martes, 14 de junio de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS: SEMANA 27

Lectura de Illuminatus semana 27

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 298 a la 308)



Saul y Rebecca vuelven a encontrarse; Milo Flannagan se entera de que su hermano (el Padre Pederastia) está en su contra; las agencias de inteligencia comienzan a buscar a los posibles infectados con el Ántrax-Lepra-Pi; en un cruce fortuito, Carmel contagia a Horace Naismith y al Enano; conocemos la historia de Markoff Chaney...

-------------------------------------------------------

Nils Nosferatu – uno de los pocos sobrevivientes de la oleada de asesinatos causados por el pacto entre Hagbard y la Mafia – comienza a delirar al mejor estilo Dutch Schultz y sintoniza telepáticamente a otros personajes de la novela; “El hermano de George conoció a los delfines antes que él, ese es el gancho psíquico que atrajo a George” dice; esto es una referencia al cuento lovecraftiano Los Profundos de James Wade, donde hay un personaje llamado Dorn – el presunto hermano de George – que estudia la percepción extrasensorial de los delfines (ver entrada de la Semana 7). “Ella está en la puerta. Ella está enterrada en el desierto”; el proyecto de armas bacteriológicas donde se desarrolló el Ántrax Lepra Pi se llamaba Puerta del Desierto.

-------------------------------------------------------

Illuminatus! es, entre otras cosas, un manual de técnicas eroto-neurológicas precisas para la expansión de la conciencia” decía Robert Anton Wilson en The Illuminati Papers. Hasta este punto de la lectura hemos visto varias técnicas diferentes de Magia(k) Sexual: la técnica tántrica como una forma de meditación (Simon y Mary Lou), el ritual de magia(k) sexual propiamente dicho (Joe y Lady Velkor), la técnica crowleyana del éxtasis eroto-comatoso (George y Tarantella), y varias más; en el fragmento de esta semana vemos otra en el encuentro sexual de Saul y Rebecca: la técnica reichiana como una forma de liberación y unión.

Verás, nena, todo gira alrededor del sexo, pero no en el sentido freudiano. Freud nunca comprendió el sexo. De hecho casi nadie lo comprende, excepto unos pocos poetas aquí y allá. Cualquier científico que comienza a vislumbrarlo mantiene su boca cerrada porque sabe que será excluido de su profesión si dice lo que sabe. Se supone que lo que sentimos ahora es una tensión y que lo que sentiremos después del orgasmo es una relajación (...) ¿Tensión? ¿Cómo puede esto ser tensión? ¿Qué tiene esto en común con las preocupaciones, ansiedades, o con cualquier otra cosa que nos provoca tensión? Hay tirantez, pero no tensión. Es liberador, y la tensión no libera: contiene. Esas son las dos polaridades. (...) Mira, tratamos de atravesar la piel la piel del otro. Tratamos de derrumbar los muros, muros, muros. Si, si. Atravesar los muros. La tensión intenta sostener los muros y dejar lo externo afuera. Es lo opuesto. (...) Un científico lo supo. Murió en prisión. Después te contaré sobre él. Es el gran tabú del que nacieron todos los demás.

La frase que resalté en cursiva de este diálogo de Saul con Rebecca (pág. 301/2), hace referencia claramente al Dr. Wilhelm Reich. Robert Anton Wilson ha escrito largo y tendido sobre el Dr. Reich, y me atrevería a decir que lo nombra y cita su caso en todos sus libros: incluso escribió una obra de teatro sobre él, Wilhelm Reich in Hell (1987); también es un tema central en otros libros suyos como The New Inquisition y la Trilogía del Gato de Schrödinger. Tal vez lo que más sorprendía a RAW es la manera en que la ciencia ortodoxa intentó (y logró) destruir a Reich; en Cosmic Trigger I, escribe:

El Dr. Wilhelm Reich había sido el primer freudiano en tomar literalmente los descubrimientos de Freud y decir explícitamente que la mayoría de las neurosis son causadas por la represión sexual judeocristiana. Peor aún, Reich insistió que estas neurosis eran la causa directa del racismo, el sexismo, las violaciones, la violencia y las guerras. La represión sexual, concluyó, es el Problema de Salud Pública Número Uno y debía ser combatido tan vigorosamente como la poliomielitis o el cáncer. Reich comenzó a promulgar esta herejía en la década de 1920. También inició una investigación sobre las relaciones sexuales de las parejas en la década de 1930 (30 años antes que Masters y Johnson). Por estas y otras posturas radicales, el Dr. Reich fue expulsado de la Asociación Psicoanalítica Internacional, expulsado por los partidos comunistas y socialistas de Austria, expulsado de Alemania por los Nazis, calumniado por la prensa de Suecia al punto de no poder trabajar en ese país, difamado por la Asociación Médica Americana después de venir aquí, para finalmente morir en la Prisión Federal en 1957. Todo esto había convencido a muchas personas, incluyéndome, de que la libertad científica no era más segura en el siglo XX que en la edad media si las ideas de un científico se volvían demasiado revolucionarias.

Yo había observado con horror la destrucción del Dr. Reich por las fuerzas de la burocracia y la intolerancia en la década de 1950. Fue una especie de experiencia de Despertar, el primer albor de aprehensión de que nuestro gobierno, como cualquier otro, es más malo que bueno. Para otros, este despertar les llegó a través de la Guerra de Vietnam, o al trabajar junto a negros e indios en la lucha por los derechos civiles y descubriendo que la miseria de estas minorías no es sólo un “tema político” dramático sino una realidad muy dolorosa. Para algunos, vino con Watergate. Para otros, aún no ha llegado. Para mí, como Libertario, sucedió cuando agentes de la agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos arrojaron todos los libros del Dr. Reich — 30 años de investigación científica — en el incinerador de la calle Vandivoort en Nueva York, en 1957, y los quemaron.

La quema de libros era una escena de la Alemania Nazi, el horror de todas las películas antinazis que yo había visto de niño estaban cobrando vida en mi propio país, en mi propio tiempo.

Escribí mucho en defensa de Reich en esos años, para pequeñas y extravagantes revistas políticas y ocultistas — las únicas que estaban dispuestas a imprimir artículos donde se alegaba que el Gobierno de Estados Unidos posiblemente pudo haber desempeñado el papel de la Santa Inquisición para un nuevo Galileo. El único efecto de todos estos escritos fue que llegué a conocer a varios reichianos, y descubrí que eran un grupo deprimente — emocionalmente adictos a la paranoia, con ideas dogmáticas e intolerantes (una imitación inconsciente pero brillantemente precisa de todos los síntomas de estrés que Reich mismo había desarrollado después de siete años de acoso y hostigamiento por parte de Washington).

Ahora, a medida que pasaba la década de los 60s, comencé a ver que el mismo guión de matar-al-hereje surgía otra vez, con Tim Leary encasillado en el papel protagonista. Era todo tan mecánico y repetitivo como el sacrificio anual de la Virgen en los cultivos de maíz. Reich había llamado a este ritual sangriento “el asesinato de Cristo” y dijo que seguiría sucediendo una y otra vez en tanto la humanidad siguiera “muscularmente blindada” contra el juego libre del amor y la sexualidad. Uno comenzaba a pensar que podría haber tenido razón al respecto…



Para quienes sean ajenos a las ideas de Reich, he aquí un resumen de algunos de sus conceptos (fuente original):

La psicoterapia se enriquece con la teoría y técnica de Wilhelm Reich: la Psicología del cuerpo a la que llamó Vegetoterapia y, posteriormente, Orgonomía. Wilhelm Reich es considerado el padre de la Psicología Corporal. Reich planteó que el ser humano es más que la palabra, que el símbolo o la imagen, es todo ello sustentado en el cuerpo, la postura y el movimiento. Aproximarse integralmente a su complejidad implica no olvidarnos ni de lo obvio ni de lo oculto, de lo consciente y de lo inconsciente, de la causa y del objetivo. El trabajo psico-corporal, -o sea palabra y cuerpo entremezclados-, es la vía. Necesitamos aprender sobre el cuerpo y su lenguaje.

La Energía: el Orgón

Para Reich el concepto original de libido de Freud era el correcto. Luego Freud desarrolla el concepto de dos energías: eros y tánatos. Reich considera que el concepto de tánatos es innecesario, sólo es necesario eros y, para explicar los comportamientos autodestructivos o destructivos, explica que son debidos a una mala organización de la energía erótica.

Según Reich no conocemos a la energía como tal, sino sólo sus manifestaciones. Las manifestaciones de la energía pueden tomar diversas formas. Reich llama a la libido Orgón y la conceptualiza como la energía vital del organismo, la energía universal. Dicho concepto de energía sustenta la teoría reichiana. La energía del orgasmo, el orgón, es algo que se puede conservar.(...)

Cuando la energía no fluye armónicamente se da la enfermedad. Es necesario un equilibrio flexible entre fuerza (contracción) y relajamiento (expansión), para que haya armonía (salud). Lo que se opone a esta flexibilidad es la coraza corporal (formada por tensiones musculares crónicas), la cual no permite el proceso natural de expansión-contracción

Todo síntoma físico tiene una repercusión emocional-mental y viceversa. Para Reich no existe una dualidad mente-cuerpo. Lo físico es más burdo, lo emocional es más sutil. Tanto los síntomas físicos como los mentales, son parte de un mismo sistema energético. La vida se mantiene saludable mientras dejamos ir la energía ya gastada, hay que dejar que todo salga para que todo se renueve. Existen dos formas de lograrlo: el orgasmo y la creatividad. Lo que mantiene plenamente saludable la vida es la vivencia plena de la sexualidad y/o de la creatividad. Si se obstaculiza la creatividad, se obstaculiza la vida sexual y viceversa, ya que corren paralelamente. En el orgasmo genuino se expulsa toda la energía y luego se recarga para poder ser utilizada en el trabajo o en cualquier actividad. Para Reich no hay lugar para la sublimación, la sexualidad es el medio de descarga plena de energía para poderla renovar.


Acumulador de Orgón


La Coraza

Según la opinión de Reich, el carácter forma una especie de defensa contra la ansiedad creada por los intensos sentimientos sexuales y agresivos del niño y el correspondiente temor al castigo, la cual se marca en el cuerpo. Al nacer venimos con el impulso biológico de satisfacer nuestras necesidades inmediatamente, sin embargo entramos en conflicto porque nos vamos dando cuenta que para obtener amor hay que seguir reglas, posponer la satisfacción, por lo que nos empiezan a dar miedo nuestros propios impulsos, por ejemplo, podemos perder el amor de la madre y por lo tanto, tendríamos pocas probabilidades de sobrevivir. Si la madre se va nos duele, nos da tristeza y el abandono es el mayor generador de cólera.

Reich plantea únicamente la existencia de tres emociones básicas: el miedo, la tristeza y la cólera. La persona se defiende de estas tres emociones desagradables de una forma en particular y empieza a formar su coraza caracterológica. Todos nos hemos tenido que defender de la tristeza, la cólera y el miedo. Además no nos es permitido expresar los impulsos sexuales y agresivos, por lo que llevamos al enemigo dentro de nosotros: formamos una coraza para defendernos de nosotros mismos.

La primera defensa contra el temor es la represión corporal, la cual interrumpe temporalmente los impulsos sexuales. Como las defensas del ego llegan a ser crónicamente activas y automáticas, se transforman en rasgos del carácter como mecanismos de protección que se han hecho crónicos en la conducta y en el cuerpo (grupos musculares crónicamente tensos que bloquean la energía). La concepción que Reich tiene sobre esta coraza incluye la suma total de todas las fuerzas defensivas de represión, que están organizadas en un patrón más o menos coherente dentro del ego: “El establecimiento de un rasgo característico indica la solución de un problema de represión, (hace innecesario el proceso de la represión), o cambia una represión en una formación relativamente rígida aceptada por el ego, una vez que se ha establecido”.

Los rasgos caracterológicos no son síntomas neuróticos. Según Reich, la diferencia estriba en el hecho de que los síntomas neuróticos (tales como los temores irracionales o fobias, síntomas obsesivo-compulsivos, etc.), se experimentan como ajenos al individuo, como elementos extraños a la psique, en tanto que los rasgos caracterológicos (orden un poco exagerado, timidez angustiosa), se experimentan como partes integrantes de la personalidad. Las defensas del carácter son particularmente efectivas e igualmente difíciles de erradicar porque están bien racionalizadas por el individuo y son experimentadas como parte de su autoconcepto y tienen sus representación en el cuerpo.

El carácter consiste en una alteración crónica del yo, a la que podríamos calificar de rigidez. Es la base del modo de reacción característico de una persona. Su significado es la protección del yo contra peligros exteriores e interiores. Como mecanismo de protección que se ha hecho crónico, se le denomina coraza. Esta coraza significa inevitablemente una disminución de la movilidad psíquica. Sin embargo, debe concebirse la coraza como algo móvil en las que existen brechas. Opera conforme al principio del placer/displacer. En situaciones poco placenteras la coraza aumenta, en situaciones placenteras disminuye.

El lugar donde se forma la coraza es el Yo, esa parte de la personalidad que constituye el límite entre la vida instintiva y el mundo exterior. Podemos llamarla, por lo tanto, el carácter del Yo. La coraza caracterológica se desarrolló como resultado del conflicto entre las demandas instintivas y el mundo exterior frustrante, por el temor consciente o inconsciente del castigo. Una coraza más o menos completa queda ejemplificada por el estupor catatónico. Una coraza completamente insuficiente, en la estructura del carácter impulsivo.



Quienes estén interesados en las ideas de Wilhelm Reich, podrán encontrar varios de sus libros online; les recomiendo también la introducción del propio RAW a Wilhelm Reich in Hell, que es muy completa – aunque no está en español. Luego, como una entrada complementaria – para no extenderme demasiado aquí –, subiré un fragmento que ya tenía traducido de The New Inquisition que Wilson dedica al infortunado doctor.

-------------------------------------------------------



Cabalísticamente, al comienzo del fragmento de esta semana todavía estamos en Tiphareth, el centro del Árbol, la séfira en la cual confluyen todos los senderos sefiróticos; por esta razón, no parece casual que se hable tanto de “unificar las fuerzas”: primero Robert Putney Drake con la entidad extradimensional que le envían los Illuminati (ver entrada anterior), y ahora Saul con Rebecca: “ellos quieren separarnos (...) ellos… no quieren… que unifiquemos… nuestras fuerzas”. La escena de Putney Drake parece un reflejo qlifótico de la escena entre Saul y Rebecca, e ilustran muy bien la línea de sus protagonistas dentro de los Mitos de Illuminatus: los Illuminati buscan la inmortalidad a través del sacrificio humano, y los discordianos buscan elevar la consciencia a través del sexo tántrico (o reichiano, en este caso).

También, lo de la confluencia de los senderos se da de manera literal y con aire de comedia cuando tres personajes (que no se conocen entre sí) se cruzan de repente:

El Enano Desobediente, Carmel y el Dr. Horace Naismith chocaron en la entrada del Hotel Sands (“¿Por qué no miran por donde mierda caminan?” gruñó Carmel) (pág. 298)

En la página 303 dejamos la esfera de Tiphareth y entramos en el Séptimo Viaje o Netzach. Netzach, “la Victoria”, o “la Perseverancia”, o también “la Eternidad”, es la séptima séfira del Árbol de la Vida de los cabalistas.

Aleister Crowley, en el “Arreglo de Nápoles” que incluye en El Libro de Thoth, nos explica la tríada inmediatamente inferior a Tiphareth:

En esta fase conviene apartarnos por un momento del simbolismo estrictamente Qabalístico. La doctrina de los tres números siguientes (al menos para algunas personas) no está expresada muy claramente. Debemos acudir al sistema Vedanta para hallar una interpretación más lúcida de los números 7, 8 y 9, si bien éstos se corresponden muy íntimamente con las ideas Qabalísticas. En el análisis hindú de la existencia los Rishis (Sabios) postulan tres cualidades: Sat, la Esencia del Ser mismo (Yesod); Chit, Pensamiento o Intelecto (Hod), y Ananda (palabra traducida normalmente por Bienaventuranza, Netzach), el placer experimentado por el Ser en el curso de los acontecimientos.



Stuart Holroyd, en Los Misterios de la Cábala, dice de Netzach:

Representa los sentidos y las pasiones. Es la séfira del arte y del ritmo, del movimiento y el color. Su esfera es Venus, y el ave que le corresponde – el torcecuello – es utilizada como amuleto de amor. A pesar de estar en la columna masculina, su imagen – igualmente relacionada con Venus/Afrodita – es una hermosa mujer desnuda.  

Para los ocultistas, Netzach también representa el primer nivel del plano astral o de los mundos de los sueños, un mundo de deseos y fantasías.

Como vemos al comienzo de este capítulo, el Enano, Markoff Chaney, es un personaje con fuertes características de Netzach: muy emocional “otra tonelada de bilis se acumuló en la fosa séptica del Enano: la lista de personas a las que iba a hacer comer mierda antes de irse a la tumba” (pág. 304) y con vívidas fantasías sexuales “(se escondía) en su habitación, con el póster central de Playboy desplegado, masturbándose y soñando con millones y millones de chicas adolescentes con el físico de las Playmates” (ídem); de hecho, su venganza contra “las matemáticas, la línea, el cuadrado, lo normal, y todo el mundo mensurable que lo considera a él como un extraño factor aleatorio” no nace de una ideología, de algo cerebral, sino que brota de sus emociones viscerales; precisamente por esto, es tan difícil de detectar para las ‘facciones enfrentadas’ de Illuminatus.

Netzach representa al mundo de los sueños, y en la página 306 leemos: “En algún lugar hay un factor aleatorio” dijo el líder del FLE, el Dealy Lama, soñando en su escondite subterráneo debajo de la Dealy Plaza”.

-------------------------------------------------------

David Rappaport como Markoff Chaney 
en la versión teatral de Illuminatus dirigida por Ken Campbell


Volvamos a Markoff Chaney: el Enano Desobediente – el principal protagonista del fragmento de esta semana – el cual me parece un personaje fascinante; el Enano parece ser una representación de lo puramente aleatorio, un avatar de la Operación Jodementes. En el Apéndice Yod de Illuminatus, los autores nos dicen:

La Operación Jodementes fue inicialmente instigada por Ho Chih Zen, del Frente de Liberación Erisiano, que es la misma persona pero no el mismo individuo que Lord Omar Khayyam Ravenhurst, autor de El Honesto Libro de la Verdad. Su filosofía principal fue propuesta originalmente en La Teoría de los Juegos y de la Conducta Económica, de Neumann y Morgenstern: esto es, que la única estrategia que un oponente no puede predecir es una estrategia aleatoria. Los cimientos ya habían sido colocados por Malaclypse el Más Joven, G. C. S., cuando proclamó “los discordianos debemos estar separados”. Esta descentralización radical de los emprendimientos dicordianos creó un factor aleatorio interno mucho antes de que la Operación Jodementes fuera ideada.

Markoff Chaney parece ser la encarnación de esta estrategia con su micro-anarquía (sobre la cual ya habíamos hablado en relación al wu-wei en una entrada anterior), y el fragmento de Nunca Chifles Mientras Estás Meando, de Hagbard Celine, citado al comienzo del Séptimo Viaje (pág. 303), parece ser un identikit del Enano:

La individualidad del ser humano es la Cosa más completa e implacablemente Maldita, prohibida, excluida, condenada, olvidada, relegada, ignorada, suprimida, reprimida, robada, violada y disfamada que existe. Ingenieros, estadistas, psicólogos, sociólogos, publicistas, terratenientes, burócratas, dueños de industrias, banqueros, gobernadores, comisarios, reyes y presidentes están perpetuamente forzando a la Cosa Maldita a entrar en categorías cuidadosamente preparadas, y están perpetuamente irritados porque la Cosa Maldita no encaja en el espacio que tiene asignado. Los teólogos le llaman pecador e intentan reformarla. El gobernador le llama criminal e intenta castigarla. El psicoterapeuta le llama neurosis e intenta curarla. Y aún así la Cosa Maldita no encajará en el espacio que tiene asignado.



-------------------------------------------------------

En la página 305 leemos “cien mil personas marcharon al Pentágono, e incluso algunos quisieron exorcizar al Demonio (los Illuminati frustraron ese intento al impedirles formar un círculo)”; esto realmente sucedió, y Adam Gorightly nos lo cuenta en Historia Discordia

Esta es una alusión a la marcha sobre el Pentágono, del 21 de de octubre de 1967, una protesta contra la guerra que incluyó un exorcismo con la intención hacer levitar al templo de cinco caras en un ritual de limpieza y purificación.

Algunos sugieren que el Pentágono en efecto levitó ese día, como el siempre fiable Abbie Hoffman en su autobiografía, pero ¡quién sabe lo que había fumado Abbie ese día!

En las primeras etapas de la marcha sobre el Pentágono, el organizador del evento David Dillinger- del Comité Nacional de Movilización para poner Fin a la Guerra de Vietnam (The Mobe) - designó al popular Yippie Jerry Rubin para dirigir la marcha. Rubin, a su vez, invitó a su compañero Abbie Hoffman para unirse a la diversión, así como a luminarias tales como Allen Ginsberg y Ed Sanders, de los Fugs - y de pronto este plan loco para hacer levitar al Pentágono se puso en marcha.


Panfleto escrito por Ed Sanders con instrucciones para la levitación del Pentágono, 
21 de Octubre 1967.


Según Rubin, Abbie Hoffman fue la figura clave que propuso la idea de la levitación del edificio, y antes de la protesta Abbie hizo una visita de campo al Pentágono con un doble propósito: 1) fomentar el interés por la marcha en los medios de comunicación y, 2) calcular el número de personas que serían necesarias para rodear por completo, tomadas de la mano, el templo de cinco lados durante el curso del exorcismo/levitación.

Al parecer, Hoffman andaba balbuceando alrededor del Pentágono con una cinta métrica (en los días cuando uno podía aparecer sin previo aviso en el Pentágono) cuando fue informado por la Guardia Nacional para que cesara y desistiera, para luego ser escoltado fuera del terreno. En su salida, Abbie hizo una solicitud formal de un permiso para la levitación del Pentágono, que - de acuerdo con Abbie - levantaría el edificio a unos 90 metros de altura. En respuesta, los militares realmente accedieron a esta solicitud surrealista con las siguientes estipulaciones: Abbie y sus freaks peludos solamente estarían autorizados a elevar el Pentágono a sólo un metro de la tierra (¡A fin de no dañar los cimientos!), y que los manifestantes no podían rodear el Pentágono, solamente podrían reunirse frente al edificio.

Exorcismo de los Espíritus Malévolos del Pentágono, por The Fugs

En total, 50.000 peaceniks fueron hasta el Pentágono aquel lejano y muy extraño día ostentando toda la parafernalia de la época: pelo largo, flores y carteles pacifistas - incluyendo banderas con el símbolo del ojo-en-la-pirámide que al parecer los Yippies adoptaron como su propio escudo de armas esotérico durante este período.



Foto tomada del libro anti-Illuminati de John Steinbacher Senator Robert Francis Kennedy: The Man, The Mysticism, The Murder.


En respuesta al flujo masivo de manifestantes contra la guerra, 10.000 efectivos militares fueron apostados para “mantener la paz”. Una de las imágenes más icónicas de esta confluencia de fuerzas Erísticas vs. Anerísticas es la foto de la chica hippie poniendo una flor en el cañón de un fusil con bayoneta a punto de volarle la sonrisa de la cara.



El Pentágono, como hemos señalado en innumerables ocasiones aquí en Historia Discordia es una parte integral de los Mitos Discordianos, por no mencionar al signo de la paz, la V de la victoria, que los Discordianos habían adoptado años antes de que se convirtiera en un sinónimo de la contracultura. Así que todos estos símbolos ocupan un lugar preponderante en las iconografías discordiana y de Illuminatus!, y parece que una cierta cantidad de polinización cruzada ocurrió durante este período entre los Discordianos y los Yippies - aunque los Discordianos, en gran medida (Greg Hill, en particular), trabajaban de una manera bastante más subliminal e introvertida en contraposición a los Yippies con su actitud in your face, llevando su teatro a las calles y las pantallas de televisión de EE.UU.

La imagen original del Cao Sagrado creada por Greg Hill alrededor de 1964 reuniendo al Pentágono (Anerístico) y a la Manzana Dorada (Erística) en un tire-y-afloje yin-yang/mezco-lanza de fuerzas caóticas opuestas. Cortesía de los Archivos Discordianos.


RAW - como bien sabemos – salió a las calles durante las manifestaciones de la Convención Democrática de Chicago y fue testigo presencial de las tácticas de mano dura del escuadrón de matones del Alcalde Daley, una narrativa que se teje dentro y fuera de Illuminatus! También hay una buena probabilidad de que RAW alcanzara a ver la bandera freak “Now” de los Yippies flameando durante estas manifestaciones, la cual muy probablemente tuviera alguna influencia en su afición y uso posterior de la imagen y la mitología del Ojo-en-la-Pirámide.



Si les interesa leer más sobre el intento de levitación y exorcismo del Pentágono en 1967, aquí encontré un par de links en español que tratan sobre el tema: Norman Mailer sobre el Exorcismo del Pentágono, y Abbie Hoffmann sobre las Aventuras de los Yippies.

-------------------------------------------------------

En la página 308 vuelve a aparecer otra de las personalidades que han influenciado fuertemente a RAW: Richard Buckminster Fuller, que “daba una conferencia en el Real Instituto de Arquitectura de Londres explicando por qué los sustantivos no existen en el mundo real”. Esto es una referencia a su libro de 1970 I Seem to be a Verb, donde escribió: “En el presente vivo en la Tierra y no sé lo que soy. Sé que no soy una categoría. No soy una cosa; un sustantivo. Podría ser un verbo, un proceso evolutivo; una función integral del universo”. Ya nos hemos referido a ‘Bucky’ Fuller en una entrada anterior



‘Bucky’ Fuller


-------------------------------------------------------

5s, 17s y 23s: “Mientras el Presidente traga tres Librium, un Tofranil y un Elavil” (cinco pastillas en total, pág. 300); “cien mil personas marcharon al Pentágono” (pág. 305); “la Forma 1472” (14+7+2=23), y “la Forma 2317” (pág. 306).




No hay comentarios:

Publicar un comentario