jueves, 8 de septiembre de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS: SEMANA 38

Lectura de Illuminatus semana 38

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 419 a la 429)




Conocemos al temible Hassan i Sabah X, líder del Culto de la Madre Negra; Tobías Knight nos sigue contando la historia de cómo llegó a ser el primer agente secreto quíntuple de la historia; Harry Coin es iniciado al discordianismo por la Srta. Portinari; y finalizamos La Manzana Dorada y comenzamos Leviatán, el último libro de la Trilogía...

-------------------------------------------------------

En Historia Discordia, Adam Gorightly nos cuenta la historia de la aparición de Hassan i Sabbah X a través de la correspondencia entre los discordianos originales:

Louise Lacey y Kerry Thornley


En la página 420 de Illuminatus! se nos presenta a Hassan i Sabbah X, un personaje que – según parece – fue conceptualizado por primera vez por Kerry Thornley en esta carta de agosto de 1968 dirigida a su colega discordiana Louise Lacey (también conocida como Lady L., F.A.B.), como parte de la Operación Jodementes, la conspiración clandestina de la Sociedad Discordiana para iluminar a la oposición.


Carta de Kerry Thornley a Louise Lacey con fecha del 7 de agosto de 1968.
Cortesía de Louise Lacey.


La visión de Thornley para el personaje era la de un “escritor negro” que eligió el nombre “como una broma un poco extravagante, ya que Hassan i Sabbah era el hereje musulmán que fundó la secta de los Asesinos, en la cual se inspiraron los Roshaniya (o los Iluminados), que a su vez inspiraron a los Alumbrados de España y a los Illuminati de Baviera...”

Hassan i Sabbah X parece una combinación de otros radicales negros ​​con base en la zona de Berkeley/Oakland en esa época, quizás inspirado en cierta medida por el Pantera Negra Eldridge Cleaver, que se hizo muy amigo de Louise Lacey mientras ambos trabajaban juntos en la revista Ramparts.

También identificado en la carta de Thornley como parte de esta conspiración Illuminati-Discordiana aparece Paul Encimer (también conocido como Dr. Confusion) que – entre otras actividades – publicó la Saint John’s Bread, una revista contracultural de finales de los años 60 que publicó el poema clásico de Thornley, “Illuminati Lady”, así como otros escritos Discordianos. (Encimer reside actualmente en el norte de California, donde está comprometido en causas activistas.)

Thornley – al igual que su colega Discordiano Robert Anton Wilson (RAW) – estaba muy versado en la mitología Illuminati y ambos intercambiaban ideas sobre el tema durante ese período.


Nota de Robert Anton Wilson para Kerry Thornley en una hoja con membrete de Playboy. Cortesía de los archivos de Discordianos.


Estas conversaciones Illuminati se manifestaron finalmente en el correo Playboy Advisor de abril ‘69, del que RAW era editor, y en efecto fue el propio RAW – con el aporte de Thornley – quien compuso tanto la pregunta como la respuesta. (Ver en Illuminatus, página 26, Memo nº 4 y página 45, Memo Nº 8)



Además, esta carta y la respuesta del Playboy Advisor mencionan a un grupo del campus de Berkeley, que se identificaba como “los Illuminati de Baviera” y emitía comunicados de prensa sobre todo tipo de asuntos extraños. Resulta que Louise Lacey formaba parte de este grupo, a pesar de que en realidad no recuerda mucho sobre esa movida aparte de que era un colectivo de anarquistas del campus que, efectivamente, diseminaba historias Illuminati inventadas de la misma manera que hacían Thornley, RAW y otros conspiradores Discordianos que participaban de la Operación Jodementes.

Sharon Presley fue otro miembro de este grupo de Berkeley. Como Presley reveló a Jesse Walker en The United States of Paranoia: “realmente tuvimos un grupo de estudiantes reconocido por la universidad llamado los Illuminati de Baviera... los estatutos eran un chiste; obviamente ningún burócrata los leyó en realidad”

Quizás una de las claves que envió a Thornley, a RAW y a sus colegas Discordianos por este agujero de conejo de la Operación Mindfuck y los Illuminati, fue un tipo llamado Allan Chapman (mencionado en la pregunta del Playboy Advisor), uno de los muchos investigadores no oficiales (también conocido como los Irregulares de la Plaza Dealey) que asistían a Garrison en la investigación del asesinato de J.F. Kennedy.

Chapman suscribía a la teoría de que los Illuminati estaba detrás de la conspiración del asesinato de JFK, y que estos mismos iluminados también controlaban todas las principales cadenas de televisión. Como señaló Thornley:

“Wilson y yo fundamos los Illuminati Anarquistas de Baviera para dar a Jim Garrison un dolor de cabeza, ya que uno de sus partidarios creía que los Illuminati poseían todas las principales cadenas de televisión, los Conspiradores Bávaros Secretistas (CBS), los Antiguos Bávaros Conspirados (ABC) y los Nefastos Bávaros Conjurados (NBC)” (The Dreadlock Recollections)

Chapman también era el autor de la teoría de que uno de los tiradores de JFK se había escondido dentro de un colector de aguas pluviales de la Plaza Dealey. Basado en esto, Garrison más tarde informó a los medios de comunicación controlados por los Illuminati que el balazo mortal fue “disparado por un hombre ubicado en un desagüe pluvial”.


Foto del agujero del desagüe de la Plaza Dealey de los archivos de la guarnición de investigación.

De acuerdo con RAW, estas travesuras de la Sociedad Discordiana pusieron una nueva mitología en movimiento:

Las revelaciones discordianas parecieron haber presionado un botón mágicko. Comenzaron a aparecer nuevas revelaciones sobre los Illuminati en todas partes, tanto en publicaciones de extrema derecha, como de ultraizquierda. Esto definitivamente no provenía de los discordianos. De hecho, un artículo del Los Angeles Free Press en 1969 reproducía la grabación de una entrevista telefónica a una persona de color que afirmaba representar a la “Misa Negra” (the Black Mass), una conspiración Afro-Discordiana de la que nunca habíamos oído hablar. Se adjudicó crédito, en nombre de la Misa Negra y los discordianos, por todos los atentados que habían sido atribuidos a la agrupación Weather Underground. (Disparador Cósmico)

En una entrevista de 2003 con este autor, RAW señaló que el discordiano negro de la llamada telefónica al Los Angeles Free Press se había identificado a sí mismo como “Hassan-i-Sabbah X”. Con el tiempo, el nombre de Hassan-i-Sabbah X aparecería en una cantidad de escritos Discordianos relacionados, – incluyendo Illuminatus – así que, al parecer, el artículo sobre la “Misa Negra” del Los Angeles Free Press fue una broma de la Sociedad Discordiana que pudo haber sido perpetrada por Kerry Thornley, aunque Thornley nunca admitió su rol en este engaño. En cualquier caso, el artículo en cuestión preocupó mucho a Greg Hill, ya que asociaba al Discordianismo con actividades terroristas.

En una carta a Greg Hill con fecha del 24 de de enero de 1971, Thornley escribió: “Estoy bastante seguro de que la entrevista de Los Angeles Free Press fue obra de Mord (Robert Anton Wilson) – ya que en ella veo signos de su estilo y su sentido del humor...” Sin embargo, hay que señalar que un miembro de la Sociedad Discordiana, Roger Lovin (alias Fang, el Que No se Lava), trabajó para el Los Angeles Free Press en el período de 1969-1972, por lo que su nombre también se puede añadir a la lista de sospechosos que pudieron haber perpetrado este ardid – si es que de hecho fue un engaño. Una explicación más perturbadora sería que ni RAW, ni Thornley ni Lovin tuvieran nada que ver con el artículo de la “Misa Negra”, y al igual que muchos otros sucesos extraños que rodearon la vida de Kerry Thornley, la respuesta seguirá permaneciendo en el misterio para siempre.

-------------------------------------------------------

En la entrada de la semana 33 decíamos que Hod – la séfira en la que nos encontramos en este pasaje – representaba la astucia y la perspicacia, y que el dios que la representa, Hermes, había sido una divinidad trickster en su niñez – ver la anécdota del robo del ganado deApolo. Pues, bien: en el fragmento de esta semana vemos que varias tramoyas, trampillas, y trucos conspirativos al mejor estilo trickster de Hod quedan al desnudo.

Primero vemos que El Culto de la Madre Negra de Hassan i Sabbah X – un grupo de militantes negros supuestamente súper secreto y extremista – en realidad es controlado por los Illuminati. Otra cosa es que, cuando Tobías Knight recibe la contraseña para contactar a la Legión de la Discordia Dinámica, descubre que es la misma contraseña thelémica que utilizaba la A:.A: “haz lo que quieras, ésa es toda la Ley; Amor es la Ley, Amor bajo Voluntad”. ¿La LDD y la A:.A eran una misma organización y Knight no lo sabía?

Las serpientes del caduceo de Hermes son uno de los símbolos de Hod; y en la página 421, en la visión causada por una droga psicodélica (presumiblemente AUM) que la Srta. Portinari le suministra, Harry Coin ve a Uroboros, una serpiente que muerde su propia cola: “Ese soy yo. Mucha gente me ha dicho que soy flaco y largo como una víbora”.

Ya habíamos mencionado a Tobías Knight y sus diferentes personalidades como a un representante de Hod; ahora también descubrimos que no es el único agente múltiple (aunque tal vez sí el único quíntuple): la Srta. Mao también lo es – y luego veremos que lo es en un sentido muy literal. Pero esto no es todo; se nos revela otro retorcido truco perspicaz y conspirativo al estilo Hod: Jim Cartwright, el Sheriff del Condado de Mad Dog, en cuya cárcel había una extraña capilla Illuminati, ¡trabaja con los discordianos! Es decir, entonces, que el ataque de los discordianos a la cárcel de Mad Dog para rescatar a George Dorn había sido una mera puesta en escena, un false flag para mantener las apariencias...



A partir de la página 424 dejamos atrás la esfera de Hod e ingresamos en la novena séfira, llamada Yesod; en Los Misterios de la Cábala, Stuart Holroyd nos dice:

Yesod, el Fundamento o Creación, es la novena séfira y es la base de todas las fuerzas activas en la divinidad. Representa la creatividad, tanto sexual como mental. Cuando se adopta la figura de un hombre para ilustrar los séphiroth, Yesod ocupa el lugar de los genitales. Su número es el 9, el mismo utilizado para las ceremonias de iniciación mágickas y ocultistas. Su esfera es la correspondiente a la Luna, siendo ésta el planeta de la magia. Su facultad armonizadora de los impulsos irracionales de Netzach y de los poderes intelectuales de Hod le confiere un enorme poderío mágico. Se le asocia con el elefante por ser este una combinación de vigor e inteligencia.



Y en Qabalah, Qlifoth, Y Magia Goética, Thomas Karlsson dice:

Yesod es la Sefira que está más cerca del plano material. Esta es la Serifa de los sueños y las fantasías y acumula las fuerzas de las otras Sefirot y las transmite al plano material. Yesod se asocia con las energías astrales y la sexualidad.

Podríamos ver a Netzach (pasión, sueños, ilusiones) como la Tesis, y a Hod (inteligencia, intuición, realización) como la Antítesis, entonces Yesod – en el vértice del triángulo inferior del Árbol de la Vida – podría ser visto como la Síntesis de las dos, y el último escalón en el descenso al mundo material (Malkut, la décima séfira)



-------------------------------------------------------

“¡Está vivo!” gritó, “¡Jesús y su puta madre!” (...) Harry se sintió avergonzado, solamente había sido una alucinación, y murmuró “disculpe mi lenguaje, señorita”.

“No te disculpes” dijo ella cortante. “Las verdades más importantes siempre aparecen primero como blasfemias u obscenidades. Es por eso que todos los grandes innovadores siempre fueron perseguidos. Y los sacramentos también parecen obscenos para alguien que los ve desde afuera. La eucaristía solamente es canibalismo sublimado para el que no ha despertado. Cuando el Papa besa los pies de los laicos, para alguna gente parece solamente un viejo fetichista. Los ritos de Pan lucen como una orgía suburbana”.

Con respecto a este fragmento de la página 421, los autores se explayan un poco más sobre el tema en el Apéndice Lamed: las Tácticas Mágickas (ver a partir de la página 593).

Luego (págs. 421/422) hay un par de juegos de palabras; en la visión, Harry ve a Cristo (con rostro de halcón=Horus) que dice “este es mi bodhi”, un chiste en alusión a la eucaristía y al budismo, “este es mi cuerpo”, ya que en inglés body es cuerpo, que es fonéticamente igual a bodhi. Luego ve a Buda debajo del árbol bodhi, que dice “taTVam asi” (tú eres eso), y luego ve las hojas que caían del árbol como pequeñas pantallas de TV...   

-------------------------------------------------------

En la página 423 finalizamos La Manzana Dorada y en la página siguiente comenzamos con el último libro de la trilogía: Leviatán.

Al comienzo del Noveno Viaje figura una cita del Principia Discordia, la descripción de un juego discordiano llamado “Hundido” (Sink); si bien tanto en el Principia como en Illuminatus la autoría de este juego es adjudicada a un o una tal “Ala Hera”, Adam Gorightly nos cuenta en esta entrada de Historia Discordia que “el verdadero autor discordiano del ‘hundido’ era mejor conocido como Dr. Mungojerry Grindlebone o simplemente ‘Mungo’ (cuyo nombre real era Bob McElroy), un agente activo en la temprana escena discordiana de Nueva Orleans de finales de los años 60”.


“Hundido”, Principia Discordia


En las dos primeras páginas de Leviatán Wilson y Shea nos ofrecen dos extensas listas de las bandas de rock que van a participar en el festival de Ingolstadt; la mayoría son ficticias, pero entremezcladas hay varias bandas y solistas reales: Mick Jagger, Joan Baez, Steppenwolf, Dr. John & the Night Tripper, the Human Beings (que figura en la lista de la traducción como los Seres Humanos), the Zombies, y Nirvana (esta última en referencia a la banda inglesa de los 60s, obviamente, y no a la de Kurt Cobain de los 90s).

Steppenwolf – Born to Be Wild

The Human Beings – Ain’t That Lovin’ You Baby

The Zombies – Time of the Season

Nirvana – Rainbow Chaser

Dr. John the Night Tripper – Gris Gris


En RAWIllumination.net, Tom Jackson señala que estas enumeraciones exhaustivas y casi ridículas de bandas y músicos parecen ser un homenaje a James Joyce. Comparen los fragmentos de Illuminatus de las páginas 426/427 con este párrafo del capítulo 12 (conocido como “los Cíclopes”) del Ulises de James Joyce donde el narrador se encuentra en un bar con un personaje al que llama “el ciudadano”:

Vestía un largo ropaje sin mangas de piel de buey recién desollado que le llegaba a las rodillas en amplia falda e iba ceñido en torno por un cinturón de paja y juncos trenzados. Debajo de eso llevaba bragas de piel de ciervo, toscamente cosidas con tripa. Sus extremidades inferiores iban enfundadas en altos borceguíes de Balbriggan teñidos con púrpura de liquen, estando sus pies calzados con abarcas de piel de vaca curtida con sal, enlazadas con tráqueas del mismo animal. De su cinturón pendía una fila de guijarros de mar que se balanceaban a cada movimiento de su prodigiosa figura, y en ellos estaban grabadas, con arte tosco pero impresionante, las imágenes tribales de numerosos héroes y heroínas de la antigüedad, Cuchulin, Conn el de las cien batallas, Niall el de los nueve rehenes, Brian de Kincora, el Ardri Malachi, Art MacMurragh, Shane O’Neill, el Padre John Murphy, Owen Roe, Patrick Sarsfield, Red Hugh O’Donnell, Red Jim MacDermott, Soggarth Eoghan O’Growney, Michael Dwyer, Francy Higgins, Henry Joy M’Cracken, Goliat, Horace Wheatley, Thomas Conneff, Peg Woffington, el Herrero de la Aldea, el Capitán Clarodeluna, el Capitán Boycott, Dante Alighieri, Cristóbal Colón, San Fursa, San Brandán, Marshall McMahon, Carlomagno, Theobald Wolfe Tone, la Madre de los Macabeos, el Último Mohicano, la Rosa de Castilla, el Representante de Galway, el Hombre que Hizo Saltar la Banca en Montecarlo, el Hombre en la Brecha, la Mujer que Dijo No, Benjamin Franklin, Napoleón Bonaparte, John L. Sullivan, Cleopatra, Savourneen Deelish, Julio César, Paracelso, Sir Thomas Lipton, Guillermo Tell, Miguel Ángel, Hayes, Mahoma, la Novia de Lammermoor, Pedro el Ermitaño, Pedro el Enredador, Rosaleen la Morena, Patrick W. Shakespeare, Brian Confucio, Murtagh Gutenberg, Patricio Velázquez, el Capitán Nemo, Tristán e Isolda, el primer Príncipe de Gales, Thomas Cook e Hijo, el Soldadito Valiente, Arrah na Pogue, Dick Turpin, Ludwig Beethoven, la Bella Irlandesita, Waddler Healy, Angus el Culdee, Dolly Mount, Sidney Parade, Ben Howth, Valentine Greatrakes, Adán y Eva, Arthur Wellesley, Boss Croker, Heródoto, Jack el Matagigantes, Gautama Buda, Lady Godiva, el Lirio de Killarney, Balor el del Mal de Ojo, la Reina de Saba, Acky Nagle, Joe Nagle, Alessandro Volta, Jeremiah O’Donovan Rossa, Don Philip O’Sullivan Beare. Una jabalina de granito aguzado descansaba tendida junto a él mientras a sus pies reposaba un salvaje animal de la tribu canina, cuyos jadeos estertorantes anunciaban que estaba sumido en inquieta somnolencia, suposición confirmada por roncos gruñidos y movimientos espasmódicos que su amo reprimía de vez en cuando mediante tranquilizadores golpes de un poderoso garrote toscamente formado con piedra paleolítica.



En las dos últimas páginas del fragmento de esta semana, los autores se sumergen del todo en los Mitos de Illuminatus; en esta Síntesis de Yesod (como decíamos más arriba) hay más revelaciones de las ideas ocultas de Netzach y de las tramoyas subrepticias de Hod: en la página 428 nos enteramos que – demás del false flag de la cárcel de Mad Dog – el atentado con explosivos a la oficina de la revista Confrontación también resulta haber sido un autoatentado perpetrado por el propio Joe Malik con la ayuda de Tobías Knight; y que dos figuras históricas supuestamente fallecidas en realidad están vivas y trabajan para los Illuminati: la que ya conocíamos, el ladrón de bancos John Dillinger (que creíamos enemigo acérrimo de los Illuminati y fiel al discordianismo, es ‘en realidad’ un agente doble), y el ex presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt, que está a cargo del Monitor de la Monotonía.



Siguiendo los Mitos de Illuminatus, vemos que estos Illuminati son realmente minuciosos en el control oculto que detentan: primero vemos que ‘monitorean’ los “asuntos del ghetto” a través de la tapadera del Culto de la Madre Negra. Allí supuestamente vigilan incluso al milímetro el porcentaje de adictos que debe haber para mantener las cosas bajo control; Tobías Knight piensa (pág. 419) “comencé a darme cuenta de que utilizaba el término monitorear en el sentido estrictamente cibernético”. Wilson y Shea nos tiran un par de pistas más de cómo imaginan la estructura diabólicamente piramidal y entretejida de la Orden: en la página 362 ya nos habíamos enterado que los cuatro integrantes de la banda Asociación Médica Americana, los hermanos Saure, eran cuatro de los cinco Illuminati Primi, los líderes máximos de la organización – queda saber quién es el/la quinto/a, jeje. Ahora nos cuentan que la base de operaciones de los Cinco Illuminati Primi está en Agharti (ver entrada de la semana 19 bis), y que poseen centros de monitoreo por todo el mundo, como la sala del Control Caimán del Monitor de la Monotonía, donde Franklin D. Roosevelt – que en el hipotético 1976 en el cual supuestamente transcurre la novela no ha muerto – oficia de jefe y le explica a Dillinger (pág. 429) algunos manejes de los Illuminati, que resultan ser meticulosos hasta en los pequeños detalles:

New York y Chicago son nuestros experimentos principales para probar el nivel de tolerancia de los memanos (meros humanos, en la jerga Illuminati). En Chicago nos concentramos exclusivamente en la fealdad y en la brutalidad, mientras que en New York llevamos a cabo un estudio de largo alcance sobre el aburrimiento. Allí es donde actúa el Control Caimán. Debemos mantener al mínimo la cantidad de caimanes en las alcantarillas, así el Departamento Sanitario no reactiva su propio Proyecto de Control de Caimanes, lo cual sería una oportunidad para la aventura y para reavivar cierta mística de cazador que poseen los memanos jóvenes. Quitamos los trolebuses por la misma razón: abordarlos era más divertido que subir a un autobús. Créeme, Monitorear la Monotonía es una parte muy importante del proyecto de New York

Como decíamos, hemos podido vislumbrar un poco de la estructura de la “conspiración más exitosa de la historia” de los Mitos, y si bien los autores nunca son muy explícitos sobre ella nos dejan ver algunos de sus entretelones: los Illuminati Primi son cinco y manejan todo el circo. Luego vienen (tal vez) los Illuminati Veri, muy por debajo están los Illuminati Prelator (como Tobías Knight), y además están los “scanners”, los telépatas que monitorean la organización y buscan “fugas mentales”, llamados Illuminati Magi (ver pág. 429).



Otro guiño al folklore conspiranoico es el que los autores hacen a través del ex presidente Roosevelt cuando dice (pág. 429): “Además esto no es tan malo, considerando cómo reaccionaron en Agharti cuando las revelaciones sobre Pearl Harbor empezaron a aflorar a fines de los 40s. No manejé ese asunto con mucha elegancia, como sabes, y ellos tenían derecho a bajarme de categoría”. Al señalar que “No manejó el asunto con mucha elegancia” se refiere a que – según muchas teorías – EEUU “buscó a propósito” provocar un ataque por parte de Japón para así manipular y convencer a la opinión pública – hasta entonces reticente – de se debía intervenir en la guerra. Muchos opinaron que el traslado de la Flota del Pacífico a Hawáii desde su base anterior en San Diego ordenado por Roosevelt fue una provocación descarada y obvia contra el Imperio Japonés. La teoría dice que, si bien no se trató de un false flag en el sentido literal, sí fue una movida deliberada de EEUU para hacer que Japón cayera en la trampa y al mismo tiempo convencer a la nación de que debían entrar en la Segunda Guerra Mundial. En cuanto a “las revelaciones sobre Pearl Harbor empezaron a aflorar a fines de los 40s”, los autores hacen referencia a las críticas que recibió Roosevelt por parte de la oposición por su decisión intervencionista y belicista, como cuenta Robert Anton Wilson en un artículo llamado Izquierda y Derecha: Una Perspectiva No-Euclidiana:

Me di cuenta nuevamente de la técnica de control del pensamiento, por lo que leí a todos los revisionistas que pude encontrar. Ellos me convencieron de que los liberales del New Deal habían mentido deliberadamente, manipulando a los EE.UU. para entrar a la Segunda Guerra Mundial y que siguieron mintiendo sobre lo que habían hecho una vez finalizada la guerra. (De hecho, todavía siguen mintiendo.)

El revisionista que más me impresionó fue Harry Elmer Barnes, un liberal clásico que era un tanto marxista (en su metodología) - es decir, en su manera de buscar factores económicos detrás de las acciones políticas. Me hizo gracia y me disgustó el intento de las pandillas del New Deal de desprestigiar al profesor Barnes tildándolo de reaccionario de derecha. Barnes, de hecho, fue un defensor de las ideas progresistas en la educación, la economía, la política, la criminología, la sociología y la antropología toda su vida, pero el New Line Party lo había mancillado tanto que algunas personas sólo lo conocían como el crítico cascarrabias de Roosevelt y asumían que era un republicano de Taft o incluso un pro-nazi. De hecho Barnes apoyó la mayor parte de las políticas domésticas del New Deal, y sólo disintió con el dogma liberal en su oposición a la difusión del aventurismo y el militarismo americano por todo el mundo.

Charles Beard, otro gran historiador de principios liberales clásicos, coincidió en que Roosevelt deliberadamente nos había mentido en la Segunda Guerra Mundial y fue calumniado en la misma manera que el profesor Barnes. Esto no me animó a tener fe en las líneas partidarias, aunque se autodenominasen modernas, liberales, o progresistas.

-------------------------------------------------------

5s, 17s, y 23s: “Golpea cinco veces” (pág. 419); “Piensa en lo que dijiste. Como tiene cinco palabras y encaja en la Ley de los Cincos, es especialmente significativo” (pág. 421); “yo sabía que simplemente estaba buscando un quinto grupo de hilos”, y “Supongo que era inevitable, por la Ley de los Cincos. Bienvenido al quinto anillo del Circo de Cinco Anillos más viejo del mundo” (pág. 423); “El 23 de Abril, mientras Simon y Mary Lou escuchaban a Clark Kent y sus Superhombres”, y “un Volvo pintado de diecisiete colores fosforescentes” (pág. 426); “Apéndice 23” (pág. 427); “el 23 de Abril, mientras Joe Malik y Tobias Knight estaban colocando la bomba en la oficina de Confrontación”, “Celine ha aparecido cinco veces en banquetes y otros acontecimientos sociales”, y “Programó el cronómetro para las 2:30 AM” (pág. 428)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada