viernes, 15 de julio de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS: SEMANA 31

Lectura de Illuminatus semana 31

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 342 a la 352)




Joe Malik se encuentra con la Srta. Mao en una fiesta y luego se dirigen a una reunión por demás extraña, donde Joe tiene la oportunidad de ver una película sobre la Atlántida...

-------------------------------------------------------

Después de la escena de los fnords (ver entrada de la semana pasada), Joe Malik va a la oficina de Confrontación, donde Peter Jackson le da un póster de la banda Asociación Médica Americana (AMA). Los AMA eran el último grito de la moda, y Peter le dice a Joe: “Es tiempo de que saques esas viejas fotos de los Rolling Stones de tu pared. Esta es una época de cambios constantes y acelerados, y un tipo que pone fotos de los Stones corre el riesgo de ser considerado un reaccionario” (pág. 342).

Si consideramos– según la línea temporal algo confusa de Illuminatus – que en esta parte estamos probablemente en el año 1970 (hay una referencia a la repartija de AUM en Chicago en la página 339, cosa que sucedió en 1970 – ver entrada semana 26), el hecho de bajar la foto de los Stones y subir la de los AMA es toda una metáfora del cambio de década. La llegada de los 70s pareció destruir muchos de los sueños utópicos de la generación del Verano del Amor; Hunter Thompson en Miedo y Asco en Las Vegas describe de manera magistral el cambio de década:

Ahora todos estamos conectados a un viaje de supervivencia. Se acabó la velocidad que alimentó los sesenta. Los estimulantes se han pasado de moda (...)

Había locura en todas direcciones, a cualquier hora... en todas partes saltaban chispas. Había una fantástica sensación universal de que hiciésemos lo que hiciésemos era correcto, de que estábamos ganando...

Y esto, creo yo, fue el motivo... aquella sensación de victoria inevitable sobre las fuerzas de lo Viejo y lo Malo. No en un sentido malvado o militar; no necesitábamos eso. Nuestra energía prevalecería sin más. No tenía ningún sentido luchar... ni por parte nuestra ni por la de ellos. Teníamos todo el impulso; íbamos en la cresta de una ola alta y maravillosa...

Así que, en fin, menos de cinco años después, podías subir a un empinado cerro en Las Vegas y mirar al Oeste, y si tenías vista suficiente, podías ver casi la línea que señalaba el nivel de máximo alcance de las aguas... aquel sitio donde el oleaje había roto al fin y había empezado a retroceder.

Wilson y Shea, a su manera – creo – también retratan esa ‘rompiente de la ola’ con esta simple imagen: la de sacar el póster de los Stones (que representaban la rebeldía, la sexualidad, y la locura de los 60s), y reemplazarlo por el de una generación más joven con “un look aséptico, limpio” y asexuado. Leí por ahí que los Rolling Stones eran una de las bandas favoritas de Tim Leary; el hecho de que sean reemplazados por la Asociación Médica Americana también es bastante significativo, teniendo en cuenta la opinión que tenía RAW sobre ella (ver entrada de semana 27 Bis). El signo de los 70s: Tim Leary preso, las drogas psicodélicas prohibidas, la gente volviéndose paranoica y la Asociación Médica Americana actuando como una Sagrada Inquisición contra aquellos que se atrevieran a contradecirla.



El dibujante Robert Crumb también plasmó la rompiente de la ola en Recordando los 60s

Por su parte, la estética de los AMA es bastante diferente a la de los rockeros de los 60s: “Los jóvenes, con sus caras lampiñas y huesudas, cabello rubio cortado al rape y helados ojos azules, le parecieron a Joe extremadamente siniestros. (...) A pesar de que el pelo largo todavía estaba de moda, muchos chicos aceptaban el look antiséptico y limpio de los Asociación Médica Americana como una reacción necesaria a un estilo que se había vuelto demasiado trillado”. A pesar de que los AMA no hacen música electrónica, lo del “look aséptico y limpio” sumado a que son una banda alemana me suena mucho a los Kraftwerk de principios de los 70s, ¿no?

Kraftwerk en 1974


-------------------------------------------------------

Joe tiene un encuentro sexual con la Srta. Mao, quien – luego de suministrarle subrepticiamente una droga en la bebida – lo conduce a una reunión bastante singular, en un edificio semiabandonado (pág. 345):

Alrededor de una mesa había un grupo de hombres y mujeres disfrazados con ropas de distintas épocas de la historia de la humanidad. Joe reconoció vestimentas indias, chinas, japonesas, mongolas y polinesias, también griegas y romanas clásicas, medievales y renacentistas. Asimismo, había otros atuendos más difíciles de reconocer a primera vista. Estaban hablando sobre los Illuminati, los discordianos, los JAMs y los erisianos.

Estas personas, descubre Joe, están hablando con toda naturalidad sobre sucesos de naturaleza sociopolítica que iban a suceder en el futuro (unos tres o cuatro años después).  Al parecer, el grupo era una especie de confederación internacional de alguna clase, ¿pero quiénes son y qué representan? No son ni discordianos, ni JAMs, ni erisianos, ya que ninguno de sus representantes se halla presente (Hagbard, Dillinger, o el Dealy Lama respectivamente). Tampoco son Illuminati, ya que se refieren a ellos en la tercera persona del plural; pero, entonces, ¿quiénes son?

Teniendo en cuenta la enorme influencia que significó para Illuminatus la famosa obra de Pauwels y Bergier El Retorno de los Brujos (como vimos en la lectura de la Semana24), mi hipótesis es que se trata de los ‘Nueve Desconocidos’.



Según la leyenda difundida por Pauwels y Bergier (en la sección Conspiración a la Luz del Día, Capítulo II), el emperador Asoka – que reinó en la India a partir del año 273 a.C – se horrorizó de tal manera después de presenciar las matanzas de la guerra con la cual conquistó el estado de Kalinga, que se convirtió al budismo y prohibió el estudio de las ciencias que pudieran usarse para la guerra, creando al mismo tiempo una sociedad secreta de nueve miembros que evitarían que los avances científicos cayeran en manos equivocadas.

Según los autores, las manifestaciones exteriores de los Nueve Desconocidos son raras. Una de ellas tiene relación con el Papa Silvestre II, quien habría construido su famosa ‘cabeza parlante’ gracias a tecnología que había recibido de los Nueve Desconocidos durante un viaje a la India; luego, Pauwels y Bergier dicen que recién en el siglo XIX hubo otros contactos de los Desconocidos con europeos, poniendo por ejemplo al escritor francés Louis Jacolliot, que “cita técnicas que eran del todo inconcebibles en 1860, como, por ejemplo, la liberación de la energía, la esterilización por radiaciones y también la guerra psicológica” (aunque no dicen en qué libro de la tupida bibliografía de Jacolliot figura dicha cita), y al bacteriólogo suizo Alexandre Yersin, quien aparentemente gracias a los conocimientos recibidos, habría ayudado a Pasteur y Roux a desarrollar el suero contra la peste y el cólera.

La primera vulgarización de la historia de los Nueve Desconocidos se produjo en 1927, con la publicación del libro de Talbot Mundy (...) El libro está a medio camino entre la novela y la investigación. (...)

Aquí Pauwels y Bergier pisan el palito; el libro de Mundy no es de 1927 sino de 1923 (¡qué fecha!), y tal vez Mundy no fue el “vulgarizador” del mito, sino su inventor: Mundy, seudónimo de William Lancaster Gribbon, era un prolífico escritor de novelas de aventura muy interesado por la mística hindú y la teosofía. The Nine Unknown (Los Nueve Desconocidos) fue publicada de manera serial en la revista pulp Adventure en marzo y abril de 1923; se trataba de una novela que mezclaba ideas religiosas hindúes con el género policial y de aventura. Allí se cuenta la historia de Asoka como fundador de esta milenaria sociedad secreta que Pauwels y Bergier reproducen en El Retorno de los Brujos. ¿Y qué hay de la presunta mención anterior de esta sociedad secreta por parte de Louis Jacolliot? Dato curioso: no he podido encontrar en ninguna parte la referencia de Jacolliot a los Nueve Desconocidos que mencionan Pauwels y Bergier, más allá de docenas de links que repiten como loros, palabra por palabra, lo que los propios autores de El Retorno de los Brujos aseveran; comienzo a hacerme la idea de que Pauwels y Bergier tomaron seriamente la ficción de Mundy (al igual que muchos teósofos tomaron en serio la idea del Vril de la novela La Raza Futura de Edward Bulwer-Lytton) y luego la asociaron a algún comentario de Jacolliot – quizá – sorbe los nueve Navaratnas (nueve sabios que formaban la corte del rey en la India) en alguno de sus libros... pero esto es sólo una teoría.



Más allá del origen de la leyenda de los Nueve Desconocidos, creo que RAW y Shea – apegándose a la premisa original de Illuminatus de tomar todas las teorías conspirativas como reales – tomaron la idea de la sociedad secreta que vela por el bien de la humanidad de El Retorno de los Brujos.

En Illuminatus, el grupo de Desconocidos parece debatir sobre la mejor forma discreta de evitar la hecatombe nuclear de Fernando Poo mucho antes de que se declare la crisis en la isla – al menos 4 o 5 años antes, según mi estimación. Es decir, los Desconocidos sabían de antemano lo que iba a ocurrir.

En la ficción de Mundy, relatan Pauwels y Bergier, cada uno de los Nueve Desconocidos “estaría en posesión de un libro constantemente escrito de nuevo y que contendría la exposición detallada de una ciencia”: el primero de estos libros estaría consagrado a las técnicas de propaganda y de guerra psicológica. El segundo libro estaría consagrado a la fisiología. El tercero estudiaría la microbiología. El cuarto trataría de la transmutación de los metales. El quinto comprendería el estudio de todos los medios de comunicación, terrestres y extraterrestres. El sexto contendría los secretos de la gravitación. El séptimo sería la más vasta cosmogonía concebida por nuestra Humanidad. El octavo trataría de la luz. Y el noveno estaría consagrado a la sociología, y – atentos a esto en relación a Fernando Poo – “formularía las reglas de la evolución de las sociedades y permitiría prever su caída”.

Teniendo en cuenta que al menos tres de estos nueve libros estarían dedicados a una u otra forma de comunicación (el primero, el quinto y el noveno), no nos sorprende tanto que estos supuestos Nueve Desconocidos eligieran a Joe Malik, editor de una revista política, para difundir sus ideas y preparar de manera sigilosa a la población... y considerando que poseían registros de la historia ancestral de la humanidad, tampoco es una sorpresa que instruyeran al bueno de Joe sobre la desaparecida Atlántida.

-------------------------------------------------------

Casi sin más preámbulos, le es presentada a Joe una película sobre la historia de la caída de la Atlántida (ya hemos hablado largo y tendido sobre el tema en la entrada de la semana 19).

El film, llamado Cuando la Atlántida Dominaba el Mundo, nos muestra una idílica Atlántida cuya civilización floreció durante el último período glacial (hace unos 30.000 años). El estado paradisíaco es dejado bien en claro: “los atlantes no saben nada sobre el bien y el mal, comenta el narrador, viven hasta los quinientos años de edad y no tienen miedo a la muerte”. Esta similitud con la historia del Jardín del Edén del Génesis no es la única; de hecho, creo que los autores pergeñaron esta historia, en el espíritu de ‘apropiación discordiana de los mitos’ del que hablábamos en la semana 9, para hacer que la historia de la expulsión del Jardín del Edén parezca una ‘deformación’ de la historia ‘real’ de la Atlántida y su caída; todos los demás elementos están presentes: la serpiente (los hombres-serpiente de Gruad), la Manzana (el emblema de Ingel Rild), la creación del “pecado”, etc.

En la entrevista de 1976 realizada por Neal Wilgus y reproducida al comienzo de la traducción de Illuminatus, Bob Wilson dice “Cuando la Atlántida Dominaba el Mundo es 99% Shea”; también hemos visto que Bob Shea había sido católico casi hasta los 30 años, para luego abandonar la religión bastante disgustado. Creo que esta idea de la relectura del Génesis tiene un poco que ver con ese disgusto: aquí se confirma la idea expresada en páginas anteriores por George Dorn, donde dice (pág. 314) “El Génesis está exactamente al revés. Nuestros problemas comenzaron con la obediencia, no con la desobediencia”.

La película relata cómo fueron los últimos días de la avanzada civilización alto-atlante; los atlantes viven en un estado edénico/anárquico: no tienen gobierno, y no conocen el bien y el mal; Gruad, un científico mutante (no tiene el cuerpo cubierto de vello como sus coterráneos) y – tal vez – el primer neófilo,  intenta imponer sus ideas sobre el Bien y el Mal y reclama a los atlantes que obedezcan las “leyes naturales” que creía haber descubierto.

En determinado momento, Joe se hace una pregunta muy interesante:

Gruad - evidentemente el primer Illuminatus - también era el primer homo neofilus. Y los del Partido de la Libertad, que parecía ser el origen del movimiento Discordiano y del JAM, eran puros homo neophobus ¿Dónde encajaba eso con la actitud generalmente reaccionaria de las políticas Illuminati actuales, y las innovaciones de los discordianos y los JAMs?

Con esta historia me parece que los autores – o más específicamente Robert Shea – ilustran un tema bastante reiterado en Illuminatus: el autoritarismo. Gruad es un neófilo que ha descubierto algo que le parece revolucionario, y quiere imponer su visión única sobre todos los habitantes de Atlántida, sin importarle que no estén de acuerdo con él. El científico ve esta novedad como algo bueno solamente por el hecho de ser algo nuevo, y este vendría a ser el “pecado” de los neófilos, en contraposición al “pecado” de los neófobos: ver todo lo nuevo como algo “malo” solamente por el hecho de ser algo nuevo.


La breve descripción de Zukong Gi-morlad Siragosa con “sus torres gráciles y delgadas unidas entre sí por redes de puentes curvilíneos”, evoca un poco a las ciudades retrofuturistas de las revistas pulp

Con respecto a los paralelismos con el Génesis, vemos que Gruad crea una raza de hombres serpientes, que engancha la historia con el relato bíblico de la serpiente del Edén, y también sirve de conexión con los hombres serpientes de Valusia creados por Robert Howard y luego añadidos a de los Mitos de Cthulhu por Lovecraft. “Gruad funda el Partido de la Ciencia. Su bandera es un ojo adentro de un triángulo, rodeado por una serpiente que se muerde la cola” (Uroboros). Aquí vemos que Shea relaciona a Gruad con Yahveh y el “ojo que todo lo ve”, también símbolo del autoritarismo religioso. Al igual que la caída de Adán y Eva, Gruad crea el concepto de “pecado”: “He creado nuevas palabras, palabras más fuertes incluso que deber, poder o querer. Cuando una persona realiza algo que debe hacer lo llamo Bien; cuando no, lo llamo Mal”. “Ingel Rild propone la formación de un Partido de la Libertad en oposición al de Gruad. El Partido de la Libertad posee su propio símbolo: una manzana dorada”, aquí otros paralelismos: la fruta prohibida del Árbol del Conocimiento a la vez que la Manzana de Eris. Se crea un tercer partido llamado el Partido de la Nada que rechazaba las posiciones del Partido de la Ciencia y del Partido de la Libertad – vendría a ser como el Erisianismo, que Hagbard explica en la entrada de la Semana 23. Lilith Velkor, una de los Nadaístas, “satiriza todas las creencias de Gruad, afirmando que el dios más poderoso de todos es una mujer loca, y es la diosa del caos. Para la risotada general, declara ‘Gruad dice que el sol es el ojo del dios sol. Esa no es más que otra de sus ideas sobre la superioridad masculina. En realidad, el sol es una manzana dorada gigante, y es el juguete de la diosa del caos. Y es propiedad de quien ella crea que lo merece’”. Lilith – nombre tomado de la mítica primera esposa de Adán – es torturada y asesinada por los secuaces serpientes de Gruad, crucificada en lo que después se convertiría en el símbolo de la paz. Lilith y los Nadaístas parecen ser neófilos que no están de acuerdo con Gruad:

Gruad la amonesta, diciéndole que la muerte es un gran mal y que debería temerle. Ella ríe y dice “toda mi vida desprecié la tradición y ahora también desprecio la innovación, ¡Seguramente soy el mejor ejemplo del mal para el mundo!”

Otra crítica de Shea a la religión aparece en boca de Ingel Rild – o al menos así me parece a mí: “(los seguidores de Gruad) están llenos de incertidumbre y de conflictos internos entre lo que quieren hacer y lo que deben hacer. Los niños que crecen bajo las enseñanzas de Gruad están aún más confundidos y perturbados que sus padres. Un doctor me dijo que las actitudes y la forma de vida que Gruad inculca en su gente son suficientes como para reducir considerablemente sus esperanzas de vida”. Podríamos reemplazar “las enseñanzas de Gruad” por “el dogma católico” y veremos que la frase ilustra bastante bien la angustia de crecer en el entorno castrador y restrictivo del catolicismo (algo sobre lo que RAW también se explaya en sus libros – en especial en Cosmic Trigger II).

Finalmente Gruad destruye la Alta Atlántida con una erupción solar dirigida. La única estructura sobreviviente de la catástrofe resulta ser la inmensa pirámide con el ojo que George Dorn atestigua en su viaje abordo del Lief Erikson en el Segundo Viaje o Chokmah. La historia continuará la semana que viene, donde veremos también algunas referencias cabalísticas entre esta caída de la Atlántida y la caída de la séfira Daat en el Árbol de la Vida, que provocó la apertura del abismo que separa a las tres séfiroth superiores del resto.



Hay varias referencias lovecraftianas: los Lloigor (ver entrada de Semana 10), Yog Sothoth (ver entrada de Semana 22) y el nombre de uno de los científicos atlantes: Lhuv Kerapht, que obviamente refiere a Lovecraft.

Otra breve anotación: vemos que los grupos en conflicto en la trama dramática de Illuminatus parecen ser descendientes de aquellos enfrentados en la Atlántida: los Illuminati parecen ser los herederos del Partido de la Ciencia de Gruad, el Partido de la Libertad parecen ser el origen del movimiento Discordiano y los JAMs, y los Nadaístas parecen ser los antecesores del ELF; lo cual me hizo percatar de la presencia de la Ley de los Cincos discordiana. En Illuminatus vemos cuatro facciones prominentes: los Illuminati, los Discordianos de Celine, los JAMs de Dillinger, y el ELF del Dealy Lama; pero si sumamos al misterioso grupo de los ‘Desconocidos’ del cual hablamos más arriba, tenemos cinco (algo bastante lógico dentro del contexto) ¡Salve Eris!

-------------------------------------------------------

5s: “viven hasta los quinientos años de edad” (pág. 346); “Yog Sothoth está aprisionado en el gran Pentágono de la Atlántida”, “una estrella de cinco puntas” (pág. 349); “un ojo de mirada terrible en la cima, flota a quinientos pies (152 metros) de la base”, “un quinteto ejecuta los melodiosos zinthrón...” (pág. 352)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada