela que el universo está lleno de inteligencia invisible. Es muy difícil para nosotros aprender a ponernos en contacto con esa inteligencia sin vestirla en formas humanoides proyectadas (...)

(Las sincronicidades), por supuesto, ilustran el concepto de Jano Watts de “La Red”, las líneas de coincidencia-sincronicidad que conectan todo-con-todo. También es una analogía (y tal vez más que una analogía) de lo que los físicos llaman PIC — el Principio de Inseparabilidad Cuántica. El PIC, que es aceptado por algunos físicos y negado por otros, sostiene que cada partícula afecta a todas las otras partículas, en todas partes.

(...) La Inseparabilidad Cuántica y la teoría de la Tira de Bota son diferentes sabores ontológicos de lo que se denomina el modelo “no local” en la física moderna. Los modelos no locales no están limitados por la barrera de la velocidad de la luz de Einstein; permiten, por ejemplo, que el futuro pueda determinar el presente tanto como lo hace el pasado

Las teorías no locales, como la sincronicidad de Jung, nos sacan de la máquina de acción-reacción newtoniana y nos lleva extrañamente cerca de la lógica del I Ching y del taoísmo, en donde el lanzamiento aparentemente azaroso de tres monedas puede revelar un patrón arquetípico de significación personal y cosmológica.

(...) La conciencia probablemente precede a la unidad biológica o a la hélice de ADN. Las “experiencias extracorporales”, la “proyección astral”, el contacto con “entidades” extrañas (¿extraterrestres?) o con una Mente Suprema galáctica, etc., como yo mismo he experimentado, han sido reportados desde hace miles de años, no sólo por los ignorantes, los supersticiosos, y los ingenuos, sino que a menudo por las mentes más lúcidas que conocemos (Sócrates, Giordano Bruno, Edison, Buckminster Fuller, etc.). Tales experiencias son reportadas diariamente a parapsicólogos y han sido experimentadas por científicos como el Dr. John Lilly. El Dr. Kenneth Ring ha atribuido estos fenómenos a lo que él llama, muy apropiadamente, “el inconsciente extraterrestre”.

El Dr. Leary sugiere que el circuito VIII es literalmente neuroatómico —infra, supra y metafisiológico— un sistema cuántico de comunicación que no requiere un recipiente biológico. El intento de construir un modelo cuántico de la conciencia y/o un modelo consciente de la mecánica cuántica de los físicos inspirados mencionados previamente (el Prof. John Archibald Wheeler, Saul-Paul Sirag, el Dr. Fritjof Capra, el Dr. Jack Sarfatti, etc) indica claramente que la “conciencia atómica” sugerida inicialmente por Leary en The Seven Tongues of God (1962) es el enlace explicativo que unirá a la parapsicología y la parafísica en la primera teología científica empírica experimental de la historia.



Cuando el sistema nervioso activa este circuito de nivel cuántico, el espacio-tiempo queda anulado. Se trasciende la barrera de la velocidad de la luz de Einstein, y en la metáfora del doctor Sarfatti escapamos del “chauvinismo electromagnético”. La conteligencia (conciencia-inteligencia) dentro de la cabina de proyección cuántica es todo el “cerebro” cósmico, al igual que la micro-hélice de ADN es el cerebro local que guía la evolución planetaria. Como dijo Lao-tse desde su propia perspectiva del circuito VIII, “lo más grande está dentro de lo más pequeño”.

Incluso en su último libro Email to the Universe, Bob seguía respaldando la idea de la “energía consciente”, o del universo consciente que se autocontempla, o del “modelo cuántico o no-local de la conciencia”:

También sospecho que este mundo muestra signos de diseño inteligente, y sospecho que dicha inteligencia actúa a través de la retroalimentación de todas las partes con todas (las otras) partes y sin una soberanía centralizada, como Internet; y que no funciona jerárquicamente, al estilo de un despotismo oriental, una corporación estadounidense o la teología cristiana.




-------------------------------------------------------

Algunas notas:

Página 434: “En Ingolstadt eran las 18:45, y el Conde Drácula y sus Novias estaban brindando una versión raga-rock de una vieja canción de los dibujos animados de Walt Disney”. Los autores incluyen un fragmento de la letra:

YOU'RE NOTHING BUT A NOTHING
YOU'RE NOT A THING AT ALL

…lo cual nos permite dilucidar que se trata de la canción que le cantan los murciélagos al ratoncito volador de este corto de 1934 de Disney, The Flying Mouse:



En la página 435 aparece Jean-Paul Sartre:

“Hey,” dijo Clark Kent, “miren a ese francés que está ahí”.

“¿Si?” dijo uno de los Superhombres.

“Es Jean-Paul Sartre ¿Quién se hubiera imaginado verlo aquí?” Kent sacudió la cabeza.

“Espero que se quede hasta que toquemos nosotros, ¡Mierda, ese tipo ha influido mucho en mí! Escuchará su influencia en nuestra música”.

“Ese es tu viaje, man,” dijo otro de los Superhombres, “a mí me importa un carajo lo que cualquier blanquito de mierda piense sobre nuestra música”.

Más adelante volverá a aparecer como personaje...




Sobre las diferentes organizaciones Illuminati que menciona Cartwright en la página 437, (los Antiguos Bávaros Conspirados, la Nueva Baviera Conjurada y los Conspiradores Bávaros Secretistas), ver en la entrada anterior el pasaje de Historia Discordia donde se cita un fragmento del The Dreadlock Recollections de Kerry Thornley.

Cartwright también menciona que los Illuminati manejan la industria cinematográfica (pág. 438):

Gunga Din y El Ciudadano Kane son los ejemplos más conocidos. Ésos dos filmes están especialmente repletos de referencias, símbolos, mensajes codificados y propaganda subliminal Illuminati. ‘Rosebud’ (Pimpollo de rosa), por ejemplo, es el nombre en código del símbolo Illuminati más antiguo, la Rosa Cruz. Ya sabe lo que eso significa”

El Dr. Horace Highsmith, íntimo amigo mío y dirigente de la Sociedad John Dillinger Murió por Ti, ha escrito un análisis de Gunga Din señalando el verdadero significado tras los thugs, la maligna diosa Kali, el foso lleno de serpientes, el remedio de elefante, el toque del clarín en la cima del templo, y otras cosas más. Gunga Din celebra la imposición de la Ley y el Orden en un área aterrorizada por criminales adoradores de una diosa que engendra maldad y caos. Los thugs son una caricatura de los Discordianos, y los ingleses representan la forma en que los Illuminati se ven a sí mismos

La primera vez que leí Illuminatus me percaté de que el análisis que Naismith hace de Gunga Din, por cierto, es 100% aplicable también a Indiana Jones y el Templo de la Perdición: “la imposición de la Ley y el Orden en un área aterrorizada por criminales adoradores de una diosa que engendra maldad y caos”.

Por cierto, uno de los protagonistas de Gunga Din es Cary Grant, uno de los actores favoritos de RAW, y sobre quien escribió en varios de sus libros (sobre todo en Cosmic Trigger II); Orson Welles dirige y protagoniza el clásico Citizen Kane, y era otro de los preferidos de Wilson (escribe largo y tendido sobre él en Cosmic Trigger III). La referencia a ‘Rosebud’ volverá a aparecer en Illuminatus.




-------------------------------------------------------

5s y 23s: “Aquí están las cinco historias alternativas, dijo Gruad”, “Hoy junté cinco estampillas - un nuevo record”, “Luego de cinco días sin estampillas hoy obtuve una, hermosa, muy vistosa” (pág. 430); “envíaselo a Jorge a la Calle Hassan 15, Argel 8” (15+8=23) “Cinco toneladas de lino”, “dentro de dos o tres años” (pág. 431); “El único lugar donde se juntaban los cinco Illuminati Primi era en el Gran Salón de Gruad en Agharti” (pág. 432); “Era el quinto y más formidable Illuminatus Primus” (pág. 433); “abrazaba la valija con sus cinco millones de dioses verdes” (pág. 435); “Considere el desastre del General Slocum el 15 de Junio de 1904, por ejemplo. Note que 19+04= 23” (pág. 438); “hace cinco años, este tipo Celine se infiltró en la Marina de los EEUU y robó un submarino” (pág. 439)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada