martes, 14 de mayo de 2013

Disparando el Detonador Cósmico (Entrevista con Robert Anton Wilson Parte II)


Disparando el Detonador Cósmico (Parte II)

 

 


 

Por David Jay Brown y Rebecca McClen Novick
Traducción: Guillermo Mazzucchelli

 

 

Ver Parte I

 

 

DJB: ¿Qué experiencias has tenido con las máquinas cerebrales, cuáles consideras más prometedoras y qué tipo de potencial crees que tengan para el futuro?

 

ROBERT: La experiencia más excepcional que he tenido con una máquina cerebral fue con la primera, el Pulstar. Tuve una experiencia extracorporal que quedó registrada en el EEG como ondas cerebrales planas, y eso me fascinó. Ese fue el primer indicio objetivo que he visto de que algo ocurría durante las experiencias extracorporales, además de una imaginación incrementada. No veo mucha diferencia entre todas las máquinas cerebrales que andan por ahí. Algunas son manifiestamente inferiores, y por caridad no voy a mencionar sus nombres. Algunos afirman que tal máquina es muy superior a todas los demás, pero por lo que puedo ver la mayoría funcionan más o menos igual.

 

En la actualidad estoy más interesado en las máquinas de luz y sonido que en las electro-magnéticas; hay una razón legítima de preocupación, ya que enviar electromagnetismo a tu cerebro con demasiada frecuencia puede no ser bueno. El tema está creciendo muy rápido. Hay muchísimas cintas publicadas por la Acoustic Brain Research en Carolina del Norte. Ellos usan sólo el sonido, pero lo combinan con mensajes subliminales e hipnosis Ericksoniana de una manera que me parece muy eficaz. Están utilizando el sonido en las mismas frecuencias que se encuentran en las máquinas electromagnéticas, o en las máquinas de luz y sonido.

 

El Graham Potentializer parece un poco más potente que cualquiera de los otros equipos, pero no lo garantizo, porque todavía no lo conozco bien. Lo que quiero ver son más estudios controlados, estudios de doble ciego sobre estas máquinas, porque todo el mundo tiene sus propias impresiones anecdóticas, pero en realidad no sabemos todavía cuáles son las mejores. ¿Cuáles formas de onda son las mejores? No lo sabemos todavía. ¿Por qué algunas personas responden mejor a unas que a otras? No sabemos por qué. Hay mucho que aprender y estoy muy ansioso por ver más investigación.

 

RMN: ¿Crees que el uso de máquinas cerebrales requiere una disciplina de acompañamiento?

 

ROBERT: sospecho que sí. Un fabricante me dijo que la tasa de devolución es de aproximadamente del quince por ciento. Creo que estas máquinas son mucho más prácticas que las máquinas de biorretroalimentación, pero aún se requiere cierta disciplina. Creo que se necesita un poco de experiencia previa en yoga o zen, o algún otro método de alterar la conciencia. Necesitas cierto tipo de experiencia previa o simplemente no sabrás cómo utilizar la máquina. No creo que la máquina funcione realmente como un agente de destilación a menos que uno practique entre sesión y sesión, tratando de revivir el estado sin la máquina. Mucha gente no puede hacerlo, simplemente asumen que la máquina va a hacer todo el trabajo por ellos, que es algo así como pensar que simplemente con subirte al coche te llevará a donde quieres ir.

 


DJB: El potencial de la nanotecnología parece mucho más vasto. ¿Cómo crees que su desarrollo afectará a la conciencia humana en el futuro?

 

ROBERT: No he pensado mucho en eso. Esa es una pregunta interesante. Va a cambiar todo. La nanotecnología es un salto mucho más grande que cualquier otra cosa anterior. Es más grande que la colonización del espacio, más grande que el estudio de la longevidad. Es un millón de veces más grande que la revolución industrial. Va a cambiar tanto las cosas que no puedo ni empezar a imaginarlo, pero todo va a ser mucho más barato. La capa de ozono será reparada rápidamente. Podríamos crear tantas secoyas y tan rápido como queramos… No sé, es un juego completamente nuevo, y conduce directamente a inmortalismo.

 

DJB: ¿Nuevas formas de alterar el cerebro?

 

ROBERT: Oh, por supuesto. Eric Drexler, en su libro sobre el tema, habla de la construcción de micro-replicantes que, si se les deja sueltos en el cuerpo, lo recorren inspeccionando todas las células. Si no está funcionando correctamente regresan, obtienen información de la computadora principal y lo reparan. Podemos hacer lo mismo con los circuitos cerebrales, obviamente. Probablemente reemplazará a la psiquiatría. La nanotecnología es tan sorprendente que no podemos pensar en ella sin hipérbole, y está avanzando rápidamente. Los japoneses están gastando cantidades fantásticas de dinero en ese tipo de investigaciones.

 

RMN: ¿Qué te parece la idea de que muchos inventos son realmente redescubrimientos de las tecnologías que ya han existido en el pasado?

 

ROBERT: Eso siempre me pareció muy plausible. Hay algunos casos - la máquina de vapor fue descubierta en Grecia y olvidada hasta que Watt la redescubrió - pero dudo que haya muchos. Las cosas no fueron descubiertas hasta que pudieron ser descubiertas, hasta que la herencia se vinculó con el tiempo, o hasta que la acumulación de información alcanzó el nivel necesario. Es por eso que hay tantos casos de descubrimientos paralelos en la ciencia, donde en cinco años tres personas patentaron la misma cosa en diferentes países. Como dijo Charles Fort, "las máquinas de vapor aparecieron cuando llegó el tiempo de las máquinas de vapor."

 


RMN: ¿Qué pasa si hubo momentos en que la información se había acumulado, pero no había un clima político y social apropiado para apreciarla? Hay bibliotecas que han sido quemadas y el conocimiento ha sido forzado a la clandestinidad por fuerzas autoritarias.

 

ROBERT: Bueno, "lo que no se puede decir, debe permanecer en silencio."

 

RMN: Mucha gente siente que la tecnología está en desacuerdo con su pensamiento ecológico. ¿Cuál crees que sea la evolución del papel de la ciencia de la ecología?.

 

ROBERT: El primer libro que leí sobre ecología fue allá por los años cuarenta. Se llamaba The Road to Survival. Siempre me ha fascinado la ecología porque me fascinan los sistemas completos. Es por eso que Bucky Fuller me fascina. Siempre comienza con el mayor de los sistemas completos y lo va desgranando hasta el más pequeño. He escrito un montón de cosas satíricas sobre la ecología pop porque creo que mucha gente que se ha subido al vagón de la ecología no sabe un culo sobre la ciencia, y se ha vuelto como una especie de herejía cristiana tardía, como el marxismo. Se ha convertido en un nuevo juego de la culpa, donde la gente anda por ahí echando culpas a otras personas. La culpa está muy de moda en la civilización occidental.

 

Albert Ellis dijo que el juego más popular en la civilización occidental es encontrar y denunciar a la gente de mierda. Me ha parecido tan impresionante que lo he incorporado a un par de mis propios libros. Cada generación escoge un grupo de malas mierdas. En la era victoriana eran los muchachos adolescentes que se masturbaban, y ahora son los fumadores de cigarrillos. Siempre tiene que haber algunas malas mierdas para las personas los denuncien y los persigan, y en la medida en que la ecología ha degenerado en eso, despierta mi instinto satírico. Pero por supuesto, la ciencia de la ecología es tremendamente importante, y mientras más gente sepa sobre esto, mejor.

 

RMN: Los métodos de la ciencia y el arte están empezando a lograr algunas cosas maravillosas juntos. ¿Qué crees que ha creado un abismo tan grande entre las dos disciplinas, en primer lugar, y por qué crees que ahora se fusionan?

 

ROBERT: La ciencia y el arte. ¿Qué creó un abismo tan grande entre ellas? ¿Por qué diablos pasó eso? Creo que nuevamente voy a culpar a la Inquisición. La ciencia tuvo que luchar una dura batalla contra la Inquisición y esto creó una resaca histórica en la que los científicos adquirieron una aguda hostilidad a toda forma de misticismo, no sólo hacia la Iglesia Católica que los había perseguido. Considero que también se aplica al arte, porque hay algo místico en el arte, no importa lo mucho que trates de racionalizarlo. Si juntas a un montón de artistas para hablar de la fuente de su creatividad, suenan como un grupo de místicos.

 

Luego está el surgimiento del capitalismo. Me inclino a estar de acuerdo con Karl Marx al respecto, a que toda forma anterior de la sociedad ha tenido diferentes valores, una jerarquía de valores. El capitalismo tiende a reducir todo a un solo valor - ¿A cuánto lo vendes? Y como dijo Oscar Wilde: "Todo arte es completamente inútil." El valor del arte depende de quién esté manipulando el mercado en su momento. Es espeluznante. El arte es el gato de Schrödinger de la economía.

 

De repente, un Andy Warhol vale un millón, y nadie sabe cómo sucedió. Luego, al año siguiente es otro artista. Picasso nunca pagó por nada en los últimos veinte años de su vida. Firmó cheques que nunca llegaron al banco. La gente los guardaba porque sabían que la firma tenía más valor que la suma del cheque. Sabían que serían más valiosos dentro de veinte años, y así sucesivamente.

 

Alguien le preguntó a un maestro Zen: "¿Qué es lo más valioso en el mundo?" y él dijo: "La cabeza de un gato muerto." El consultante preguntó "¿Por qué?" y el maestro Zen dijo: "Dime cuál es su valor exacto." Eso es un buen ejercicio para la escritura creativa. Escribe una historia corta en la que la vida del héroe dependa de que pueda encontrar el valor de la cabeza de un gato muerto. Podría suceder. Todo tiene un valor fluctuante.

 

En el capitalismo, todo se reduce a su valor en efectivo inmediato. Citizen Kane, por poner un ejemplo notorio, es generalmente considerada como una de las mejores películas de la historia. Perdió dinero en su primer año, por lo que Orson Welles tuvo dificultades extremas durante el resto de su vida para recaudar dinero para hacer otras películas. Sin embargo, Citizen Kane hizo más dinero que cualquier otra película hecha en 1941, si se cuenta hasta el presente, ya que fue reestrenada más que cualquier otra película. Pero los banqueros que son dueños de los estudios no están interesados en el resultado a veinte años, quieren beneficios para el próximo mes de junio. Quieren a Indiana Jones no a Citizen Kane.

 


RMN: Entonces, si las áreas de la ciencia y el arte se fusionan, esto indica un alejamiento de la perspectiva capitalista.

 

ROBERT: Si. Me parece que la teoría de la información probablemente ha hecho un gran esfuerzo para reunir nuevamente a la ciencia y al arte. Norbert Weiner inventó la ecuación básica para la información al mismo tiempo que Claude Shannon. Ese es otro ejemplo de las cosas que suceden cuando es su momento. Weiner explicó la información diciendo que un gran poema contiene más información que un discurso político. La información es lo impredecible. A medida que nos damos cuenta del valor de lo impredecible, el valor del arte se vuelve más claro.

 

Recorres un museo y miras un Leonardo, un Botticelli, un Rembrandt, un Van Gogh, un Cézanne, un Picasso, un Klee, un Jackson Pollock, y es evidente que el valor de cada uno de ellos es que no se estaban copiando unos a otros. Si Van Gogh hubiera copiado a Rembrandt, a nadie le importaría un comino Van Gogh. Él tuvo el descaro de pintar su propia visión. Alguien que tiene su propia visión en lugar de repetir algo anterior con un estilo diferente - eso es información. La información es lo nuevo e impredecible, y teoría de la información nos lleva a las computadoras, que fascinan a los artistas. Las computadoras han abierto nuevas áreas del arte.

 

DJB: La información es la imprevisibilidad de una señal, pero no es caos o aleatoriedad. Lleva un mensaje.

 

ROBERT: Si. Cuando la imprevisibilidad es demasiado alta, la información se convierte en ruido. Esa parte de la teoría de Shannon implica cálculos muy complicados y no estoy seguro de entenderlos completamente; sólo los sigo de manera más o menos intuitiva. Tiene que haber una relación de redundancia de información en el que el grado más alto de información se diluye con la repetición.

 

DJB: Porque es tan impredecible que no se puede relacionar con nada.

 

ROBERT: Si. La originalidad con frecuencia se ve como caos hasta que aprendamos a lidiar con ella, hasta que encontremos su redundancia.

 

DJB: ¿Has tenido alguna experiencia con el sueño lúcido o consciente?

 

ROBERT: He tenido un montón de sueños lúcidos, pero no se me ocurre algo que sea particularmente digno de discusión. Me gustaría aprender más sobre él. A veces sucede espontáneamente. Tengo una vida hipnagógica e hipnopómpica muy rica, como Philip K. Dick. William Burroughs me dijo que sus personajes primero se manifiestan como voces de ensueño hipnopómpico antes de tener cuerpos, o nombres, o cualquier otra cosa. Robert Shea, un viejo amigo mío que es un materialista científico de la especie más rígida, realmente me dejó alucinado al admitir que oye hablar a sus personajes. Sospecho que le sucede a todos los escritores. Creo que la diferencia entre un escritor y un canalizador es que el canalizador ha encontrado una manera de hacer más dinero con eso que la mayoría de los escritores.

 

DJB: la sincronicidad es un tema importante en la mayoría tus libros - si no todos. ¿Qué modelo utilizas en la actualidad para la interpretación de este fenómeno misterioso?

 

ROBERT: Nunca tengo un modelo. Siempre tengo al menos siete modelos para todo.

 

DJB: ¿Cuál es tu favorito?

 

ROBERT: el Teorema de Bell combinado con una idea que obtuve de Barbara Honegger, una parapsicóloga que trabajó para Reagan. Ella escribió un libro denunciando a Reagan, Oliver North y a todo el entorno, sacando los trapitos al sol de lo que descubrió cuando estaba en la Casa Blanca. Mucho antes de que Barbara se convirtiese en una figura política controvertida, me dio la idea de que el hemisferio derecho del cerebro está constantemente tratando de comunicarse con el izquierdo. Si no escuchas lo que te está tratando de decir, te provoca más y más sueños vívidos, y si todavía no lo escuchas, te conduce a actos fallidos. Si aún así no le prestas atención, el cerebro derecho te llevará al punto del espacio-tiempo donde se producirá la sincronicidad. Entonces, el cerebro izquierdo tiene que prestar atención. "¿Queeeé?!"

 

DJB: ¿Qué crees que le sucede a la conciencia después de la muerte física?

 

ROBERT: Alguien le preguntó a un maestro Zen: "¿Qué sucede después de la muerte?" Él respondió: "No sé." Y el consultante dijo: "¡Pero tú eres un maestro Zen!" Él dijo: "Sí, pero no soy un maestro Zen muerto." Alguien le preguntó al Maestro Eckart, el gran místico alemán, "¿Dónde crees que vas después de la muerte?" Él dijo: "Yo no pienso ir a ninguna parte." Esas son las mejores respuestas que he escuchado hasta ahora. Mi corazonada es que la conciencia es una función no-local del universo como un todo, y que nuestros cerebros sólo son transmisores locales. De hecho, es una corazonada muy fuerte, pero no voy a dogmatizar sobre ello.

 

DJB: ¿Podrías compartir con nosotros alguna experiencia que hayas tenido al comunicarte con lo que pensaste que eran entidades extraterrestres o no humanas?

 

ROBERT: He tenido muchas experiencias con lo que podría ser interpretado como comunicaciones extraterrestres. También podrían ser interpretados como PES, o como un acceso a partes de mi cerebro que normalmente no están disponibles, o como ponerse en contacto con una conciencia no local que impregna todo. Hay un montón de modelos diferentes para este tipo de experiencias. En  una etapa de la década de los setenta me fascinó el modelo extraterrestre, y aún así, de vez en cuando, sigue teniendo más sentido para mí que cualquiera de los otros.

 


Otras veces, el modelo no local tiene más sentido, que es un desarrollo del teorema de Bell. Edwin Harris Walker lo manifestó más claramente en un artículo titulado El Antropólogo Cuántico Completo. Él desarrolló una teoría matemática sobre una mente no-local a la que podemos acceder cada tanto. Es un modelo matemático completo de la mecánica cuántica para explicar todo lo que sucede en la experiencia mística y ocultista. Esto tiene mucho sentido para mí, sobre todo cuando me enteré de que Joyce usó el mismo modelo en Finnegan 's Wake. Creo que también subyace en el I Ching. Lo explico en detalle en mi libro Coincidance.

 

DJB: ¿Cómo ves la evolución de la conciencia en el siglo XXI?

 

ROBERT: Mi imaginación se tambalea. Sólo llego hasta 2012 en mis proyecciones futuras, por lo tanto no puedo imaginar nada más allá de eso. Mucho va a cambiar para entonces.

 

DJB: ¿Qué ves hasta 2012?

 

ROBERT: En los términos de Leary, creo que ahora alrededor de un tercio de Occidente comprende el circuito neuro-somático, y algunas de las técnicas para activarlo. Considero que muy pronto va a llegar a un cincuenta por ciento - y eso será un gran cambio cultural. Pienso que la comprensión de los circuitos neuro-genéticos y su meta-programación se incrementarán.

 

Es muy evidente que la física cuántica, la parapsicología y todo el trabajo que están haciendo colocando escáneres cerebrales en yoguis y maestros Zen significa que vamos a aprender mucho sobre el circuito cuántico no local. Creo que la historia de la mística ha sido algo así como un montón de petardos con dos o tres explosiones cada siglo. Con la revolución de LSD se convirtió en dos o tres cada mes y ahora se está moviendo hasta dos o tres por semana. Veo una aceleración real en la conciencia, al igual que en la tecnología.

 

DJB: Pronto habrán fuegos artificiales todos los días. Una última pregunta, Bob. Háblanos de los proyectos en los que está trabajando actualmente.

 

ROBERT: Acabo de terminar un libro llamado Psicología Cuántica, subtitulado: Cómo el Software Cerebral Te Programa a Ti y a Tu Mundo. Estoy trabajando en una película, tentativamente titulada La Cortina (The Curtain), que puede o no llegar a ser producida. Me han pagado lo suficiente como para que no pierda el tiempo, que es algo bueno tratándose de Hollywood. Hay todo tipo de personas en la industria del cine que te involucran en los proyectos sin pagarte un centavo, si eres lo suficientemente estúpido como para hacer eso.

 

Si la película llega a ser producida tendrá un enorme impacto. También estoy trabajando en dos posibles programas de televisión y continúo con mis novelas históricas. Estoy haciendo más conferencias nunca, con talleres, aquí y allá, lo que implica una gran cantidad de viajes. En general, estoy muy emocionado por lo que los próximos diez años traerán a mi vida.

 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada