viernes, 29 de julio de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS: SEMANA 33

Lectura de Illuminatus semana 33

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 364 a la 374)



00005, buscando a los supuestos BUGGERS, entra en una iglesia bastante particular y tiene un encuentro con una criatura lovecraftiana que lo envía a otra dimensión; allí conoce al Dealy Lama, líder del erisianismo, quien le relata la ‘verdadera’ historia de la manzana dorada de Eris...

-------------------------------------------------------

Esta semana comenzamos con el Libro 4 o BEAMTENHERRSCHAFT. Usando la ayuda de los apéndices de Illuminatus, en la página 576 vemos que Beamtenherrschaft es la era de la burocracia en la teoría Illuminati de la Historia.

También iniciamos el Octavo Viaje, o Hod; un buen resumen de esta séfira es brindado por Stuart Holroyd en Los Misterios de la Cábala

Hod, la Majestad o el Esplendor, recibe el número 8. Esta fuerza femenina representa las cualidades superiores de la mente, como la razón y la lógica, pero igualmente simboliza la intuición y la perspicacia, ambas sospechosas a los ojos de los cabalistas. Representa la sabiduría, así como la superchería y la astucia. Su planeta es el homónimo del dios de la inteligencia y la magia, Mercurio, asociándose a Hod las serpientes de su caduceo. La imagen contemplativa que le corresponde es un hermafrodita, símbolo igualmente del mercurio en la alquimia.

Hod convierte los deseos y la fuerza que irradia desde Netzach en algo concreto. Hod está asociado con la inteligencia y la comunicación.



Como decíamos en la entrada de la Semana 23, El Deshonesto Libro de las Mentiras – al que aquí se hace referencia en la página 365 – es ficticio y Mordecai Malignatus era el nombre discordiano de Robert Anton Wilson; el nombre del libro parece ser un guiño de RAW a uno de los escritos de Kerry Thornley que más le gustaban: El Honesto Libro de la Verdad. Tanto la historia del “buscador de la paz” y el Alto Capellán como el título del fragmento citado, “El Libro de la Ternura de la Abuela”, parecen ser referencias a un relato zen (el cual a veces la menciona como “bondad maternal”) protagonizado por el maestro Lin Chi y que ya reprodujimos en la entrada de la Semana 11.

-------------------------------------------------------



Desde el comienzo, el fragmento de esta semana está plagado de referencias lovecraftianas; Fission Chips, también conocido como el agente 00005, cree que los BUGGERS – supuesto grupo de narcotraficantes con los que 00005 está obsesionado, a pesar de que todos dudan de su existencia – han asesinado a su amante, Concepción Galore, en Santa Isabel, la capital de Fernando Poo (aunque yo tengo otra teoría, ver entrada de la Semana 11). En su búsqueda va a la iglesia de la secta Sabiduría Estelar (Starry Wisdom), un culto que aparece originalmente en el cuento El Morador de las Tinieblas, de H. P. Lovecraft (1935). 00005 descubre que aquella secta no tenía nada que ver con el cristianismo, y que la iglesia era muy extraña y contenía elementos pasmosos:

Las bancas parecían diseñadas para jodidos reptiles, observó - una iglesia debía ser incómoda, por supuesto, eso es bueno para el alma, pero aquello era… bueno, muy grotesco -. Todo era retorcido, reflexionó disgustado.

Si bien este es un elemento recurrente en la obra de H.P.L., la mención al extraño diseño de los asientos y el recurso de imaginar a los ocupantes mediante la observación del mobiliario me hizo recordar – salvando las distancias – a un cuento de Jorge Luis Borges llamado There Are More Things (incluido en El Libro de Arena) inspirado por y dedicado a Lovecraft:

El comedor y la biblioteca de mis recuerdos eran ahora, derribada la pared medianera, una sola gran pieza desmantelada, con uno que otro mueble. No trataré de describirlos, porque no estoy seguro de haberlos visto, pese a la despiadada luz blanca. Me explicaré. Para ver una cosa hay que comprenderla. El sillón presupone el cuerpo humano, sus articulaciones y partes; las tijeras, el acto de cortar. ¿Qué decir de una lámpara o de un vehículo? El salvaje no puede percibir la biblia del misionero; el pasajero no ve el mismo cordaje que los hombres de a bordo. Si viéramos realmente el universo, tal vez lo entenderíamos. Ninguna de las formas insensatas que esa noche me deparó correspondía a la figura humana o a un uso concebible. Sentí repulsión y terror.

Luego continúan las referencias a los Mitos de Cthulhu: vitrales con figuras de Shoggoths (ver entrada de Semana 19) y ‘San Sapo’, y un púlpito que en vez de la Biblia tiene un ejemplar del Necronomicon; la cita sobre Yog-Sothoth que 00005 lee en el Necronomicon – que, dicho sea de paso, es la misma que había referido Simon Moon en la página 204 – fue tomada de El Horror de Dunwich, el cuento de H. P. Lovecraft de 1929, y la frase completa dice: “Yog-Sothoth conoce la puerta. Yog-Sothoth es la puerta. Yog-Sothoth es la llave y el guardián de la puerta. Pasado, presente y futuro, todo es uno en Yog-Sothoth”.

Luego, el desventurado 00005 se topa tête à tête con ‘San Sapo’, una criatura que luego el Dealy Lama identifica con otra deidad lovecraftiana: Tsathoggua. 

“¿Tsathoggua?” repitió Chips. “Pensé que el nombre de ese aborto era San Sapo”.

“Ese es uno de sus nombres, para ser exactos. Cuando apareció por primera vez, en Hiperboria, fue conocido como Tsathoggua, y ése es el nombre con el que figura en los Manuscritos Pnakóticos, el Necronomicon y otros clásicos. Los altos sacerdotes atlantes Klarkash Ton y Lhuv Kerapht escribieron las mejores descripciones que existen de él, pero sus trabajos no han sobrevivido más que en nuestros archivos privados”. (pág. 369)

Como bien dice el Dealy Lama, Tsathoggua forma parte del “ciclo de Hiperbórea” de Clark Ashton Smith (Klarkash Ton), y su primera aparición fue en el relato corto The Tale of Satampra Zeiros, de 1929; allí es descrita una estatua del dios:

(La imagen) estaba en cuclillas y era barrigona, su cabeza era más como la de un sapo monstruoso que como la de una deidad, y todo su cuerpo estaba cubierto con una imitación de pelaje corto, brindando una vaga sensación de ser una mezcla de murciélago y perezoso. Sus somnolientos párpados caían semicerrados sobre sus ojos globulares, mientras de sus gruesos labios salía la punta de una extraña lengua



Sin embargo, a pesar de la imagen, en el cuento de Smith Tsathoggua es una entidad protoplasmática sin forma; H.P. Lovecraft (Lhuv Kerapht) incluiría a este ser repulsivo en su mitología, y en El Horror en el Museo (coescrito con Hazel Heald en 1932) lo describe como una entidad “negra e informe” que puede cambiar de forma:

El negro Tsathoggua se modeló a sí mismo, desde una gárgola con aspecto de rana, a una larga y sinuosa línea con centenares de rudimentarios pies

Y en El Que Susurraba en las Tinieblas brinda más información, como por ejemplo que provenía de N'kai, el reino subterráneo de negras cavernas que se extiende por debajo de Oklahoma:

De N'kai procede aquel terrible Tsathoggua que usted debe de recordar. Tsathoggua, esa amorfa criatura divina, semejante a un sapo, mencionada en los Manuscritos Pnakóticos y el Necronomicon, y el ciclo mítico de Commorion preservado por el sacerdote atlante Klarkash-Ton.

El Tsathoggua de Illuminatus, en apariencia más físico que el de Smith y el de Lovecraft, envía a 00005 a un viaje por la “Dimensión Desconocida” (o eso es lo que nos parece). En este lisérgico viaje, Fission Chips cruza por paisajes extraños y personajes singulares; lo primero que ve es “un anciano de aspecto amargado vestido con ropas yanquis de fines del siglo pasado que iba murmurando algo sobre ‘Carcosa’”. Por si hicieran falta más referencias, el propio 00005 dice después que aquél hombre “debió ser Ambrose Bierce”. Bierce fue el creador de la mítica ciudad de Carcosa, que Lovecraft posteriormente sumara a los Mitos; Shea y RAW seguramente lo incluyeron en esa extraña dimensión debido al misterio que rodea a su muerte (Bierce desapareció en 1913 y su cadáver nunca fue hallado).

Luego se cruza a “cuatro italianos que parecían confundidos y que lo seguían en un Pontiac antiguo”; éstos no son otros que los sicarios que los Illuminati hicieron desaparecer, y que habían sido enviados por Eddie Vitelli por orden de don Maldonado para ultimar a Robert Putney Drake (ver página 270).

El “hombre negro, no de color o africano, si no realmente negro, sin rostro” coincide con la descripción de Nyarlathotep que H.P. Lovecraft brinda en Los Sueños en la Casa de la Bruja.

El “hombre de cabello blanco y notables ojos azules” que gritaba “¡Roderick Usher! mientras volaba” es Robert Putney Drake, que como recordaremos de una entrada anterior, no murió sino que fue arrojado por los Illuminati y los Lloigor a un destino “peor que la muerte, una vivisección del espíritu”.

Luego de ver una serie de barcos y aviones de distintas épocas, 00005 insinúa que aquella dimensión de locura es el lugar al que van a parar los barcos y aviones desaparecidos en el Triángulo de las Bermudas; pero a continuación, algo desconcierta al agente de la Corona:

Luego aparecieron una niña, un perro, un león, un hombre de lata y un espantapájaros. Un verdadero enigma: ¿Estaba recorriendo lugares reales, o lugares que existían solamente en las mentes de la gente? Y, ¿Cuál era la diferencia? Cuando aparecieron la tortuga, la morsa, el carpintero y otra niñita, mi fe en que hubiera tal diferencia comenzó a desmoronarse ¿Sería que alguno de esos escritores supo cómo entrar en aquel mundo alternativo, quinta dimensión, o lo que fuera?



Esta intromisión de personajes de libros (Dorothy y sus amigos de El Mago de Oz de Frank L. Baum, y Alicia de A Través del Espejo de Lewis Carroll – no incluyo a los Mitos de Cthulhu ya que, recordemos, en el universo de Illuminatus no son una ficción) en una dimensión alternativa pero aparentemente ‘real’ me recuerda a una teoría que John A. Keel sugiere en The Mothman Prophecies:

Hay una casa vieja en una calle bordeada de árboles en el Greenwich Village de Nueva York que alberga a un fantasma extraño. Hans Holzer y otros cazadores de fantasmas han incluido dicha casa en sus catálogos de lugares embrujados. El espectro ha sido visto por varias personas en años recientes. Viste una capa larga y negra y lleva un sombrero de ala ancha con la cual cubre sus ojos mientas recorre furtivamente las habitaciones. Algunos parapsicólogos autoproclamados han tejido todo tipo de fantasías alrededor de la aparición. Obviamente, se trataba de un espía durante la guerra revolucionaria que había sido atrapado y asesinado en la antigua vivienda.

Pero esperen. Este fantasma podría no ser miembro del club de las almas en pena. No hubo reportes de espectros hasta hace aproximadamente veinte años, luego de que el escritor Walter Gibson dejara la casa. Él era, y es, un autor extraordinariamente prolífico. Durante años escribió prácticamente una novela completa por mes, y muchas de esas novelas fueron escritas en la casa de Greenwich Village. Todas ellas estaban centradas en un personaje espectacularmente exitoso que Gibson creara en la década de los ‘30s, la Némesis de la maldad conocida como La Sombra. Si han leído algunas de las novelas de La Sombra, sabrán que era afecto a merodear por callejones oscuros vestido con una capa negra y un sombrero de ala ancha.

¿Por qué un espectro similar a La Sombra aparecería repentinamente en una casa antigua? ¿Podría ser algún tipo de residuo de la muy poderosa mente de Walter Gibson? Sabemos que hay personas que pueden mover objetos e incluso doblar cucharas y llaves solamente con el poder de sus mentes. La telepatía es ahora un fenómeno probado y verificado. Alrededor de un 10 % de la población tiene la habilidad de ver por encima o por debajo del espectro visible de la luz. Pueden ver radiaciones e incluso objetos invisibles para el resto de nosotros. La gente que ve fantasmas o a La Sombra vagabunda, posee dichas habilidades. Atisban formas que siempre han estado allí presentes a nuestro alrededor, como las ondas radiales, y cuando ciertas condiciones están dadas, pueden advertirlas claramente. Los tibetanos creen que la mente humana avanzada puede transformar esas energías invisibles en formas visibles llamadas tulpas, o proyecciones mentales. La tremenda concentración de Walter Gibson en sus novelas de La Sombra ¿habrá traído a la existencia inadvertidamente a un tulpa?

Por su parte, “Yog Sothoth Neblod Zin” (pág. 367) es una frase tomada de El Caso de Charles Dexter Ward de H.P Lovecraft – aunque figura como saludo de despedida en una carta dirigida al Dr. Allen/Joseph Curwen y su significado no es revelado. Sobre la exclamación “¡Tekeli-li!” ya hemos hablado en una entrada previa.

-------------------------------------------------------



En medio de su trip, 00005 cae en el cuartel Erisiano del Dealy Lama bajo la Plaza Dealy en Dallas, Texas. El Dealy Lama le informa que había sido él quien lo salvó del viaje mortal al que lo había lazado Tsathoggua, evitándole así un destino similar al de Robert Putney Drake.

“Las fuerzas del Mal, antes dispersas y en conflicto, se han agrupado bajo un mismo signo: el ojo en la pirámide. Las fuerzas del Bien también se han congregado, bajo el signo de la manzana”.

“Ya veo” asintió 00005. “¿Y usted quiere enlistarme del lado del Bien?”.

“Para nada” el viejo rió, sacudiéndose en su asiento con las carcajadas. “Quiero invitarte a permanecer aquí mientras esos malditos estúpidos pelean en la superficie. (...) He vivido tantísimos años…” habló con énfasis deliberado, “…porque me cago en el Bien y en el Mal”. (pág. 370)

Acto seguido el Dealy Lama le cuenta una versión diferente de la historia de la Manzana Dorada de Eris, donde la Diosa – también celosa por no haber sido invitada al banquete de los dioses – arroja una manzana psicotrópica que les provoca a los Olímpicos allí presentes una serie de visiones. Las visiones, que de paso ilustran magistralmente la teoría Illuminati de la Historia y sus cinco etapas (Caos, Confusión, Discordia, Burocracia y Desenlace o Tesis, Antítesis, Síntesis, Paréntesis, y Parálisis – ver Apéndice Gimmel, pág. 569), relatan la historia de la humanidad como una rueda cíclica de tragedias de las cuales no podemos escapar debido a la naturaleza binaria de nuestro razonamiento de si/no, bien/mal, blanco/negro, cuerpo/espíritu, cerebro/corazón, etc. Esto es expresado en las visiones a través de cinco dúos psicodramáticos que son avatares de “el Gordo y el Flaco”, Oliver Hardy y Stan Laurel: la dinámica del dúo es que “los Hardys” (Yahvé, Jack Ruby, Harry Truman, Adolf Hitler, y un líder revolucionario) culpan a sus correspondientes “Laurels” (Satán, Lee Harvey Oswald, Albert Einstein, el Barón Rotschild, y un presidente destituido) de todo lo que ha salido mal: “mira lo que me hiciste hacer”, una dinámica muy similar – si se quiere – a la que describe Freud entre el Superego (Hardy) y el Id o el Ello (Laurel). Luego, los dioses...



...volvieron sus miradas hacia la Manzana Dorada y leyeron la palabra que Nuestra Señora Eris había escrito en ella, la palabra más multiordinal de todas: Kallisti. Y supieron que cada dios, diosa, hombre y mujer eran lo más bello en lo profundo de sus corazones; lo más inocente, lo Mejor. Se arrepintieron de no haber invitado a Nuestra Señora Eris a su fiesta y la invocaron y le preguntaron: “¿Por qué nunca nos dijiste que todas las categorías son falsas y que todo Bien y todo Mal son ilusiones de perspectiva limitada?”.

Y Eris dijo “así como hombres y mujeres son actores en un escenario concebido por nosotros, nosotros somos actores en un escenario concebido por los Cinco Destinos. (...) Pero ahora ustedes han tenido la Gran Duda, y ésta los hizo libres”.

Creo que los autores vuelven aquí a un tema que no se trata solamente de algo recurrente en el discordianismo, sino que es (quizá) la misma base de su sistema filosófico: igualar la Ilusión Anerística a la Ilusión Erística para romper con el condicionamiento binario y sus dogmatismos, y así poder acceder – utilizando el lenguaje del propio RAW – a un túnel de la realidad más amplio y abarcador. Podría decirse también que éste es (quizá) el objetivo de toda la obra de RAW; como él mismo dice en Cosmic Trigger I:

Alcanzas la iluminación discordiana cuando te das cuenta de que no solo la diosa Eris y la Ley de los Cincos no son literalmente ciertas, sino que tampoco lo es todo lo demás. De los miles de millones de señales zumbantes, luminosas, y ajetreadas recibidas por minuto, el cerebro humano ignora la mayoría y organiza al resto en conformidad con cualquiera sea el sistema de creencia que sustente. Podemos elegir las señales ordenadas y organizadas y afirmar que todo fue proyectado por una Inteligencia Cósmica como los tomistas, o podemos elegir las señales caóticas y aseverar que dios es una mujer loca como los discordianos. El cerebro ajustará las señales recibidas de acuerdo al sistema de creencias adoptado… o a otra docena de sistemas.

La Gran Duda, por cierto, es un concepto vinculado al budismo (ver entrada de la Semana 23). Con relación a la ruptura de la lógica binaria, también podemos releer el artículo sobre la syadvada, la ‘Maybe Logic’ del jainismo, de la entrada de la Semana 30 y lo que dice RAW en Izquierda y Derecha: Una Perspectiva No-Euclidiana:

Sólo puedo concluir que de hecho soy como un visitante de dimensiones no euclidianas cuyos contornos son desconcertantes para los habitantes euclidianos dogmáticos de diferentes Planilandias. O bien Lichtenstein tenía razón cuando dijo que un libro “es un espejo. Cuando un mono se mira en él, no va a reflejar a un filósofo”. Estamos viviendo en un espacio curvo (como señaló Einstein); eso debería advertirnos que las metáforas euclidianas son siempre engañosas. La ciencia también ha descubierto que puede haber más de un universo, lo que nos debería volver recelosos de cualquier opción del tipo una cosa/u otra. Hay ocho teorías o modelos en la mecánica cuántica, cada una de las cuales utiliza las mismas ecuaciones, pero que tienen significados filosóficos radicalmente diferentes; los físicos han aceptado el enfoque multi-modelo (o “agnosticismo de modelos”) desde hace más de 60 años. En la matemática y la lógica moderna, además de la lógica de dos valores (sí/no) de Aristóteles y Boole, hay varias lógicas de tres valores (por ejemplo, el , no y tal vez de la lógica cuántica de von Neumann, el , no y po del psicólogo Edward de Bono, etc), al menos una lógica de cuatro valores (el verdadero, falso, indeterminado y carente de sentido de Rapoport) y una lógica de valor infinito (Korzybski). Yo mismo he presentado una lógica multi-valuada en mis seminarios de neurociencia; el esqueleto de este sistema se puede encontrar en mi libro, La Nueva Inquisición. Las opciones euclidianas de dos valores - izquierda o derecha de una línea imaginaria - no me parecen muy “reales”, en comparación con la versatilidad de la ciencia y la matemática moderna.

Al mismo tiempo, el fragmento de la historia de la Manzana de Eris y las Cinco Visiones, también describe muy bien la Ley de SNEBJ de Hagbard (pero sobre ella volveremos la semana que viene). Luego del relato, el Dealy Lama le plantea a 00005 salir de esa rueda binaria del karma de la acción-reacción proponiéndole un tercer camino, el camino erisiano del no-hacer, como explicaba Hagbard a Joe en la página 202:

La posición Erisiana es diferente; reconoce que las fuerzas Anerísticas también son parte del drama del mundo y que nunca podrán ser abolidas totalmente. (...) El Erisiano puro trabaja de manera misteriosa, siguiendo el concepto Taoísta del wu-wei, el no-hacer

A Fission Chips no le agrada la idea, y es enviado nuevamente al “mundo de Maya”, es decir, al mundo de la Ilusión...

-------------------------------------------------------



En un párrafo, cuando el Dealy Lama comienza a relatarle a 00005 su versión de la historia de Eris, dice que cuando la Diosa arrojó su Manzana Dorada – con la palabra Kallisti inscrita sobre ella – “todos - no solamente las diosas; ese es un mito machista - comenzaron a discutir sobre quién tenía derecho” sobre aquél fruto (pág. 371). Lo del “mito machista” me hizo recordar que Robert Graves, en varios de sus libros (sobre todo en su serie sobre Los Mitos Griegos) desarrolla la teoría de un extendido matriarcado ancestral que en los albores de la historia fue reemplazado por el patriarcado. Según Graves, el patriarcado se apropió de gran parte del acervo cultural del matriarcado y muchos mitos que han sobrevivido son distorsiones patriarcales de antiguos mitos matriarcales; si bien esta teoría no es aceptada por los historiadores y los antropólogos ortodoxos, no deja de ser interesante. Ya que este pasaje de Illuminatus me hizo acordar al tenor de las teorías de Graves, reproduzco aquí un par de párrafos de Los Mitos Griegos

Si algunos mitos desconciertan a primera vista ello se debe con frecuencia a que el mitógrafo ha interpretado mal, accidental o deliberadamente, una imagen sagrada o un rito dramático. Yo he llamado a ese procedimiento «iconotropía» y se pueden encontrar ejemplos de ella en todos los cuerpos de literatura sagrada que ponen el sello sobre una reforma radical de creencias antiguas. El mito griego abunda en ejemplos iconotrópicos. Las mesas de taller con tres patas, de Hefesto, por ejemplo, que se trasladaban por sí solas a las asambleas de los dioses y volvían del mismo modo (Ilíada, XVIII), no son, como sugiere sutilmente el Dr. Charles Seltman en su Twelve Olympian Gods, anticipaciones de los automóviles, sino discos del Sol dorados con tres patas cada uno (como el emblema de la isla de Man), y representan, al parecer, el número de los años de tres estaciones durante los cuales se permitía reinar a un «hijo de Hefesto» en la isla de Lemnos. Asimismo el llamado «Juicio de Paris», en el que se apela a un héroe para que decida entre los encantos rivales de tres diosas y otorgue su manzana a la más bella, es el testimonio de una antigua situación ritual superada en la época de Homero y Hesíodo. Esas tres diosas en tríada: Atenea, la doncella; Afrodita, la ninfa: y Hera, la anciana son una sola diosa, y es Afrodita quien ofrece la manzana a Paris, no ella quien la recibe de él. Esta manzana, que simboliza su amor comprado por Paris al precio de su vida, será el pasaporte de este para los Campos Elíseos, los huertos de manzanas del occidente en los que sólo son admitidas las almas de los héroes. Un don análogo se ofrece con frecuencia en el mito irlandés y gales, del mismo modo en que las Tres Hespérides lo ofrecen a Heracles y Eva «la Madre de Todo lo Viviente» a Adán. Así Némesis, diosa del bosquecillo sagrado que en el mito posterior se convirtió en un símbolo de la venganza divina sobre los reyes orgullosos, lleva una rama de la que cuelga una manzana, su don a los héroes. Todos los paraísos de las edades neolítica y de bronce son islas llenas de huertos; la propia palabra paraíso debería significar «huerto».



Apolo era también el espectro del rey sagrado que había comido la manzana; la palabra Apolo puede derivar de la raíz abol, «manzana», más bien que de apollunai, «destruir», que es la opinión habitual. Los nombres de las Hespérides, descritas como hijas de Ceto y Forcis, o de la Noche, o del titán Atlante que sostiene el firmamento en el Lejano Oeste, se refieren a la puesta del sol. Entonces el cielo se pone verde, amarillo y rojo, como si fuera un manzano en plena fructificación y el Sol, cortado por el horizonte como una media manzana carmesí, halla la muerte dramáticamente en las olas occidentales. Cuando desaparece el sol aparece Héspero. Esta estrella estaba consagrada a la diosa del Amor, Afrodita, y la manzana era el regalo con que su sacerdotisa atraía al rey, representante del sol, a su muerte con canciones de amor; si se corta una manzana por la mitad transversalmente aparece su estrella de cinco puntas en el centro de cada mitad.

Y otro fragmento, esta vez de Los Mitos Hebreos, de Graves:

Todos los jardines de deleite son gobernados originalmente por diosas; cuando se pasó del matriarcado al patriarcado los usurparon los dioses varones- Una serpiente está casi siempre presente. Así, en el mito griego, el Jardín de las Hespérides, cuyos manzanos daban el fruto prohibido, era guardado por la serpiente Ladón, y había sido el dominio de Hera antes de casarse con Zeus, aunque su enemigo Heracles mató posteriormente a Ladón con la aprobación de Zeus. El paraíso enjoyado sumerio al que fue Gilgamesh pertenecía a Siduri, diosa de la Sabiduría, quien había designado al dios Sol Shamash su guardián; en versiones posteriores de la epopeya Shamash ha degradado a Siduri a una mera "tabernera" que sirve en una taberna vecina- Indra, el principal dios ario, parece haber obtenido una nueva forma de soma de la diosa Madre india llamada de diversos modos.



-------------------------------------------------------

5s: a lo largo del fragmento de esta semana hay montones de menciones al agente 00005; otras: “apareció un desfile completo de pentágonos y otras formas geométricas que parecían estar dialogando entre sí” (pág. 367); “lo rodeaban cinco paredes de un mismo mármol granizado” (pág. 369); “Y esa fue la quinta Visión” (pág. 373); “los Cinco Destinos” (pág. 374)













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada