lunes, 28 de marzo de 2016

LECTURA DE ILLUMINATUS SEMANA 16

Lectura de Illuminatus semana 16

Por Mazzu

Trilogía Illuminatus

(Desde la página 181 a la 191)



George y Hagbard se encuentran con Howard el delfín, que les avisa que los Illuminati quieren saquear una ciudad sumergida de la Atlántida; en un cut-up muy excitante vamos y venimos al pasado y al presente con Simon y Joe Malik en las revueltas de Chicago en el ’68 y al pequeño disturbio que arman ambos para echar AUM en el ponche de la reunión de los KCUFs...

-------------------------------------------------------

Cabalísticamente, todavía estamos en Chesed; el elemento de esta séfira es el agua, y aquí ciertamente estamos sumergidos en ella: esta parte transcurre dentro del submarino Leif Erikson; desde la página 181 a la 183 el protagonista es Howard – el delfín parlante – quien junto a Hagbard nos cuentan brevemente la historia del pueblo delfín; el submarino se acerca a la ciudad de Peos, en la región de Poseida, en la sumergida Atlántida; allí los Illuminati tratan de saquear el templo de Tethys, justamente la diosa del Océano.



La pirámide es uno de los símbolos de esta séfira, y aquí se la menciona; página 183 (la pirámide del templo de Tethys) y 184. Incluso en el sueño de Rebecca Goodman (pág. 184)

El cuatro es el número de Chesed, y en la página 184 vemos que August Personage hace la llamada anónima desde una cabina telefónica en la Calle Cuarta.

Rebecca Goodman recuerda “el pinchazo de la aguja” (pág. 184), y en frente de Chesed, el sendero que une a Geburah con Tiphareth contiene la letra hebrea Lamed, ‘el Aguijón’. En la misma página también se menciona “que la ternura era algo más que una palabra en el diccionario” y aquí podemos relacionar a la ternura con la Misericordia (Chesed).

A. Personage encuentra el arcano menor del Taror del 5 de Oros (pág. 184). Según Crowley en Liber LXXVIII la carta está regida por Mercurio y Tauro, y representa “problemas materiales”. Aquí estamos todavía en Chesed, el 4, pero estamos a punto de pasar a Geburah, la 5ta séfira; este hallazgo por parte de A. Personage parece ilustrar el cambio por venir (y ¡vaya que se avecinan problemas!)

Una vez que la sala del trono quedó desierta, (...) Hassan se arrodilló y separó las dos mitades de la bandeja que sostenía la cabeza de Ibn Azif. (...) Ibn Azif salió, satisfecho por su propia performance. Su cuello era grueso, taurino, sólido y estaba indemne. (pp. 184/5)

Varias referencias a Chesed aquí: el monarca en el trono es uno de sus símbolos; Tauro está presente en el sendero que une a Chesed hacia arriba con Chokmah; hemos venido viendo que todos los capítulos – o viajes – finalizan con la forma que representa la séfira conforme al ‘Arreglo de Nápoles’ presentado por Crowley en El Libro de Thoth (Kether, el punto, Chokmah, la línea, Binah, el plano) y Chesed no es la excepción: la última frase del capítulo dice “su cuello era grueso, taurino, sólido y estaba indemne”. Y dice Crowley en el libro ya citado: “El cuarto punto (Chesed), nos da El Sólido”.



En la página 185/6 entramos en el Quinto Viaje, o Geburah, la quinta séfira del Árbol de la Vida cabalístico. Stuart Holroyd en Magic, Words and Numbers, dice sobre ésta séfira:

A Geburah, el Poder, le corresponde el número 5, siendo la contrapartida femenina de Chesed. Es una fuerza impulsora de todo lo destructivo, del odio, y las guerras. Se asocia con el planeta Marte, siendo sus símbolos la espada, la lanza, el azote, la cadena y el pentágono. Se asocia a Gebura con el nacimiento del árbol de la muerte, Qlifoth. Se la relaciona con el basilisco; su imagen es un guerrero montado en un carro.

Thomas Karlsson, en su libro Qabalah, Qlifoth y Magia Goética (que me resultó muy ilustrativo y práctico), dice sobre esta emanación:

Geburah o Din se corresponde al principio de la ley, la separación y la severidad. Este es el principio desintegrador que crea distancia y espacio para permitir la existencia individual. Satán y las fuerzas oscuras tienen, según a muchos Qabalistas, su origen en esta Sefira ya que representa los principios que se liberaron de la unidad original. Si esta Sefira está desequilibrada puede causar que todo se desintegre en sus partículas inherentes. Geburah está asociada con Marte. (...)

En la medida en que Geburah esté equilibrada por Chesed es una fuerza que garantiza el orden y la justicia, pero si Geburah fuera a actuar exclusivamente por sí misma se convertiría en una fuerza brutal y destructiva que causaría el mal. Los Qabalistas ven a Geburah como un aspecto de Dios y como una de sus cualidades. En un cierto momento del mítico lapso de tiempo primordial, la Serpiente merodea por el Jardín del Edén y hace que el hombre rompa la unidad original al comer de los frutos del conocimiento. Cuando la unidad original se rompe, Geburah se convierte en una fuerza independiente que dominará a Malkuth y al mundo del hombre. Lo que era un mal potencial se realiza convirtiéndose en una fuerza radicalmente maligna que se extiende como una plaga por el mundo del hombre. (...)

Geburah es el principio castigador y destructivo. Pero, paradójicamente, también es el prerrequisito para la Creación. Cuando Dios crea el cielo y la tierra divide lo que previamente estaba fusionado. Dios separa la luz de la oscuridad. Originalmente todo está unido y completamente indiferenciado, y a partir de este estado primordial el mundo fue formado a través de la separación, esto es, a través de las cualidades de Geburah.

Sin duda, el primer fragmento de este Quinto Viaje ilustra bastante bien el Poder, lo destructivo, el odio, y la guerra que representa Geburah, teniendo en cuenta que comienza (pág. 186) hablando del discurso dado por Adolf Hitler el 30 de Enero de 1939 en Berlín, donde mencionó por primera vez – en público – el término Vernichtung (aniquilación) en referencia a los judíos. La primera frase de ese discurso menciona al Poder directamente: “durante el período de mi lucha por el poder...”. Además de la mención de la aniquilación y guerra y el Poder en el discurso de odio de Hitler, en el segundo párrafo de la misma página se cita el libro La Voz de la Destrucción de Hermann Rauschning, un nazi arrepentido. También se menciona a la Sociedad Thule, cuyo símbolo – además de la esvástica – era una espada, otro de los Símbolos de Geburah.



El Poder vuelve a aparecer en la página 187, donde leemos que el paciente del psiquiátrico menciona a “los poderes detrás” de los jerarcas nazis.

Aquí hay un salto a una escena de los disturbios de Chicago en 1968 (ciertamente el dominio de Geburah) y más adelante (pág. 191) vemos cómo Zev Hirsch, Comandante de los Relámpagos de Dios del Estado de New York, dirige una golpiza brutal contra los manifestantes pacifistas.

El “San Sapo” mencionado en la página 188, una entidad lovecraftiana con la que 00005 se encuentra en Ingolstadt – como veremos más adelante –, no es otro que Tsathoggua “una mezcla de sapo, murciélago y marmota” creado por Clark Ashton Smith y parte de los Mitos de Cthulhu; esta descripción de animales mezclados recuerda un poco al Basilisco, una criatura mitológica mezcla de serpiente, gallo, y murciélago, que según las leyendas nacía de un huevo de gallina empollado por un sapo; y justamente, el Basilisco es uno de los símbolos de Geburah.

Actualización: como decíamos anteriormente, Geburah es la séfira número 5 y el sendero que desciende desde Geburah a Hod tiene el número 23; también, en esta sección, vemos que el número 17 está presente: el sendero sefirótico que lo contiene baja desde Binah hasta Tiphareth, cruzando al sendero de ‘la Fuerza’ que une a Geburah con Chesed. El 17 es el número de la letra hebrea Teth, ‘la Espada’, justamente otro de los símbolos del Poder, Geburah.

Más sobre la relación del 5/23/17: en el foro de lectura, Martín Agharta Diaz nos comenta


Estaba viendo lo del 23 en relación al 17, del cual no recordaba muchas sincronías.. y encontré ésta: A = 1 W=23 ; luego G=7 W=23 ... ¡encuentre el 17 oculto en las iniciales de Adam Weishaupt y George Whashington!! ¡Ah, y en 1723 parece que nacieron Weishaupt y Adam Smith!

-------------------------------------------------------

El personaje de Howard siempre me pareció inspirado en los estudios del neurocientífico John C. Lilly sobre la inteligencia y el lenguaje de los delfines; aquí hay un artículo muy interesante sobre el tema.



-------------------------------------------------------

Al comienzo de este Viaje (pág. 186) leemos una cita:

Y, observad, estas son las Leyes Formuladas:

IMPOSICIÓN DEL ORDEN = ¡AUMENTO DEL CAOS!

- Lord Omar Khayaam Ravenhurst, “El Evangelio según Fred”, El Honesto Libro de la Verdad

Al principio creí que esta era una cita del Principia Discordia, pero – a pesar de que hay varias referencias y fragmentos del Honesto Libro de la Verdad (o HBT por sus siglas en inglés) – buscando entre sus páginas, solamente encontré una sola referencia (en la pág. 00037) al fragmento del HBT llamado “El Evangelio Según Fred”, y NO es la cita que figura en Illuminatus; es decir, esta cita NO fue tomada del Principia Discordia.

Comencé a buscar más información al respecto, terminé encontrándola y – como siempre – en la magnífica página de Adam Gorightly, Historia Discordia, donde nos cuenta de qué va la cosa:

Una vez, durante una conversación con RAW, le pregunté qué pensaba de los escritos de Thornley, y él declaró inequívocamente que lo mejor que Kerry había escrito era El Honesto Libro de la Verdad. Por supuesto, a veces pensaba que RAW me estaba tomando el pelo sobre ciertas cosas, así que archivé esta anécdota en mis bancos de memoria para una futura ponderación. Más tarde, después de haber adquirido el Archivo Discordiano, un día realicé el descubrimiento más sorprendente: nada más y nada menos que El Honesto Libro de la Verdad, que tiene una extensión de 15 páginas e incluye “El Libro del Útero”, “El Libro de las Explicaciones”, “El Libro de las Predicciones”, “El Libro del asesoramiento", "El Libro de los Amarillos” y “El Evangelio Según Fred”.

Finalmente, el Honesto Libro de la Verdad fue publicado en el libro de Gorightly, Historia Discordia, que lamentablemente aún no he podido leer...

Aunque desgraciadamente no poseamos una copia del Honesto Libro de la Vedad, el propio Kerry Thornley nos cuenta que la ecuación IMPOSICIÓN DEL ORDEN = AUMENTO DEL CAOS se llama la Ley de la Escalada Erística, y se explaya un poco sobre ella en la introducción a la 5ta edición del Principia Discordia (página 18 en la traducción de Olimac Soir):

Los Avatares Erísticos también pueden ser verificados por el hecho de que siempre son ignorantes de su misión y no tienen ni idea de que están sirviendo a Eris o, para tal caso, ni siquiera son conscientes de que están promoviendo la confusión. Eso es posible gracias a la Ley de la Escalada Erística, la cual uno debe desconocer para servir como Avatar Erístico. (Por alguna razón, aún desconocida, no funciona tan bien para aquellos quienes somos conscientes de ella).

Esta Ley concierne a cualquier imposición de orden, ya sea, arbitraria o coercitiva. Es entonces: Imposición del Orden=Aumento del Caos. Armado con la Ley de la Escalada Erística, cualquier imbécil – no sólo un sociólogo – puede entender la política.

Lo traduciré a la lingua franca del mundo Occidental: una imposición del orden crea un déficit del caos, lo cual se agrava hasta que se haya subsanado (por medio de aguantar todo el caos excepcional). Claro está, Eris piensa que todo caos es excepcional. Pero para nosotros los mortales cuando hay demasiado de algo bueno, nos parece un poco turbador. De este modo, nos acobardamos cuando encontramos un anerisma – un pronunciamiento que desconoce la Ley de Escalada Erística.

Si usted escucha que ilegalizar la prostitución erradicará las violaciones, está escuchando un anerisma – una manifestación del Delirio Anerístico. (Si usted lee “El Cao Sagrado” en las páginas 00049 y 00050 – en lugar de saltárselas de la manera recomendada – comprenderá lo anamisticametafórico de lo Anerístico).

Un Anerisma casi siempre ingresa al mundo a través de la boca de un político –pero también puede venir por la vía de cualquier figura de autoridad tal como un pastor o un profesor o un padre de familia o un jefe o Ronald McDonald.

“Necesitamos más leyes, con castigos más duros, para eliminar las drogas de nuestra comunidad” dice un inocente peón de Eris. Veámoslo en detalle: estas leyes hacen que el tráfico, la venta, y la compra de drogas, sean más arriesgados. Este hecho, por otro lado, hace que suban los precios – para así hacerlas más rentables. Así que se invierte más dinero y trabajo para al final expandir el mercado del contrabando – siguiendo la ley de la Escalada Erística.

O, como dice simplemente el sabio Taoísta Chuang Tzu (Zhuangzi), “cuantas más leyes existan, más crimen habrá”.

(La identificación y dilucidación de anerismas es un pasatiempo favorito de los discordianos políticamente conscientes – quienes notarán que todo el texto de mi “Epístola a los Esquizofrénicos” en la página 00069 es un anerisma psicológico. La Diosa me castigó por ello cinco años después, convirtiéndome en un esquizofrénico. Una conspiración la ayudó. Pues mientras escribo esto, aún soy esquizofrénico – según mis amigos). (¿O serán mis enemigos?).

La proliferación del crimen tras la multiplicación de las leyes es más que un asunto de definición aumentada. Los gobiernos son imposiciones de orden diseñadas para desalentar el robo y el asesinato. Pero al final, roban mucho más en impuestos que todo lo que podrían robar todos los ladrones freelance que andan por ahí. Sus guerras involucran más matanza y violencia que las que los bravucones y vándalos más viles podrían siquiera imaginar.



-------------------------------------------------------

Esta semana nos adentramos un poco más en los Mitos de Illuminatus; en el fragmento que nos ocupa comenzamos a entrever que los Illuminati tienen relación con la Atlántida, la mítica Thule, la Sociedad homónima, los nazis, y los poderosos dioses oscuros de los Mitos de Cthulhu. Como hemos mencionado en una entrada anterior, Illuminatus se nutre bastante de El Retorno de los Brujos, Pauwels y Bergier, y justamente en la página 187 se mencionan varios sucesos directamente tomados de ese libro: la insinuación de que los nazis estaban en contacto con fuerzas sobrehumanas denominadas ‘los Superiores Desconocidos’ (ilustrado en la pesadilla de Hitler, también contada en El Retorno de los Brujos, de la cual el führer supuestamente despertó gritando “¡es ÉL, es ÉL, ÉL viene por mí!”); la iniciación de Hitler en la Logia Iluminada de Munich en 1923 bajo la tutela de Haushofer; y lo que Albrecht, el hijo de Haushofer, había escrito sobre su padre en un poema: “Mi padre rompió el sello/ No sintió el aliento del Diabólico/ ¡Lo libró al mundo!”

Para más referencia sobre este tema, transcribo un fragmento de El Retorno de los Brujos:

La leyenda de Thule se remonta a los orígenes del germanismo. Se trata de una isla desaparecida, en algún lugar del extremo Norte. ¿En Groenlandia? ¿En el Labrador? Como la Atlántida, Thule habría sido el centro mágico de una civilización extinguida. Según Eckardt y sus amigos, no se habían perdido todos los secretos de Thule. Unos seres intermediarios entre el hombre y las inteligencias de Fuera tendrían a disposición de los iniciados un depósito de fuerzas donde abastecerse para devolver a Alemania el imperio del mundo, para hacer de Alemania la nación anunciadora de la superhumanidad venidera, de las mutaciones de la especie humana. Llegará un día en que las legiones se pondrán en marcha para aniquilar todo lo que se opone al destino espiritual de la Tierra, y serán conducidas por hombres infalibles, alimentadas en las mismas fuentes de la energía y guiadas por los Grandes Antiguos.

Thule (Tile)


La mención a los Grandes Antiguos parece una alusión directa a los Primigenios (the Great Old Ones), y “las inteligencias de Fuera” parecen referir a los Dioses Exteriores de los mitos lovecraftianos; como veremos de manera más amplia en las semanas siguientes, los Mitos de Illuminatus juegan con la teoría de que se puede trazar una línea casi completa de los Illuminati desde la Atlántida hasta nuestros días, y que pretenden dominar el mundo con la ‘ayuda’ de los Primigenios.

Hay un par de referencias lovecraftianas en el segmento de esta semana. El nombre del colaborador de Hassan i Sabbah, Ibn Azif (pág. 185), está tomado del supuesto nombre en árabe del nefasto Necronomiconal Azif. Ya mencionamos a “San Sapo”, o Tsathoggua, presente en la página 188 y en el mismo párrafo se lo menciona a H.P. Lovecraft.

Otra idea que es parte de los Mitos de Illuminatus a la que volvemos en este fragmento (págs. 189/190) es la teoría de que Adam Weishaupt mató y suplantó a George Washington como presidente de los EEUU (ver el memo#7 de Pat, pág. 44); aquí los autores parecen confirmar que Washington en realidad era Weishaupt, justificando así su negativa de ayudar a Tom Paine fue condenado a muerte en París. De paso, afirmando que el críptico sello de los EEUU fue creado por el Gran Maestre de los Illuminati en persona. En la página 190, Simon analiza el sello en el billete de un dólar y ofrece una explicación que no difiere mucho a las que consideran los conspiranoicos de internet hoy en día:

“Y cuando giras el billete, lo primero que ves es la pirámide Illuminati. Verás que dice mil setecientos setenta y seis, aunque nuestro gobierno fue fundado en mil setecientos ochenta y ocho. Supuestamente, el mil setecientos setenta y seis está allí porque fue cuando se firmó la Declaración de Independencia. La verdadera razón es que mil setecientos setenta y seis es el año en que Weishaupt revivió a los Illuminati. Y ¿Por qué crees que la pirámide tiene setenta y dos segmentos en trece escalones?” (...) “Setenta y dos es el número cabalístico del Sagrado e Impronunciable Nombre de Dios utilizado en la magia negra, y trece es el número de la misa negra” explica Simon. “Esa es la razón” (...) “Y aquí hay otra de sus bromas” añade Simon. “¿Ves la Estrella de David sobre la cabeza del águila? La pusieron allí solamente para que algunos derechistas chiflados la vieran y pudieran afirmar que era la prueba de que los Ancianos de Sión controlan el Tesoro y la Reserva Federal”.


-------------------------------------------------------

En la página 189, Simon – en su carta a Joe – hace mención del supuesto origen del ‘misterio del 23’; los lectores de RAW sabrán que Wilson ha tratado el tema de manera extensa, sobre todo en Cosmic Trigger I; en un artículo titulado “El Fenómeno 23”, publicado en el # 23 de la revista The Fortean Times, 1977, Wilson ofrece prácticamente la misma explicación de su temprana obsesión por el número 23:

Escuché por primera vez del “enigma 23” por William S. Burroughs, autor de Naked Lunch, Nova Express, etc. Según Burroughs, había conocido a un tal capitán Clark, alrededor del 1960 en Tánger, que se jactaba de haber navegado 23 años sin sufrir un solo accidente. Ese mismo día, la nave de Clark tuvo un accidente que lo mató, junto con todos los pasajeros a bordo. Por otra parte, mientras que Burroughs estaba pensando en este crudo ejemplo de la ironía de los dioses, esa noche, un boletín en la radio anunció el accidente de un avión en Florida, EE.UU. El piloto era otro capitán Clark y el vuelo era el #23.

Burroughs empezó a coleccionar “23” extraños después de esta horrible sincronía, y después de 1965 yo también comencé a hacerlo. Muchos de mis 23 más raros se incorporaron a la Trilogía Illuminatus que escribí en colaboración con Robert J. Shea entre 1969 y 1971.

Ahora: como bien dicen en RAWIllumination.net, por más que he buscado información en internet sobre el Capitán Clark y el infortunado vuelo 23, no he encontrado nada de nada. De hecho, no he encontrado nada de info sobre Burroughs hablando del enigma del 23, y todas las notas que lo ponen a Burroughs como iniciador del ‘misterio del 23’, remiten a la misma nota de RAW de Fortean Times; incluso, ni siquiera he encontrado referencias al 23 ni a ningún Capitán Clark en los libros de Burroughs. Primero comencé a dudar del relato de RAW, y empecé a sospechar que se trataba de otro recurso más de la Operación Jodementes.

Cut-up sin título; William S.Burroughs y Brion Gysin, 1965


Sin embargo, logré encontrar un artículo interesante de Heathcote Williams llamado Burroughs in London que parece confirmar la afirmación de RAW sobre Burroughs como iniciador del ‘enigma del 23’:

Bill tenía una creencia inusual en el significado de los números y también en las coincidencias, para las cuales tenía una especie de olfato.

Yo iba en un taxi con él una vez por Brompton Road, cuando anunció que el número 23 era “el número de la muerte”. Expresé sorpresa, si no incredulidad, pero mi reacción poco a poco fue transformándose en asombro cuando señaló el frente de la tienda por la que estábamos pasando y luego dijo enfáticamente. “¿Ves eso? Funeraria Kenyon... Ahora dime el número de la calle”. Efectivamente era el 239 de Brompton Road. Había un 2 y un 3 muy claros en la placa de calle de la funeraria.

Entonces Bill se inclinó hacia adelante y me pidió que le dijera cuál era mi número de teléfono. Estaba viviendo en la oficina del Transatlantic Review en ese momento y era 2389. 2 y 3 de nuevo. Todo esto fue dicho de la manera más inexpresiva, y presentado como un hecho, sin los redobles de tambor de un prestidigitador lector de mentes. Por último, preguntó, “¿Qué edad tienes Heathcote?” Tardé un momento en responder “23”.

Concluyó diciendo, “¡Cuidado con el 23!”. Fue desconcertante..

Al mismo tiempo, buscando datos en la web, me topé en flickr con este interesantísimo cómic:




 En el comentario del post, Terry McCombs, quien posteó esta joya vintage, cuenta la misma historia: que según RAW, Burroughs había sido el primero en notar ‘el enigma del 23’ a principios de los 60; McCombs agrega:

¿Así que principios de los 60, eh? Y sin embargo, aquí, y en las tres páginas siguientes, hay una variación sobre el enigma del 23 presentado mucho antes, en el número de julio de 1952 de Black Magic Comics, para ser precisos, en una historieta dibujada y entintada por George Roussos y escrita por un escritor desconocido (¿también Roussos?)

De todo esto podemos hacernos un par de preguntas: al no encontrar ninguna referencia histórica sobre el siniestro del capitán Clark, ¿habrá Burroughs inventado el incidente – tal vez – inspirado en el cómic de Roussos para contárselo de manera privada a RAW? Burroughs se fue de Tánger para escapar de la adicción a la heroína; por ende podemos inferir que su mente, en aquél momento – en la nebulosa de la adicción primero, y con síndrome de abstinencia luego –, no estaba en la mejor condición posible: ¿habrá Burroughs confundido el nombre del infortunado capitán de la embarcación? En ese estado, y suponiendo que en algún momento Burroughs hubiera visto el cómic ¿habrá confundido realidad y fantasía, considerando la historia del cómic como algo que en realidad había sucedido? ¿Habrá RAW confundido el nombre del capitán que Burroughs le dijo, y por eso no podemos encontrar info sobre el accidente? Si Burroughs nunca vio el cómic con el avión estrellado, esta sería – sin dudas –, una de las sincronicidades más escalofriantes del 23. La verdad es que no lo sé; esto solamente le suma más misterio al de por sí misterioso “enigma del 23”...

-------------------------------------------------------

La escena donde los autores vuelven a los disturbios de Chicago en 1968 (pág. 187) me parece otro de esos cut ups ácidos y maravillosos que aparecen cada tanto en el libro. Vuelven sobre la alusión a La Crucifixión Considerada como una Carrera Ciclista en Escalada de Alfred Jarry (ver entrada de la Semana 10), y la mezclan con Teoría del Juego y del Comportamiento Económico, de von Neumann y Morgenstern, uno de los libros que RAW menciona en muchas de sus otras obras.

La “heroica estatua del General Logan en el Grant Park” a la que se refieren los autores en la página 187, es la estatua a la que se subieron varios manifestantes durante los disturbios de Chicago.



El centurión con el gracioso nombre de Semper Cuni Linctus (página 188, uno de los juegos de palabras de RAW/Shea: Siempre Cunnilingus), volverá a aparecer en esta historia como testigo de la ‘resurrección’ de ‘Cristo’.

En la página 189, Simon se refiere a Chicago como ‘Checago’ “en honor a las simultáneas invasiones de Agosto de 1968” se refiere a la invasión de la URSS a Checoslovaquia (por eso Checago, en inglés Czechago, de Czechoslovakia) y la invasión policial a los manifestantes en Chicago.

-------------------------------------------------------

23s, 5s, y 17s: “Fue Karl Haushofer, (...) quien presentó a Hitler en la Logia Iluminada de Munich en 1923.” (pág. 187); “La Ley de los Cincos...” “El fenómeno 23/17...” “exceptuando a William Burroughs, que notó el 23...” (pág. 189); “No es Washington en absoluto, es Weishaupt” otro juego de referencias a la W, la letra número 23 en el alfabeto latino básico y “una cámara pentagonal” (pág. 190); “los ojos acuosos de ambos viejos releen por quinta vez un aviso en yiddish” y Dillinger “piensa en pentágonos” (pág. 191)  

-------------------------------------------------------

Algunos libros mencionados en este pasaje:

Maestros del Engaño de J. Edgar Hoover


Teoría del Juego y del Comportamiento Económico, de von Neumann y Morgenstern


-------------------------------------------------------







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada