jueves, 21 de julio de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS: SEMANA 32

Lectura de Illuminatus semana 32

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 353 a la 364)



Finaliza la película sobre la Atlántida que estaba mirando Joe Malik; Otto Waterhouse tiene una misión peligrosa: matar a su jefe, Milo Flannagan; mientras, FUCKUP instruye a Hagbard y a la tripulación del Leif Erikson sobre los planes que tienen los Illuminati para el festival de música en el lago Totenkopf...

-------------------------------------------------------

Gruad, el sabio atlante que creía comprender la naturaleza de la realidad mejor que sus coterráneos, en un acto terrible, destruye la Atlántida y casi toda la vida en la tierra. Sin embargo, su acto, más allá de ser un final es un principio: como una especie de demiurgo nefasto, Gruad destruye la existencia idílica de los atlantes y la Edad de los Mitos (como diría Mircea Eliade), y da nacimiento a la humanidad moderna y a la Historia; “Gruad puede declarar que hizo lo correcto, pero en su interior sabe que lo que hizo no está nada bien. Aunque en lo más profundo de su corazón hay satisfacción, porque siempre había sentido una culpa sin fundamento, y ahora tiene algo por lo que sentir culpas fundadas” (pág. 353). Como mencionamos en la entrada anterior, este relato parece haber sido pergeñado por los autores en el espíritu de ‘apropiación discordiana de los mitos’ del que ya hemos hablado, para hacer que la historia de la expulsión del Jardín del Edén pareciera una ‘deformación’ de la historia ‘real’ de la Atlántida y su caída. Más adelante Gruad es asesinado, y sus descendientes ‘plantan’ una civilización entre los homínidos primitivos que son “vigilados por hombres del Círculo Intacto armados con lanzallamas”; estos “hombres con lanzallamas”, son obviamente los “serafines con espadas flamígeras” que vigilaban el Jardín del Edén después de la Caída.

La superficie del continente se resquebraja en miles de grietas producidas por el calor tremendo de la erupción solar. Una marea de barro comienza a inundar la llanura vacía. Ahora lo único visible es la cúspide de la pirámide con el gran ojo. El agua comienza a filtrarse sobre el barro, primero formando charcos gigantes, y luego inundando todo hasta dejar afuera solamente la punta de la pirámide en medio de un lago formidable. Debajo del agua, dos enormes fisuras paralelas se abren a los costados del círculo carbonizado. La sección media del continente, incluyendo la pirámide, comienza a hundirse. La pirámide cae en los abismos del océano, rodeada por precipicios formados por las partes no sumergidas de Atlántida. Dichas partes permanecerían muchos miles de años más, y sería la Atlántida recordada en las leyendas. Pero la verdadera Atlántida - la Alta Atlántida - ha desaparecido.



Esta descripción del dramático hundimiento de la Atlántida también nos recuerda al cambio que sufre el Árbol de la Vida cabalístico cuando la séfira Daath cae, hundiéndose en el ‘mundo material’. Thomas Karlsson, en Qabalah Qlifoth Y Magia Goética, nos ofrece un relato bastante pragmático de esta caída, ilustrando de manera muy diestra esta similitud de la que hablo:

Para entender completamente el árbol Qabalístico debemos conocer su prehistoria. Una comprensión importante es que la imagen común del árbol representa un árbol degradado: el árbol después de la Caída. La Caída representa la caída de la humanidad y de la naturaleza en la materia (o el materialismo, si uno prefiere tal interpretación). Esta caída nos separa del mundo espiritual, y un Abismo se abre entre el hombre y lo divino. La meta del adepto es, una vez más, llevar al hombre al contacto con lo divino. (...) Hay varias descripciones en la Qabalah de la Caída y la catástrofe que separa al hombre de lo divino.

Cuando Dios crea el cosmos está en perfecto equilibrio y armonía. Esto es ilustrado por un Árbol de la Vida que es más simétrico y perfecto que el Árbol de la Vida que puede ser encontrado en la mayoría de textos Qabalísticos. Este Árbol de la Vida perfecto revela cómo aparecía antes de la Caída del hombre, la catástrofe que expulsó al hombre hacia abajo a la materia. El perfecto Árbol de la Vida, similar al Árbol degradado, está constituido por diez círculos y veintidós senderos. La diferencia es, sin embargo, que el mundo material todavía no existe. En lugar de él, la no-Sefira Daath tiene una existencia completa como Sefira entre las otras. Los senderos unen a Daath con Kether, Chokmah, Binah, Chesed, Geburah y Tiphareth. Por encima de Daath está Kether, por debajo está Tiphareth, las otras Sefirot mencionadas están a su alrededor. Daath es la Sefira más cercana a la triada superna que consiste en Kether, Chokmah y Binah. Chokmah es ‘sabiduría’ y representa los procesos asociativos de la mitad derecha del cerebro. Binah es ‘entendimiento’ y representa los procesos analíticos del lado izquierdo del cerebro. Daath representa el ‘conocimiento’ y es la síntesis práctica de la sabiduría de Chokmah y el entendimiento de Binah.



Sobre el Árbol de la vida antes de la Caída, Tiphareth no es el sol central en el centro del Árbol. En lugar de ello hay dos soles que brillan sobre las Sefirot que los rodean. El sol superior es Daath, que representa el sol místico que yace detrás, más allá, del sol común. Daath es el Sol Negro y Tiphareth es el sol amarillo común. Daath brilla a través de los senderos hacia Kether, Chokmah, Binah, Chesed, Geburah y Tiphareth. Este es el sol superior que representa al ‘mundo superior’. Tiphareth brilla a través de los senderos que van hacia Daath, Chesed, Geburah, Netzach, Hod y Yesod. Este es el sol inferior que representa al ‘mundo inferior’. Lo de arriba y lo de abajo están, sin embargo, perfectamente interconectados. El arcángel Miguel gobierna Tiphareth y el sol inferior. El arcángel que está más cerca de Dios, concretamente Samael, el portador de la luz, Lucifer, gobierna Daath y el sol superior.

El Árbol original recuerda a un diamante, dentro del que hay tres niveles conectados. (...) El nivel superior se corresponde con Aziluth, lo divino, y está formado por Kether, Chokmah, Binah, Daath y los seis senderos que unen a estas Sefirot. El nivel medio se corresponde con Briah, el nivel mental, y está formado por Daath, Chesed, Geburah, Tiphareth y los seis senderos que las unen. El nivel inferior se corresponde con Yetzirah, el nivel astral, y está formado por Tiphareht, Netzach, Hod, Yesod y los seis senderos que los unen. El nivel material inferior, Assiah, no existe en este árbol, ni tampoco la Sefira Malkuth. El hombre originalmente estaba constituido solo por principios provenientes de los mundos superiores, y su morada estaba en el nivel astral y en Yesod.

Daath y Tiphareth actúan como mediadores entre los niveles. Daath, o Lucifer, es el ángel más cercano a la trinidad. Sobre el Árbol de la Vida original Yesod, la morada astral del hombre, es un reflejo exacto del plano superior, Kether. Aquí el hombre es una imagen exacta de Dios. (...)

El descenso de los ángeles caídos al plano del hombre y su unión sexual con él fue una nueva y prohibida unión entre los planos. Lucifer, que previamente había actuado como el guardián y mediador entre lo divino y los niveles de más abajo, dejó su posición y unió a los niveles superiores con los inferiores. El nivel astral del hombre, Yesod, había sido la parte más baja y final de la creación sobre el Árbol de la Vida perfecto.

El perfecto sistema cerrado del Árbol de la Vida original se rompió. Después de haber comido de los frutos del conocimiento, la chispa divina es despertada en el hombre. Los poderes de Dios y el Cielo se sienten amenazados y en el Génesis 3:22 Dios declara:

Y el Señor Dios dijo, Contemplad, el hombre se ha vuelto como uno de nosotros al conocer el bien y el mal: y ahora, no sea que ponga su mano y coja también del Árbol de la Vida y coma y viva para siempre.

Dios destierra al hombre del Jardín del Edén y lo fuerza a cultivar la tierra de la que Adán había surgido. Querubines portando espadas flamígeras guardan el sendero hacia el Árbol de la Vida para evitar que el hombre coma de él. Ahora la Caída ya ha ocurrido, y el degradado Árbol de la Vida se ha creado. Un Abismo se ha creado entre el nivel divino y los mundos de más abajo. El hombre es expulsado de su jardín astral al plano de la materia. La Sefira Malkuth se ha creado. Lucifer-Daath pierde su lugar más cercano al trono de Dios (el triángulo superno) y es arrojado al Abismo. El Abismo está dentro y más allá de Malkuth.

Daath se convierte en la onceava 'no-sefira' invisible. Después de la apertura del Abismo, el triángulo superno crea una esfera aislada del resto del Árbol. En medio de la triada superna, el ojo de Dios que todo lo ve es revelado (...). Este símbolo representa el poder totalitario de Dios y el aislamiento de su autoridad en relación a los niveles inferiores. Los adeptos de la luz adoran y rezan a este poder. Ellos se someten a Dios, Yahweh, e intentan vivir en conformidad con sus leyes y decretos. (...) La meta Qabalística es apaciguar a Yahweh y a través de esto restaurar el orden armónico original sobre el Árbol de la Vida. La meta es retornar al estado infantil del Jardín del Edén.



Vemos muchas imágenes similares entre el fragmento de Illuminatus y este relato cabalístico (que he resaltado en cursiva): el Sol de Daath que cae y la erupción solar que desciende hasta la tierra; el abismo que se abre entre la tríada sefirótica superior y las inferiores y el abismo que se traga a la Atlántida; la revelación del ‘ojo de Dios’ formado por el triángulo de las séfiroth superiores y la pirámide con el Ojo como única sobreviviente del hundimiento en el abismo; los querubines y sus espadas flamígeras y los miembros del Círculo Intacto y sus lanzallamas.

De manera más similar a la perspectiva mostrada en Illuminatus que la de la Kábbalah tradicional, Terence McKenna, en sus charlas y en sus libros, señala una transición dramática de la consciencia humana bastante parecida a la metáfora de la caída del Edén, y suele llamarla la caída en la Historia: según McKenna esta transición ocurrió cuando los antiguos seres humanos dejaron los tiempos míticos, la era de los dioses, y el éxtasis arcaico que habían obtenido gracias a la ‘gnosis vegetal’ de su simbiosis con los hongos psilocibios, y cayeron en la ‘historia profana’. De El Manjar de los Dioses

En los albores de la historia, perdimos algo muy valioso, cuya ausencia nos ha hecho enfermar de narcisismo. Únicamente una recuperación del vinculo que creamos con la naturaleza por medio del uso de plantas psicoactivas antes de la caída en la historia, puede abrirnos la esperanza de un futuro humano abierto y eterno.

Y en La Nueva Consciencia Psicodélica:

El uso de soma —genuino tóxico religioso— en el sentido de que producía una experiencia religiosa y conocimiento directo de Dios, fue desterrado sistemáticamente por los sacerdotes, que se interesaban primordialmente en mantener su estructura de poder. Si la gente podía tener una experiencia directa de Dios por el uso de los hongos u otra planta, no se interesarían por el sacerdocio. ¿Para qué iban a hablar al sacerdote si podían hablar a Dios?

Cambiar experiencia por creencia y obediencia, tal parece ser el ‘pecado original’ en la peculiar visión de la historia que exponía McKenna; y es algo bastante resonante con el punto de vista cuasi gnóstico expresado en Illuminatus: George Dorn, luego de una experiencia visionaria, dice (pág. 314) “El Génesis está exactamente al revés. Nuestros problemas comenzaron con la obediencia, no con la desobediencia”.



-------------------------------------------------------

En la página 357 leemos que Joe había disfrutado mucho de la película, y que la droga le había ayudado a apreciarla aún más; de hecho, se nos presenta como un fan del cine que ama la mezcla marihuana + películas:

Desde 1969, Joe había adquirido el hábito de fumarse un buen porro y mirar películas en la tele hasta tarde, cuando no estaba muy ocupado y no tenía que levantarse temprano al día siguiente. Descubrió que era un pasatiempo tan entretenido que por su culpa perdió dos novias; ninguna de ellas había querido acompañarlo cuando se instalaba en la cama frente a la pantalla, riéndose a solas de chistes increíblemente astutos, maravillándose con la profundidad de los aforismos filosóficos que decían los personajes (...) o valorando la sutileza compleja de los comerciales y los vínculos secretos entre éstos y las películas donde habían sido insertados (como el slogan “puedes sacar a Salem del campo, pero no puedes sacar al campo de Salem” en medio de El Hombre Lobo).



Al parecer, Bob Shea incluyó este detalle como un guiño autobiográfico, según nos cuenta Bob Wilson en el capítulo llamado “Campanadas a Medianoche” de su libro Cosmic Trigger III:

Recuerdo una noche que fumamos juntos (Bob y su segunda esposa, Yvonne, y Arlen y yo) y miramos Frankenstein Meets the Wolf Man en la televisión. Todavía pasaban publicidades de cigarrillos en esos días y una de ellas, esa noche, mostraba a dos actores que se parecían mucho a Ken y Barbie caminando en un bosque y pasando junto a una hermosa cascada. Mientras encendían sus cigarrillos, el eslogan decía: “Usted puede sacar a Salem del campo, pero no puede sacar al campo de Salem”. Supongo que querían que hiciéramos la asociación “fumar Salems = respirar buen y fresco aire del campo”. Tan pronto como terminó el comercial, Lon Chaney Jr. regresó a la pantalla y comenzó a sufrir de forma aguda (¿recuerdan sus ojos expresivos?) mientras se convertía en un lobo. “Usted puede sacar al hombre de la selva”, dije con solemnidad de colocón, “pero no puede sacar a la selva del hombre”. Al igual que la mayoría de mis ocurrencias de marihuana, aquella fue a caer por mi agujero de la memoria y la olvidé inmediatamente.

Imaginen mi sorpresa cuando ese complejo surrealista de ideas (Darwin/ hombre lobo/ Salems y todo), resurgió en llluminatus. Shea no lo había olvidado.



-------------------------------------------------------

A partir de la página 358 conocemos un poco más de la historia de Otto Waterhouse, el policía de color que trabajaba para los Illuminati (era la mano derecha de Milo Flannagan, el hermano del Padre Pederastia), para el Sindicato, y luego de ingerir AUM se pasó al bando discordiano.

To Be A Man”, Len Chandler


Bien, aquí está la escalera, vamos, trepémosla. El primer escalón es tuyo, los restantes son míos.

Qué extraño, pensó el teniente Otto Waterhouse de la Fuerza Policial de la Fiscalía Estatal. Cada vez que las cosas se ponen ásperas, esa maldita canción comienza a sonar en mi cabeza. Debo ser un neurótico obsesivo compulsivo. La primera vez que escuchó “To Be A Man”, de Len Chandler, fue en casa de una chica con la que se acostaba, allá por el ‘65. Para él expresaba muy bien su propia condición como miembro de la tribu. Llamaba La Tribu a la gente de color; había escuchado a un judío refiriéndose de esa manera a los judíos, y le gustó más que toda esa mierda de hermanos. En lo profundo, odiaba a los negros y odiaba ser negro. Tienes que trepar, esa es la cuestión. Cada uno tiene que trepar por su cuenta.

La cuestión de la tensión racial es un tema secundario presente a lo largo de toda la novela: en la desconfianza de Peter Jackson al tener que tratar con policías blancos (pág. 27), en el monólogo de Billie Freschette (nativa americana, novia de John Dillinger, pág. 58), en la escena del Estado robándole las tierras a unos indígenas defendidos por Hagbard Celine (págs. 133/138), y aquí con Otto Waterhouse que “odiaba a los negros y odiaba ser negro”. A pesar de haber sido escrito hace más de 40 años, de aquellas épocas de los Black Panthers a hoy en día, el escenario de la tensión racial que describe Illuminatus no ha cambiado casi nada; en estos días fuimos testigos de varios casos de brutalidad policial contra afroamericanos (como los casos de Alton Sterling y Philando Castile) que culminaron con protestas y con la llamada Masacre de Dallas. A pesar de que Robert Anton Wilson era un optimista confeso, creo que no se habría sorprendido por este rebrote de violencia racial...

Nunca entendí muy bien esta escena del asesinato de Milo Flannagan. Es obvio que Flannagan era un hijo de puta y merecía un castigo, algo kármico al estilo de “el que a hierro mata, a hierro muere”, pero nunca entendí realmente por qué Hagbard se lo pide específicamente a Otto – como si el hecho de matar a un hombre blanco fuera distinto de matar a un hombre negro (aunque esa diferencia tal vez sea la que hace el propio Otto en su cabeza, y puede que eso sea el sentido de la escena). De cualquier manera, Otto Waterhouse mata a su jefe y se escapa de su pasado hacia Europa, y el festival del lago Totenkopf.

-------------------------------------------------------

Finalmente se revelan varias cosas sobre los Illuminati: primero que cuatro de los cinco Illuminati Primi son los hermanos Wolfgang, Werner, Wilhelm y Winifred Saure, miembros del grupo de rock Asociación Médica Americana (AMA); su plan para inmanentizar el Eskatón tiene tres frentes: la crisis nuclear de Fernando Poo, la liberación del mortífero Ántrax Lepra Pi en Las Vegas, y el festival del lago Totenkopf; FUCKUP, la supercomputadora del Leif Erikson, explica los planes de los Illuminati de manera bastante clara:

A fines de la segunda Guerra Mundial, Hitler tenía una división SS completa de reserva en Baviera. Pensaba replegarse en Obersalzburg y hacer una última resistencia gloriosa junto a su fiel división en los Alpes bávaros. Sin embargo, los Illuminati lo convencieron de que todavía tenía una oportunidad de ganar la guerra si seguía sus instrucciones. Hitler, Himmler y Bormann hicieron poner cianuro en la comida de las tropas, matando a varios miles. Luego, sus cuerpos, uniformados y con el equipamiento completo, fueron llevados por buzos hasta una enorme meseta submarina cercana a la entrada del mar de Valusia en el lago Totenkopf. Cargaron sobrepeso en sus botas para que los cuerpos no se elevaran a la superficie. Los aviones, tanques y artillería de la división fueron sumergidos junto a la tropa. Por cierto, muchos soldados sabían que la comida tenía cianuro, pero igual la ingirieron. Si el Führer pensaba que lo mejor era matarlos, para ellos estaba bien. (...) Los hombres de la SS fueron puestos bajo la protección de un escudo biomístico. La división completa está tan bien conservada como el día en que la pusieron allí (...) El propósito verdadero del sacrificio masivo era liberar una cantidad suficientemente explosiva de energía consciente como para permitirle a Bormann trasladarse al plano de energía inmortal. Bormann, uno de los Illuminati Primi de aquellos días, iba a ser recompensado por ser uno de los organizadores de la Segunda Guerra Mundial. Las cincuenta millones de muertes violentas que hubo en esa guerra ayudaron a muchos Illuminati a alcanzar la iluminación trascendental, y fueron de lo más placenteras para sus hermanos mayores y aliados, los lloigor (...) La quinta canción de los Asociación Médica Americana enviará ondas biomísticas que activarán a las legiones nazis en el lago, y los harán marchar hacia la costa. En su resurrección, estarán dotados de fuerza y energía sobrehumanas, haciéndolos prácticamente invencibles. Y recibirán incluso un poder mayor como resultado de la explosión de energía consciente que será liberada cuando masacren a los millones de jóvenes allí reunidos. Luego, guiados por los Saures, marcharán contra Europa Oriental. Los rusos, alterados por lo de Fernando Poo, pensarán que es una tropa de ataque del oeste. Su antiguo miedo a que Alemania, con ayuda de poderes capitalistas, se levante y ataque y masacre a Rusia por tercera vez en el siglo se volverá realidad. Descubrirán que las armas convencionales no detendrán a los nazis resucitados. Creerán que están enfrentando un nuevo tipo de súper arma que los EEUU decidieron lanzar en un ataque sorpresa. Entonces los rusos apelarán a su propio súper-armamento. Ahí será que los Illuminati jugarán su as escondido en un pozo en Las Vegas, sea lo que sea. (...) Si la situación se desarrolla como lo he previsto, el Eskatón será inmanente. Para los Illuminati, será la consumación de la meta que vienen proyectando desde los días de Gruad. La victoria total. Todos ellos alcanzarán la iluminación trascendental simultáneamente. Por otro lado, para la humanidad significará la extinción. El fin”



Ya hemos mencionado en un par de oportunidades que El Retorno de los Brujos tuvo una gran influencia sobre Illuminatus; el origen de estos ‘nazis zombies’ del lago Totenkopf de Illuminatus, también podemos rastrearlo hasta la obra de de Pauwels y Bergier (del capítulo I de la Segunda Parte “Algunos Años en el Más Allá Absoluto”; ¡y atentos a la fecha!):

El 23 de febrero de 1957, un hombre rana buscaba el cuerpo de un estudiante ahogado en el lago del Diablo, en Bohemia. Volvió a la superficie, pálido de espanto, incapaz de pronunciar una palabra. Cuando hubo recobrado el habla, explicó que acababa de ver, bajo las aguas frías y densas del lago, una formación fantasmagórica de soldados alemanes de uniforme, una caravana de carros enganchados, con sus caballos en pie. «¡Oh, noche!, ¿qué son esos guerreros lívidos...?»

Por cierto: Totenkopf, en alemán quiere decir “cabeza muerta” o “cabeza de muerto”; en los 60s, a la enorme y fiel comunidad de fans de los Grateful Dead les decían Deadheads, que significa lo mismo pero en inglés: “cabezas muertas”; los deadheads invadieron el Woodstock original, y los muertos del lago Totenkopf planean invadir el Woodstock europeo de Illuminatus, creo que el juego de palabras viene por ese lado...



-------------------------------------------------------

5s, 17s, y 23s: “Enfrentó una puerta metálica pintada de verde, con el número 1723. Era la entrada de servicio de un condominio en el 2323 de Lake Shore Drive”, “A Flanagan debió haberle resultado divertido fijar la hora de la redada a las 5: 23 A.M.” (pág. 360); “Waterhouse pudo ver que alguien había dibujado un pentagrama con tiza en el piso” (pág. 362) “Las cincuenta millones de muertes violentas que hubo en esa guerra ayudaron a muchos Illuminati a alcanzar la iluminación trascendental” (pág. 363); “La quinta canción de los Asociación Médica Americana enviará ondas biomísticas” (pág. 364)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada